Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El criminal había cavado un hoyo para sepultar a un solo cadáver en cal

La policía no ha aclarado aún dónde ocurrió el asesinato y si el homicida tuvo cómplices

El coche fúnebre entrando en Lugar donde aparecieron los cuerpos de las jóvenes desaparecidas en Cuenca.
El coche fúnebre entrando en Lugar donde aparecieron los cuerpos de las jóvenes desaparecidas en Cuenca. EL PAÍS

Sergio Morate, el presunto homicida de Laura del Hoyo y Marina Okarynska, había cavado cerca del nacimiento del río Huécar, en Cuenca, un hoyo con capacidad para contener un único cadáver, según fuentes de la investigación. Eso induce a sospechar que tenía planeado matar a su exnovia Marina y que, al presentarse esta en su casa acompañada de Laura, decidió dar muerte a las dos.

En el agujero preparado para contener un solo cuerpo, el supuesto homicida se vio obligado a introducir los dos cadáveres, que no quedaron totalmente sepultados en tierra y cal. Eso facilitó que un vecino que pasaba por la zona los descubriese el pasado miércoles y avisara inmediatamente a la policía.

La autopsia practicada a los cadáveres ha determinado inicialmente que Laura y Marina fueron estranguladas, lo que les causó la muerte por asfixia. En el caso de Marina, el agresor le anudó el cuello con una brida de plástico. Las fuentes informantes no han especificado si Laura, que presentaba un golpe en un pómulo, murió de la misma forma o si el atacante le estranguló con sus manos.

La Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la policía, responsable de las investigaciones, todavía no ha podido determinar dónde se produjo el doble asesinato. Tiene la creencia de que fue en el piso de Morate, en Cuenca, pero está a la espera de los análisis que hará la Policía Científica sobre las muestras recogidas en la vivienda. Aparentemente, en este inmueble no se han localizado manchas de sangre ni otras evidencias de que ese fuera el escenario del crimen.

Los vecinos que viven más próximos al piso de Morate se hallaban de vacaciones el jueves de la semana pasada, el día en que probablemente ocurrió el asesinato. La policía está tomando declaración a otras personas por si pudieran aportar algún dato útil.

El coche Seat Ibiza, de color verde, con matrícula 1062 CPF en el que Morate huyó hasta Lugoj (Rumania) también será analizado para ver si hay restos pertenecientes a Laura y Marina.

Por otra parte, las pesquisas están también encaminadas a aclarar si el detenido en Rumania es el único implicado en los hechos o si en estos pudo participar alguna otra persona.