Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los barones discrepan de la idea de González de que Cataluña sea nación

García-Page sostiene que el término ha de guardarse para España

Chacón considera que no es momento de debates sobre denominaciones

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante la reunión este sábado del Comité Federal.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante la reunión este sábado del Comité Federal. EFE

Los barones del PSOE han valorado de distinta manera la idea del expresidente del Gobierno Felipe González que ha afirmado estar a favor de que la reforma de la Constitución reconozca a Cataluña como nación, en una entrevista a La Vanguardia.

Le ha secundado el candidato del PSC a la Presidencia de la Generalitat de Catalunya, Miguel Iceta, quien ha aplaudido la propuesta : "Yo lo he defendido siempre, me alegro una vez más de coincidir con él", ha señalado. Sin embargo, la que será cabeza de lista del PSC al Congreso por Barcelona en las elecciones generales, Carme Chacón, ha replicado a González que no es momento de caer de nuevo en un debate de "nominalismos" sobre Cataluña porque la situación que vive esta comunidad es muy grave.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha recordado al expresidente que "el concepto político de países catalanes no existe" y que entrar en el debate sobre el reconocimiento de Cataluña como una nación es generar "polémicas estériles".

Por su parte, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha mostrado su desacuerdo con la propuesta y le ha recordado a González que la Carta Magna ya habla de "nacionalidades", y ha dicho que el término nación, desde su punto de vista, debe reservarse para España.

En la entrevista, González se muestra absolutamente de acuerdo en que la Constitución española reconozca a Cataluña como nación y que identidad catalana, lengua y cultura sean realidades "intocables" y asegura que no tiene ningún problema en reconocer la identidad catalana pero ha llamado a ir más allá y ha propuesto un pacto sobre España, con reformas para una nueva etapa, no sólo para en encaje de Cataluña.

"Noto la ausencia de un proyecto de país que se llama España, en vez de ese debate banal sobre los méritos de una recuperación que están más en el exterior que en interior", ha sostenido, recordando que el país necesita adaptar la Constitución a una nueva realidad.