Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un comedor social de Toledo cierra al negarse a servir solo a empadronados

El Ayuntamiento de Recas, en manos del PP, impuso este requisito para atender a los niños

Los comedores de Mensajeros de la Paz adaptan sus menús a las necesidades de los asistentes. En la imagen, uno en Villaverde (Madrid).
Los comedores de Mensajeros de la Paz adaptan sus menús a las necesidades de los asistentes. En la imagen, uno en Villaverde (Madrid).

El comedor social que Mensajeros de la Paz tenía abierto en Recas (4.246 habitantes, Toledo) desde 2013 echó definitivamente el cierre este jueves. El padre Ángel, presidente de la ONG, se ha encontrado con la insistencia de la nueva alcaldesa, Laura Fernández (PP), que pidió como requisito que todos los niños estuvieran empadronados para recibir el servicio. "Y por eso no paso", asegura el sacerdote a EL PAÍS. La primera edil planteó en julio su propuesta al padre Ángel y, tras el fin del periodo estival, su postura no se ha modificado. Casi 70 niños comían cada día en la instalación municipal.

El comedor social, ubicado en una de las instalaciones en desuso del único colegio público del pueblo, el César Cabañas Caballero, fue desmantelado este jueves por Mensajeros de la Paz. El Ayuntamiento, propietario de la instalación, no corría con ningún tipo de gasto. Allí se daban diariamente 68 comidas. Pero la regidora aseguraba el 11 de agosto que al municipio han llegado personas, españolas y de otras nacionalidades, que han ocupado viviendas y locales vacíos "y encima tienen comida gratis". "La convivencia no es nada fácil y lo que queremos es que no vengan más personas", apuntaba entonces la regidora, que achacaba al comedor social de la ONG un "efecto llamada".

La ONG abrió y equipó dicho comedor hace dos años, a petición de la anterior corporación municipal, en manos del PSOE. Las propias madres de algunos de los menores eran voluntarias. Un total de seis niños musulmanes acudían al comedor y "se les servía un menú adaptado a sus costumbres", según la organización.

La reunión que mantuvieron este jueves el padre Ángel y la alcaldesa no llegó a buen puerto. "Apelaron a la inseguridad jurídica y a crear un efecto llamada, cuando solo había aumentado en seis el número de niños atendidos desde 2013", asegura el presidente de Mensajeros de la Paz. El Ayuntamiento confirma la falta de acuerdo y mantiene su postura de que es "indispensable" que los niños estén empadronados para recibir un servicio así "en un local municipal".

En un pueblo con una amplia población inmigrante —ronda los 700 habitantes registrados, según un estudio del Consistorio de 2010, es decir, la sexta parte de la población—, la alcaldesa ha decidido mantener su postura, aunque ha abogado por "la reapertura del comedor escolar" del colegio y ha ofrecido "un plan de ayudas para subvencionar a las familias necesitadas". Para ello, aseguran en un comunicado oficial, se valdrán de los fondos del Gobierno local y de la Junta de Castilla-La Mancha.

La alcaldesa de Recas mantiene su postura: para acudir al comedor social se debe estar empadronado

El Ayuntamiento apunta a que será la Consejería de Educación la que establezca los criterios que han de cumplir los menores para poder acudir al comedor. En el caso de aquellos que no puedan ser atendidos, el Consistorio asegura que "a través de su Concejalía de Servicios Sociales mantendrá activo el servicio de ayuda y emergencia social".

El portavoz del PSOE en Recas y alcalde hasta las pasadas elecciones de mayo, José López, espera que "no se discrimine a nadie" en el comedor escolar que el Ayuntamiento quiere abrir. "Estamos en contra de que se cierre el comedor de Mensajeros de la Paz, hacían una muy buena labor", asegura López, pero se muestra dispuesto a "echar una mano en lo que haga falta" con el nuevo proyecto del Consistorio.

Pilar Barroso, la única concejal de Ciudadanos en el municipio, asegura que su formación no ha sido llamada por el Consistorio para discutir el asunto. "No ha habido ningún pleno ni Junta de Gobierno para explicar lo que ha sucedido", afirma Barroso en conversación telefónica con EL PAÍS. Barroso espera que la Junta de Castilla-La Mancha atienda a las "necesidades" de Recas.

Mensajeros de la Paz cuenta con 10 comedores sociales abiertos en los últimos tres años en todo el territorio español. En Castilla-La Mancha mantiene abierto uno en la zona de la Sagra y piensa abrir uno nuevo en las próximas semanas en una localización que el padre Ángel aún no revela. "Solo espero que a la Junta no se le ocurra dejar fuera a los no empadronados en el nuevo comedor de Recas", afirma el sacerdote.

El colegio César Cabañas Caballero se prepara para abrir su comedor, con cocina incluida, que permanecía cerrado hasta ahora. En la acera de enfrente, las dos aulas —una para los niños de Infantil y otra para los de Primaria— que Mensajeros de la Paz utilizaba para repartir la comida quedarán vacías.

Más información