Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

14.400 euros para evitar la cárcel por el ‘tartazo’ a Barcina

El colectivo Mugitu inicia una cuestación para que uno de los condenados eluda la prisión

La presidenta en funciones, Yolanda Barcina, en la rueda de prensa que ha ofrecido este jueves en Pamplona. Ampliar foto
La presidenta en funciones, Yolanda Barcina, en la rueda de prensa que ha ofrecido este jueves en Pamplona. EFE

El colectivo de oposición a la obra del Tren de Alta Velocidad (TAV) en Navarra Mugitu ha comenzado este jueves una cuestación popular para cubrir la cantidad que la Audiencia Nacional solicita a uno de sus miembros, Julio Villanueva, para evitar su entrada en prisión por lanzar unas tartas a la presidenta de Navarra, Yolanda Barcina, en noviembre de 2011. Junto a él fueron condenados otros tres miembros del movimiento, aunque, en su caso, evitaron el ingreso en la cárcel al hacer frente a la multa impuesta y no contar con antecedentes penales.

La sentencia de la Audiencia Nacional consideró, en noviembre de 2013, a Gorka Ovejero, Julio Villanueva e Ibon García culpables del delito de atentado contra una presidenta de comunidad autónoma, condenándoles a dos años de prisión. A Mikel Álvarez le condenó a un año como cómplice. En el caso de Villanueva, la fiscalía considera que tiene antecedentes penales computables por lo que reclama su ingreso en la cárcel para cumplir esa pena. Sin embargo, el juez Fernando Grande-Marlaska decidió aceptar la petición de los abogados de Villanueva para sustituir la cárcel por una multa de 14.400 euros. La cifra se obtiene de multiplicar por 10 euros el doble de los días de cárcel que le corresponden en la condena.

La campaña del colectivo pretende lograr, mediante la aportación de ciudadanos particulares y colectivos, la cifra de la multa. Para ello han abierto una cuenta bancaria y realizarán actos de apoyo para recaudar fondos. Para el grupo Mugitu, la decisión de la Audiencia supone “un nuevo episodio represivo contra la oposición al TAV”, según su portavoz Hortensia Serrano. Añadían que el proyecto “despilfarrador e inútil” se quiere "imponer a la fuerza, reprimiendo y criminalizando a la oposición que se alza contra él".

Los hechos por los que fueron condenados los cuatro opositores al TAV se produjeron en noviembre de 2011, durante la reunión de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos en Toulousse (Francia). En el plenario que reunía a los presidentes de las comunidades que forman parte de este grupo de trabajo entre las regiones de un lado y otro de la cordillera, tres miembros de Mugitu se acercaron a la mesa presidencial y estamparon tres tartas en la cara de Yolanda Barcina, presidenta de Navarra. El grupo fue identificado aunque la fiscalía francesa archivó el asunto. No obstante, el gobierno navarro mantuvo la denuncia ante la Audiencia Nacional, que condenó a los cuatro miembros de Mugitu. La representación legal de la presidenta pidió penas de entre cinco y nueve años de cárcel para los autores de los 'tartazos'.