Doble crimen de Cuenca

La justicia rumana decide extraditar al supuesto doble asesino de Cuenca

Sergio Morate ha reiterado esta mañana su inocencia y ha pedido no ser enviado a España

Morate, custodiado este miércoles en Bucarest.R. GHEMENT (EFE) | EL PAÍS-LIVE! (reuters_live)

La Alta Corte de Casación y Justicia de Rumania ha decidido este miércoles extraditar a Sergio Morate a España. La resolución es firme y será ejecutada inmediatamente. Un grupo de policías españoles se desplazará hacia ese país "lo antes posible" para traer al supuesto autor del doble crimen de Cuenca, según han confirmado fuentes del Ministerio del Interior. El principal sospechoso del caso, que el 13 de agosto fue detenido en la localidad rumana de Lugoj, compareció esta mañana ante el tribunal en Bucarest, donde volvió a declararse inocente y rechazó ser entregado a las autoridades españolas.

Más información

La corte debía resolver hoy sobre una resolución del Tribunal de Apelación de Timisoara, que el pasado 24 de agosto decidió entregar a Morate a las autoridades españolas. Sin embargo, el principal sospechoso del asesinato de las dos jóvenes de Cuenca —Marina Okarynska, su exnovia, y Laura del Hoyo, amiga de esta— recurrió aquella decisión el 28 de agosto. Finalmente, el recurso presentado por Morate ha sido denegado esta tarde por "infundado", según han resuelto los tres jueces de la sala.

Morate ha esgrimido ante la justicia rumana —algo que ha repetido en la vista de hoy— que, por la "mediatización" de su caso, no tendría un proceso justo en España porque, según afirma, ya le consideran culpable de la muerte de Okarynska y Del Hoyo. Las jóvenes, 26 y 24 años, respectivamente, desaparecieron el 6 de agosto en Cuenca; sus restos fueron encontrados seis días después junto a una poza del río Huécar, a dos kilómetros del municipio de Palomera.

Morate ha asegurado que no existen pruebas, pero el juez ha precisado que solo la justicia española tiene la potestad de clarificar su implicación

Morate ha asegurado, además, que no existen pruebas que demuestren su culpabilidad, pero el juez Iulian Dragomir ha precisado que solo la justicia española tiene la potestad de clarificar su presunta implicación en los hechos y que la rumana se limita a decidir sobre la orden de arresto internacional emitida por España, informa la agencia Efe.

El supuesto asesino también ha alegado ante los jueces que teme por su vida y que se siente "amenazado" por la familia de una de las víctimas. Sin embargo, la decisión que ha tomado la Alta Corte es firme y contra ella no cabe apelación.

El sospechoso, que cumple arresto preventivo, viajó en un Seat Ibiza hasta la ciudad rumana de Lugoj, donde reside un excompañero de prisión, a quien conoció en España. El coche se encuentra precintado en una comisaría de Lugoj a la espera del análisis de los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de España. Los mensajes de su teléfono móvil también serán revisados.

Archivado En:

Te puede interesar

Curso de inglés online

Lo más visto en...

Top 50