Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia de Andrea pide al juez retirar la alimentación a la niña

La petición se produce 24 horas después de que el hospital Clínico de Santiago remitiera de nuevo al Juzgado de Instrucción un parte sobre el estado de la menor

Atlas

Los padres de Andrea, la niña compostelana de 12 años que padece una enfermedad degenerativa irreversible y para la que piden una muerte digna, han reclamado judicialmente que se le retire el soporte vital que la alimenta. La petición se produce 24 horas después de que el hospital Clínico de Santiago en el que está ingresada remitiera de nuevo al Juzgado de Instrucción número 6 un parte sobre el estado de la niña para saber si el juez —que el pasado mes de julio ya había indicado, sin que el hospital lo tuviera en cuenta, que se consultase al comité ético asistencial— decide llevar a cabo "alguna modificación".

Los padres, que insisten en que su hija está sufriendo, han presentado una "solicitud de jurisdicción voluntaria en materia de familia" en el mismo juzgado, pero esperan que su demanda se resuelva entre 7 y 10 días.

Este viernes, el juez instructor y facultativos del Instituto Médico Legal de Galicia (Imelga) realizaron un reconocimiento a la menor cuyo resultado tardará en conocerse "unos días", según el abogado de la familia, Sergio Campos. De momento, el juez ha convocado para el próximo lunes a las partes.

Prolongar la agonía

La exploración médica se produce después de que el mismo juez dictara una providencia en la que reclama al hospital compostelano cuatro informes —uno de ellos el del Imelga— para determinar si el soporte que mantiene con vida a la niña "conduce a prolongar innecesariamente su agonía".

El magistrado pide al jefe del Servicio de Pediatría, que se niega a atender la petición de los padres, un "análisis exhaustivo" y una explicación de las razones por las que, en su opinión, "la paciente no tiene dolor ni sufrimiento desmesurado". Junto a ello, reclama el informe del comité de ética asistencial emitido el pasado septiembre que recomendaba que se le retirara a la niña la alimentación asistida y que no ha sido tenido en cuenta por el hospital, al que avala en su decisión la consejera de Sanidad, Rocío Mosquera.

Antonio Lago, padre de la pequeña, tildó ayer de indignante el hecho de tener que recurrir a la justicia para poner fin al sufrimiento de su hija y garantizarle una muerte digna, máxime cuando está en vigor la Ley de Derechos y Garantías de los Enfermos Terminales de Galicia y después de que el comité de ética asistencial hubiese amparado la decisión de la familia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información