Garzón cree que el 27-S será decisivo para que Iglesias cambie de estrategia

"Con un buen resultado sería incomprensible que no se repitiera para las generales", afirma el candidato de IU

Alberto Garzón, líder de IU, en una reunión de su partido el pasado 5 de junio.
Alberto Garzón, líder de IU, en una reunión de su partido el pasado 5 de junio.Gorka Lejarcegi

El candidato de IU a la presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, confía en que el resultado de la candidatura de confluencia que integran Podemos, ICV y EUiA en Cataluña sea determinante para lograr una lista de unidad popular a escala estatal. El 27-S, ha señalado, puede “ser ejemplar” para configurar una alianza con vistas a las próximas elecciones generales. La formación que lidera Pablo Iglesias solo ha aceptado pactos territoriales, pero rechaza, de momento, un entendimiento global con otras fuerzas alternativas. No obstante, mientras plataformas como Ahora en Común buscan organizarse, Garzón asegura que no trabaja con otra hipótesis que no sea la de la unidad.

Más información
La candidatura de confluencia se llamará ‘Catalunya sí que es pot‘
Un pacto lleno de incógnitas
Iglesias rechaza unirse con Ahora en Común: “Ganar sería imposible”
La izquierda alternativa desafía el plan de Iglesias para las generales

“No vamos a poner plazo límite a la candidatura de unidad popular, no se puede tirar la toalla”, ha señalado en una comparecencia en la sede de IU en la que ha detallado nueve aspectos programáticos sobre los que sentar las bases de la convergencia. La candidatura Catalunya sí que es Pot, ha afirmado, “puede arrebatar el protagonismo a Mas [presidente de la Generalitat] y permitir que se abra un espacio de diálogo político”. En su opinión, si lo que supuso un éxito para Barcelona en Comú, la lista encabezada por Ada Colau, “ha conseguido llegar a las autonómicas, con un buen resultado sería incomprensible que no se repitiera para las generales”.

Nueve puntos para llegar a un acuerdo

El debate sobre una candidatura unitaria entre IU, Podemos y otras fuerzas alternativas ha girado, al menos por el momento, en torno a las siglas y a los nombres en la papeleta electoral. El aspirante de la federación de izquierdas, Alberto Garzón, busca ahora convencer a Pablo Iglesias y a la dirección de Podemos recurriendo a las numerosas coincidencias programáticas. “Cuando hablamos de programa todo se facilita”, sentenció.

Con ese objetivo Garzón propuso ayer nueve puntos para intentar una confluencia. Se trata, en su opinión, de alentar el debate sobre “democracia económica”; “democracia participativa” —a través de referéndum, Iniciativas Legislativas Populares o consultas revocatorias—; “democracia igualitaria” o políticas de igualdad; “soberanía estatal” para construir un nuevo modelo de UE; “soberanía económica” para cambiar la estructura productiva; “soberanía de los pueblos” para reconocer el derecho a decidir; “derechos civiles”; “derechos civiles”; y “derechos medioambientales”. Estos son, para Garzón, lo ejes sobre los que se debe construir una candidatura de unidad. Las líneas maestras del programa de Podemos coinciden con estos puntos.

En relación con la construcción de Ahora en Común, iniciativa respaldada por cargos de IU, Equo y críticos de Podemos, Garzón ha asegurado que no quiere interferir. "Vamos a respetar la autonomía”, ha dicho, “sin perjuicio” de que la militancia de la federación de izquierdas participe en sus debates y aporte sus propuestas. Mientras tanto, el diputado por Málaga sigue trabajando por la confluencia. Hoy ha almorzado con Xulio Ferreiro, alcalde de A Coruña y uno de los representantes destacados de las mareas gallegas, movimientos con los que también Podemos busca un entendimiento. “Nuestra tesis es que si los dirigentes políticos no somos capaces de escuchar el clamor por la unidad, entonces es que no merecemos ser dirigentes políticos”, ha afirmado.

El plan del aspirante de IU a La Moncloa sigue chocando, en cualquier caso, con el de Iglesias y de la cúpula de Podemos, que avaló con una consulta a las bases su estrategia de concurrir en solitario, con su marca y logo, a las elecciones generales. “Cataluña is different”, razonó el propio Iglesias para explicar por qué sí acepta alianzas en esa comunidad, haciendo referencia a la especificidad de ese ecosistema político. Pero Garzón insiste, y lo hará, dice, evitando hablar de siglas y de nombres. “No queremos a la hora de hablar de unidad popular hablar de siglas, de nombres, sino de programas” para “abrir una discusión abierta para recuperar la dignidad”-

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Francesco Manetto

Estudió Filosofía y Letras y en 2006 empezó a trabajar en EL PAÍS tras cursar el Máster de Periodismo del diario. En Madrid se ha ocupado principalmente de información política y, como corresponsal en la Región Andina, se ha centrado en el posconflicto colombiano y en la crisis venezolana. Actualmente trabaja en la redacción de Ciudad de México

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS