_
_
_
_

El Gobierno español reprueba el veto al cantante judío Matisyahu

El Ejecutivo considera que haberle pedido una declaración política "violenta la conciencia" El Gobierno valenciano, dividido ante el boicot al artista judío estadounidense en Castellón

El cantante Matisyahu durante un concierto en Seattle, en octubre.
El cantante Matisyahu durante un concierto en Seattle, en octubre.M. Hayward (Getty)

El Gobierno español "reprueba" la decisión del festival Rototom de Benicàssim (Castellón) de cancelar el concierto de Matisyahu, previsto para este sábado. El cantante judío estadounidense asegura que los organizadores del evento, que recibe fondos públicos, intentaron "coercionarlo" para que hiciera "declaraciones políticas" sobre el conflicto Israel-Palestina, una "forma de actuar que violenta la conciencia", según el comunicado que la tarde de este martes ha difundido el Ministerio de Asuntos Exteriores de España.

"La imposición del requisito de una declaración pública, que sólo a él le fue exigida, constituye una forma de actuar que violenta la conciencia y que, en la medida en que venga determinada por la condición de judío de Matisyahu, cuestiona el principio de no discriminación que está en la base de las sociedades plurales y diversas", ha expresado el Gobierno español en la nota de prensa. 

Más información
Compromís apoya que se cancelara el concierto del cantante judío Matisyahu
Cancelada la actuación del cantante judío Matisyahu tras el boicot
Polémica por la cancelación del judío Matisyahu
Boicoteo por la actuación del judío Matisyahu en el Festival Rototom
Matisyahu dice haber sufrido una presión “espantosa y ofensiva”

Unas horas antes de la difusión de dicho comunicado, la Embajada de Israel en España había condenado "rotundamente" que el festival cancelara el concierto de Matisyahu. La oficina diplomática considera que la suspensión obedece a "motivos de censura ideológica con tintes antisemitas", según un comunicado difundido este martes. "Los organizadores del festival Rototom de Benicàssim han discriminado de forma intolerable al cantante estadounidense", señala la Embajada de Israel, que añade que "se opone al boicot cultural en cualquiera de sus formas por considerarlo un atentado contra la libertad de expresión artística".

El Gobierno español ha asegurado que comprende el malestar expresado por las comunidades judías —la Federación de Comunidades Judías de España estudia acciones legales contra el festival— y ha reiterado su "rechazo hacia toda manifestación de antisemitismo". "España reitera su rechazo a campañas de boicot hacia Israel, así como su firme posición a favor de una solución negociada al conflicto sobre la base de un Estado independiente de Palestina que conviva en paz y prosperidad con Israel".

El festival ha iniciado conversaciones con las comunidades judías españolas e internacionales tras la polémica. Así lo han comunicado desde la organización que ha abierto esta línea de diálogo para acercar posturas, informa Lorena Ortega. El Rototom había convocado para este miércoles una rueda de prensa para abordar el asunto, que ha sido desconvocada en la noche del martes tras iniciar este diálogo. En su lugar, han apuntado, emitirán una "declaración pública insitucional".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

El Consell reacciona

El Gobierno valenciano ha lamentado la anulación del concierto, a pesar de que el portavoz de Compromís per Castelló, Ignasi García, había alentado y respaldado la cancelación porque el artista se había negado a realizar las declaraciones políticas que le pedían.

Compromís per Castelló se había sumado a una campaña en la que se pedía al festival que exigiera a Matisyahu un pronunciamiento público sobre el conflicto Israel-Palestina. El grupo BDS País Valencià, siglas que aluden al boicoteo, desinversión y sanción a Israel, criticó la participación del cantante y, a través de una iniciativa en las redes sociales, pidió que se anulara la presentación.

Pero tanto en la coalición Compromís, que gobierna la Generalitat junto a los socialistas, como en el propio Consell hay voces discrepantes con la manera de proceder del portavoz de Castellón. El secretario autonómico de Cultura, Albert Girona, de Compromís, y la directora general de Cultura, la socialista Carmen Amoraga, han defendido este martes la libertad de expresión y han lamentado lo ocurrido. "No me gusta que se le coarte la libertad de expresión a nadie, y menos a un artista y nunca lo haremos. No es bueno que se pongan cortapisas a un artista por sus ideas o por su procedencia", ha destacado Girona.

Ambos se han desmarcado así del apoyo que firmó y difundió el portavoz de Compromís per Castelló, con el que este diario ha intentando contactar sin éxito. "Yo soy más abierto y creo que tiene que primar siempre la libertad del artista y no hay que vetar nunca a nadie", ha insistido Girona en contra de las tesis de su compañero de partido en Castellón. "No hay que forzar a nadie para que opine sobre lo que quiere o no quiere opinar. Otra cosa es quién contrata, que supongo que lo habrá hecho con criterios artísticos".

