Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Julián Muñoz, arrepentido: “Pido perdón a Marbella”

Tras más de una década en los juzgados, el exalcalde marbellí entona un 'mea culpa' general por todos sus actos delictivos

Julián Muñoz en la segunda sesión del juicio por desvío de fondos del Ayuntamiento de Málaga este jueves.

En la docena de procedimientos judiciales protagonizados por Julián Muñoz en los últimos años, que siempre han terminado en condenas de prisión, el exalcalde de Marbella nunca había mostrado arrepentido. Este jueves lo ha hecho por primera vez en el juicio por desvío de fondos de este Ayuntamiento, conocido como Fergocon, en el que ha entonado un mea culpa general por todos sus actos delictivos: por el caso que se juzga ahora en la Audiencia de Málaga, por los enjuiciados en el pasado y por los que aún tiene pendientes. "Me arrepiento profundamente y de corazón de estos hechos (…) Pido perdón a una ciudad que se portó muy bien conmigo", ha dicho durante su declaración.

Muñoz está enfermo y sus abogados acaban de intentar sin éxito que siga cumpliendo su pena en régimen de semilibertad. Encarcelado desde abril de 2013, suma 14 años de reclusión por el caso Minutas y por el de blanqueo en el que se sentó en el banquillo junto a Isabel Pantoja. El juez de Vigilancia Penitenciaria de Málaga le concedió el tercer grado a principios de agosto por enfermedad "grave e incurable", aunque la Audiencia Provincial revocó esta resolución tres semanas más tarde porque su estado "no es en absoluto terminal".

El deterioro físico del exregidor es evidente. Está muy delgado y cuando se mantiene en pie, su aspecto es encorvado. Recibe tratamiento por varias enfermedades, que le han dejado algunas secuelas físicas. La vestimenta que ha exhibido durante estos dos días de juicio, con camiseta y pantalón de chándal, está alejada de los trajes a medida que solía llevar, y su actitud ante los jueces también es otra. "Me arrepiento por el perjuicio que pude haber provocado a la sociedad en general, y a Marbella. Lo digo desde el corazón, la frialdad del pensamiento y la meditación".

Hace años que el exalcalde admitió sin vergüenza, aunque sacudiéndose la responsabilidad porque lo hacía por orden del fallecido Jesús Gil, que había firmado convenios "hasta en el capó de los coches". Este jueves ha dicho algo parecido, además de volver a presentarse "como un títere" de Gil. "He firmado hasta las barras de hielo, absolutamente todo lo que me mandaron y me pedían. Desafortunadamente para mí y para Marbella", ha reconocido Muñoz.

El fiscal Anticorrupción Carlos Yáñez le ha preguntado cómo puede reparar económicamente el daño que ha hecho al Ayuntamiento de Marbella. Muñoz ha asegurado que la Sección Octava de la Audiencia Provincial sabe cuál es el patrimonio, que según su versión no es mucho. Tiene "capital retenido" por la herencia de sus padres, un piso que poseía en la calle Ricardo Soriano de Marbella y los fondos que ganó en el pasado en sus intervenciones televisivas, cuando su relación con Isabel Pantoja lo convirtió en uno de los personajes más mediáticos del país. "Manifiesto que no tengo más dinero del que he aportado", ha afirmado Muñoz, al que un tribunal de Málaga acusó hace pocos días de tener "ingentes" cantidades "ocultas" de su actividad delictiva.

Durante su declaración, Muñoz ha tenido aparentemente problemas para recordar fechas. Ha reconocido todo lo que firmó en Marbella ("me contrataron para eso", ha precisado con cierta ironía) y ha insistido una y otra vez en que quien mandaba era Gil. Incluso cuando dejó de ser alcalde. "Le obedecían desde los coordinadores hasta el primer teniente de alcalde. Otra cosa es que cada uno fuera por su cuenta". "¿En los negocios?", le ha preguntado el fiscal. "Sí", ha respondido Muñoz.

El exalcalde, sin embargo, ha negado que recibiera dinero de la empresa Fergocon y de José María del Nido, expresidente del Sevilla CF y su asesor jurídico en el Ayuntamiento. El abogado sevillano, que también ha optado en este caso por mostrarse arrepentido, declaró este miércoles que le dio una parte de los sobrecostes con los que se inflaron las facturas por obras que la sociedad pasaba al Ayuntamiento. "Habré firmado cosas, seguro", ha asegurado. Pero nada más.

Julián Muñoz, previsiblemente, no volverá a la sala de juicios hasta el tramo final de la vista oral, en la que hay 25 sesiones programadas. El tribunal lo ha eximido de asistir a todo el proceso por su estado de salud. Esta mañana, además, ha autorizado, nada más terminar la declaración del exalcalde y pedirlo este verbalmente, que regrese a la cárcel malagueña de Alhaurín de la Torre. Muñoz, igual que Del Nido, se enfrenta en este caso a 11 años de cárcel.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información