Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Imputados del 'caso espías' recusan a la juez por amistad con Granados

El abogado de los guardias civiles se basa en las grabaciones de la operación Púnica

Los implicados piden conocer la conversación entre Esperanza Aguirre y su exconsejero

La juez Carmen Valcarce.
La juez Carmen Valcarce.

Tres de los seis imputados en el caso del espionaje político ordenado supuestamente por el Gobierno de Esperanza Aguirre y financiado con fondos públicos de la Comunidad de Madrid han presentado escrito de recusación ante la Audiencia Provincial contra la juez Carmen Valcarce, que instruye esta causa desde hace seis años y ha intentado archivarla en tres ocasiones.

Los imputados justifican la recusación en la supuesta amistad de la juez con Francisco Granados, exconsejero de Interior de la Comunidad de Madrid, y en la falta de imparcialidad de la instructora en este proceso.

Entre abril y mayo de 2008, asesores de seguridad de la Comunidad de Madrid siguieron supuestamente desde la mañana a la noche al entonces consejero de Justicia, Alfredo Prada, y al exvicealcalde de Madrid, Manuel Cobo. Ambos eran adversarios de Esperanza Aguirre en la lucha por el poder dentro del PP tras la segunda derrota electoral consecutiva de Mariano Rajoy.

Los asesores de seguridad, según la investigación judicial y los testimonios de algunos implicados, habrían recibido la orden de seguir a estos políticos de su inmediato superior, el entonces director general de Seguridad, Sergio Gamón, a quien había fichado personalmente para el cargo Esperanza Aguirre. Los tres imputados que han recusado a la juez, los guardias civiles José Oreja y Antonio Coronado, y el empleado autonómico José Manuel Pinto niegan haber realizado los seguimientos que les ordenaron.

El abogado Ramón González Bosch, que defiende a los tres imputados, fundamenta la recusación en el contenido del sumario de la Operación Púnica, que incluye conversaciones grabadas a Francisco Granados, que fue consejero de Justicia e Interior y jefe político de los implicados en el caso del espionaje.

En esas conversaciones, Granados comenta con políticos, periodistas y amigos, su citación en el juzgado para que declare como testigo en el caso.

El abogado de los imputados recuerda que en una de las conversaciones que mantiene Granados con José Miguel Moreno, exalcalde de Valdemoro y exdiputado autonómico, el ex consejero comenta que la citación no le preocupa: "Esas cosas las hace [la juez] para archivar".  Unas semanas después de interrogar a Granados, en septiembre de 2014, la juez archivo por tercera vez la causa aunque la Audiencia Provincial corrigió a la instructora y la obligó a continuar con el procedimiento.

El abogado de los imputados cita en su escrito de recusación algunos diálogos de Granados en los que apunta un trato de favor hacia él de la juez instructora del caso.

Conversación con su mujer: "Le dije a la jueza que se cortara un poco". Granados habla con su esposa Nieves Alarcón, momentos después de terminar su declaración ante la juez Carmen Valcarce. "La jueza se ha acercado a mí en el pasillo antes de tomarme declaración. Delante de los ocho abogados personados en la causa ha dicho: "Paco Granados ha sido el mejor consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid" y me ha dicho que allí me tenía para lo que quisiera y que allí estaba para servirme. Yo le dije que se cortara un poco delante de esas personas".

La juez rechaza grabar la declaración. Granados habla con una excolaboradora y le cuenta su experiencia en el juzgado. "He hablado con la jueza de la despedida de José Luis Sánchez Armengol [antiguo decano de los juzgados de Plaza de Castilla]. La jueza me recomendó que mi abogado pidiera que no se grabara la declaración y que ella lo apoyaría". Y así se hizo.

Esperanza Aguirre llama a Granados. No hay transcripción. El abogado de los imputados recuerda que horas después de hacerse pública la citación de Granados por el caso del espionaje, éste recibe una llamada de la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. Pero en el sumario del caso Púnica no aparece el contenido de esa conversación, tan sólo una frase: "Hablan sobre varios temas, sin ser ninguno de interés para la investigación". El abogado de los imputados reclama a la Audiencia Provincial que reclame al instructor del caso Púnica la grabación de esa conversación.

Los tres imputados que piden la recusación entienden que la juez, en función de estas pruebas del sumario del caso Púnica, "es parcial en su actuación ante el exconsejero Granados". El abogado de los implicados en el caso recuerda que solicitó la imputación de Granados el 27 de diciembre de 2012 y la instructora ni le contestó. Y que ahora ha solicitado nuevas pruebas antes de que se juzgue el caso por el tribunal del jurado y la instructora ha rechazado todas.

El escrito se basa en dos causas tasadas en la Ley para que prospere una recusación: "Amistad íntima o enemistad manifiesta con cualquiera de las partes; y tener interés directo o indirecto en el pleito o causa".