El portavoz socialista en el Parlamento valenciano, Manolo Mata, ha expresado que "cualquiera que sea perseguido debe ser protegido". "Me repugna el sionismo, pero esté no es el caso. Y tomaremos las medidas oportunas para que no vuelva a ocurrir", ha destacado. El representante de Compromís en la cámara autonómica, Fran Ferri, no ha respondido a las llamadas de este diario.

La organización del certamen, ante la presión de la campaña de boicot, pidió al artista que se pronunciara sobre si cree que Palestina tiene derecho a tener un Estado propio y si rechaza cualquier tipo de violencia. "El compromiso de un artista es personal; que te fuercen a manifestarte cuando no parte de ti dice mucho de tu concepción de la libertad de expresión", ha manifestado Amoraga.

"Apoyo la paz y compasión para todos los pueblos. Mi música habla por sí misma y no meto la política en ella. La música tiene el poder de trascender el intelecto, las ideas y la política, y puede unir a gente en el proceso", asegura el cantante que contestó a los organizadores del festival que, sin embargo, insistieron en su pedido, según Matisyahu.

La dirección del festival se quejó en un comunicado de la virulencia de la campaña de boicot: "El Rototom Sunsplash considera injustificada la virulencia de los ataques que ha recibido en los últimos días. No en vano, el lema de esta 22ª edición, Peace R(evol)ution, es el que está inspirando en todo momento la gestión de esta polémica, sin buscar la confrontación y apostando en todo momento por una resolución dialogada y abierta de miras". 

“Es un precedente equivocado”

J. J. Mateo / E. G. de Blas

Pablo Casado (PP): "La tolerancia se tiene que aplicar en todas las direcciones. Es muy mala noticia. Las exclusiones no son buenas. No sería bueno que se hubiera excluido a un cantante palestino, y no es bueno que se excluya a un cantante estadounidense judío. Censuro totalmente lo que ha pasado, sin tibieza. Los organizadores de ese festival tendrán que explicar esa mala decisión. Es dogmática e intolerante".

Rafael Hernando, portavoz del PP en el Congreso: "Es intolerable que se imponga la intransigencia y la intolerancia por parte de las nuevas formaciones políticas que se presentaron como los guardianes del paraíso y que muestran así su cara más totalitaria. La organización del festival debe reflexionar, pedir disculpas y permitir que el cantante pueda reincorporarse al festival. Intentar incorporar criterios políticos a los artistas es una de las últimas cosas que nos quedaban por ver".

Ibán García del Blanco, secretario de cultura del PSOE: "Por la información que tenemos, nos parece un hecho desgraciado, una decisión mala y un precedente equivocado y muy peligroso. El posicionamiento ideológico no tiene que ver con la expresión artística. Es desdichado. Si alguien sostiene esa posición, es equivocada. La cultura está para romper tabúes, prejuicios y trascender la política".

Josep Antoni Duran Lleida, líder de Unió: "No se puede exigir a nadie que mantenga una determinada actitud sea en favor o en contra de una cuestión política como es el Estado palestino". Se trata, en su opinión, de "una limitación de la libertad de opinión y de expresión".

Rosa Díez (UPyD): "Es una actuación de antisemitismo contraria a la libertad de conciencia y de culto absolutamente incompatible contra la democracia. Hablamos de que se le ha impedido actuar a un cantante por su religión en un Estado democrático de la Unión y eso es incompatible con la Unión y con la democracia. Las instituciones tienen que reaccionar, no se puede consentir, no es posible. El discurso del odio empieza por cosas como estas, y para cuando te das cuenta se ha construido. No caben medias tintas ni cabe comprensión. Cuando uno empieza a relativizar cosas de este tipo está cayendo en una estrategia muy peligrosa. Hay que ser radicales y cortarlo de raíz: no puede haber ningún tipo de comprensión para los políticos y las instituciones que han avalado ese comportamiento, y por supuesto no puede haber ni un solo euro de dinero público para ese festival. El antisemitismo en España es gratis, particularmente desde una determinada izquierda. Y no es gratis. Tiene antecedentes y consecuencias. Tiene que ser condenado radicalmente. A los políticos que lo han justificado, y los de Compromís lo han hecho, hay que exigirles una explicación y que pidan perdón. A los políticos que apoyan a los que lo han justificado, en este caso el partido socialista, que gobierna con ellos, también hay que exigirles una explicación".

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_