Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

España asume que acogerá a más de los 17.410 asilados que dicta Bruselas

El Ejecutivo da por hecho que la cifra exigida por la Unión Europea aumentará en el futuro

Una voluntaria pone una chaqueta en un niño refugiado este miércoles en Múnich (Alemania). Ampliar foto
Una voluntaria pone una chaqueta en un niño refugiado este miércoles en Múnich (Alemania). AFP

"No voy a discutir de cifras". La frase la pronunció, con un tono contrariado, el presidente Mariano Rajoy en la mañana de ayer cuando se le preguntó por el cupo final de refugiados que asumirá España. Luego el Gobierno ratificó que acatará los 14.931 asilados que le demanda la Comisión Europea —la tercera mayor cifra tras Alemania y Francia— más los 2.479 ya aceptados antes del verano. La Moncloa da por hecho que el número se verá ampliado en el futuro.

El Gobierno se ha mostrado muy permeable y variable en sus posiciones sobre la crisis migratoria y humanitaria desbordada este verano. A finales de julio, el ministro del Interior, Jorge Fernández, se negó en una cumbre con sus homólogos en Bruselas a suscribir la recepción de 6.000 refugiados como se le pedía y fijó ese cupo en un máximo de 2.479. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, señaló tras el primer Consejo de Ministros veraniego que España tendría que poner unos topes a su capacidad de acogida. Pero en unos días, en apenas una semana, el panorama ha cambiado radicalmente.

El presidente Rajoy volvió a remachar ayer, tras presentar en un desayuno informativo en Madrid a su candidato catalán, Xavier García Albiol, que el Gobierno y él personalmente iban a "ayudar y colaborar" en todo lo que pidiera la Comisión Europea porque ese es "el sentir mayoritario del pueblo español" y "un deber moral", aunque defiende que no va a ser "un proceso fácil". Rajoy rechazó comentar ningún número. No le agradó al presidente que se le interrogara varias veces por el grado exacto con que se medirá esa solidaridad. Señaló incluso que hay otros países europeos, y citó a Turquía y Rumania, que están en una peor situación geográfica y geoestratégica.

200 millones más de presupuesto

El Gobierno de Mariano Rajoy ha tenido que variar en apenas un mes su partida presupuestaria para la acogida de refugiados. El primer presupuesto del Estado registrado el 5 de agosto apuntaba una cantidad de 53 millones de euros para ese concepto, con una subida de los 10 millones reservados en las cuentas del curso anterior. En la tarde de ayer esa partida se modificó sustancialmente y con el acuerdo del PP y todos los grupos políticos del Congreso.

El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, que fue el que fraguó el pacto en la tarde de ayer con el PSOE y los demás partidos, anunció una enmienda transaccional a las cuentas públicas de 200 millones más para políticas de asilo y refugiados, especialmente para facilitar su integración cuando lleguen a España en materia de vivienda o sanidad. El portavoz gubernamental justificó la demora en anunciar el incremento en que el Gobierno había querido esperar a conocer la cifra final requerida por la Comisión Europea.

El PSOE había anunciado que iba a solicitar un incremento de 100 millones y, por tanto, se sumó al acuerdo con el Gobierno.

A Rajoy le pareció bien el plan "constructivo" concretado ayer por el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, especialmente con la idea de crear un fondo fiduciario entre todos los países de la UE, dotado con 1.800 millones, para combatir este problema en origen. También introdujo rápidamente algunas críticas al comportamiento lento y mal orientado de la UE sobre este conflicto.

Rajoy recordó de nuevo que lleva tiempo pidiendo en la UE a sus socios que deberían afrontar el problema de la pobreza y la falta de libertades en determinados países africanos con más y mejores convenios de cooperación y volvió a citar los casos de Siria y Libia, un estado fallido del que parten muchos miles de inmigrantes sin documentación hacia Italia y Malta. El presidente español tiene la sensación de que no se le hizo mucho caso cuando formuló esas peticiones en su día, de que no se le escuchó, y también reclama una coordinación y organización de una "política global" para abordar estos retos. En Europa y dentro de España. El Ejecutivo español mantiene la teoría de que durante mucho tiempo los países del norte de Europa creyeron que las crisis migratorias eran un problema de las naciones del sur por su mal control de las fronteras.

Rajoy se negó a dar ni confirmar ninguna cifra, pero la vicepresidenta sí señaló públicamente que España acogerá sin problemas los 14.931 refugiados que estableció la Comisión, aunque también adelantó que no se sabe aun cuando llegarán. El ejecutivo piensa que los traslados no serán inmediatos y que tendrá algo de tiempo para organizarse mejor y coordinarse con las demás administraciones públicas interesadas en colaborar. Interior sostiene que habrá un plazo de hasta dos años para digerir el actual contingente de refugiados y quiere aprovechar ese tiempo para analizar con detalle el perfil de cada petición, de los distintos países implicados, y para reforzar los criterios de seguridad.

Fuentes oficiales de La Moncloa aclararon más tarde que esa cuota conocida ayer se sumará a la ya establecida antes del verano, con lo que la cifra total aceptada alcanzará por ahora los 17.410 refugiados. También apuntaron que con toda seguridad ese número se verá ampliado en el futuro ante previsibles nuevas oleadas de asilados. Rajoy, el ministro del Interior y otros responsables gubernamentales han recalcado estos días de indefinición en el Gobierno que les preocupaba mucho conocer cuáles serán los criterios futuros de la UE para determinar esos repartos.

Madrid, lista para acoger a 200 familias de refugiados

EL PAIS

El Ayuntamiento de Madrid tiene recursos para acoger a 200 familias de refugiados, alrededor de 800 personas, según ha informado la primera teniente de alcalde, Marta Higueras. El Consistorio ha habilitado una partida de 10 millones de euros con la que pondrá en marcha el plan de apoyo integral. Este nuevo dato se añade a las 680 plazas para asilados con las que cuenta la Comunidad de Madrid, como anunció el martes la presidenta regional, Cristina Cifuentes. El Ejecutivo autonómico explicó que ya tiene preparados 34 módulos, cada uno con capacidad para 20 personas. La suma de las ayudas municipales y regionales, según los datos de estas instituciones, servirán para acoger a cerca de 1480 refugiados en Madrid. Las dos instituciones han previsto estos recursos sin conocer todavía la distribución que realizará finalmente el Gobierno central, a quién le corresponde marcar los criterios para repartir a las 17.410 personas que admitirá España.