El PSOE opondrá su poder territorial a Rajoy hasta las elecciones generales

Sus presidentes autonómicos serán la “avanzadilla” para el cambio de Gobierno

Foto de familia del último Comité Federal del PSOE.
Foto de familia del último Comité Federal del PSOE.Claudio Álvarez

El PSOE utilizará el peso de su nuevo poder territorial —por ahora seis comunidades autónomas y dos Gobiernos a los que presta su apoyo (Canarias y Cantabria)— para hacer frente a las políticas de Mariano Rajoy. Sus presidentes autonómicos serán la “avanzadilla” y “palanca” de impulso para el cambio de Gobierno, según se refleja en el documento que hoy analizará en Sevilla el consejo de política federal del partido. Este órgano, que reúne a secretarios generales, presidentes autonómicos y representantes de los municipios, exigirá al presidente del Gobierno que convoque de inmediato la Conferencia de Presidentes para debatir sobre la derogación de la LOMCE y una nueva ley de financiación autonómica.

Más información
Pedro Sánchez pone en marcha su proyecto de reforma constitucional
Rajoy radicaliza sus ataques despectivos hacia Pedro Sánchez
El PSOE suspenderá la bonificación a los contratos de parados
El déficit y la deuda lastran a las comunidades

La última vez que se reunió el consejo de política federal del PSOE, el poder real del partido era escaso al estar los socialistas en la oposición en todas las comunidades autónomas, salvo en Andalucía y en Asturias. Este lunes en Sevilla, ciudad donde se celebrará la reunión de este consejo, que preside Susana Díaz, jefa del Gobierno andaluz, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, estará rodeado de siete presidentes de Gobierno, uno de ellos aún en funciones (Javier Fernández, de Asturias).

Esta nueva fotografía del poder de los socialistas es fruto del resultado de las elecciones autonómicas y municipales del pasado 24 de mayo, en la que solo en Asturias y Extremadura los socialistas fueron los más votados. Pero al final han alcanzado las presidencias por pactos con Podemos, solo de investidura, y con otras fuerzas, además de la de Pablo Iglesias (en Aragón y Baleares). La negociación para alcanzar el Ejecutivo andaluz se cerró con Ciudadanos y aún está pendiente el juego de fuerzas en Asturias, al producirse un empate entre el PSOE y el PP.

La intención de los socialistas es no perder tiempo. Los presidentes autonómicos quieren ejercer su poder de inmediato y que el jefe del Gobierno de la nación, Mariano Rajoy, sienta que existen. Así, de la reunión de hoy en Sevilla saldrá la exigencia al presidente de la nación para que convoque “de inmediato” la Conferencia de Presidentes con un orden del día concreto: promover una nueva ley de financiación autonómica y derogación de la LOMCE.

Un poder repartido entre Ferraz y las baronías

Media mucha diferencia entre la imagen de la primera reunión del consejo político federal del PSOE y la que se proyectará hoy en Sevilla. Media el grado de poder de los socialistas en España; escaso antes y nada desdeñable hoy.

La presidencia de ese consejo territorial recayó en la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, con escaramuza incluida, ya que ese órgano lo dirigía hasta entonces el otro presidente socialista, Javier Fernández, de Asturias. Junto a Díaz y Fernández, hoy lucirán vitola presidencial Guillermo Fernández-Vara (Extremadura), Ximo Puig (Valencia), Emiliano García-Page (Castilla-La Mancha), Javier Lambán (Aragón) y Francina Armengol (Baleares). A su lado estará el representante de los socialistas en la Federación Española de Municipios y Provincias, Abel Caballero, con la medalla de haber sido reelegido alcalde Vigo por mayoría absoluta sin dejar espacio a las Mareas. Y con ellos, los secretarios generales en la oposición; los portavoces parlamentarios, Antonio Hernando (Congreso) y Óscar López (Senado); el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, así como varios miembros de la ejecutiva federal encabezados por el secretario de Organización, César Luena.

En el centro de la fotografía estará el secretario general, Pedro Sánchez. No tiene poder institucional, pero tiene el refuerzo de haber sido elegido por primera vez en el PSOE con el voto directo de los militantes. Ahora empieza una nueva etapa en el PSOE en la que el poder se reparte y se pacta entre el secretario general y los barones/presidentes de Gobierno.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Así figura en el documento que hoy debatirá el PSOE, titulado Gobiernos para el cambio, en el que se esgrimen razones de urgencia para que Rajoy convoque la Conferencia de Presidentes. La ley de financiación autonómica culminó su vigencia a finales del año pasado y urge una nueva para que “corrija los déficits de financiación y garantice la prestación de los servicios públicos esenciales”. Desde esta perspectiva los socialistas rechazan “la rebaja fiscal” anunciada por el Gobierno con vigencia desde el pasado 1 de julio, ya que la rebaja recae en las autonomías. “Es una pura maniobra desesperada y electoralista, injusta e irresponsable porque limitará aún más la capacidad de las comunidades para garantizar el buen funcionamiento de servicios públicos esenciales”, se lee en el documento.

Solo una reunión

Si Rajoy accediera a convocar será la segunda vez que lo haga en esta legislatura (la anterior fue en octubre de 2012). Este es el órgano de máximo nivel político de cooperación entre el Estado y las comunidades y está en la cúspide del conjunto de entidades de cooperación multilateral. El presidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero la reunió en 2004, 2005, 2007 y 2009. Ahora, esa conferencia la integran de hecho presidentes que no son del PP que quieren hacerse oír.

“Una nueva realidad institucional” hay en España, recalcan en su documento los socialistas, que gobiernan ya Andalucía, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Extremadura, Aragón y Baleares, además de “estar presentes” en los de Cantabria y Canarias: El PSOE gobierna o cogobierna para el 49,08% de la población del país; el PP para el 29,37%. Además, del PP y del PSOE, está el Gobierno de CiU (ya solo CDC) en Cataluña, del PNV en el País Vasco, y el nuevo Ejecutivo nacionalista de izquierdas de Navarra.

El recordatorio numérico da fuerza a los socialistas para pedir al Gobierno que, “aunque quede poco para el final de la legislatura”, ponga en práctica “el pacto de Estado” y practique “la lealtad institucional” que prometió el PP en su programa electoral de 2011. “Esta ha sido la legislatura de la ruptura absoluta del consenso institucional y territorial”. Con estos pronunciamientos queda claro que el poder territorial del PSOE va a utilizar todos los instrumentos a su alcance para denunciar las actuaciones de Rajoy. Y todo lo que se haga desde las comunidades autónomas socialistas será la punta de lanza de la campaña electoral de Pedro Sánchez, según acuerdo del líder socialista y sus barones.

“Los gobiernos socialistas formados en comunidades autónomas y en miles de Ayuntamientos trabajarán con la conciencia de que son la avanzadilla y la palanca de impulso para que se produzca el cambio en las próximas elecciones generales”, se lee en este documento como aspiración y deseo. En la reunión de este Consejo de Político Territorial, los nuevos gobernantes acordarán el listado de prioridades que todos llevarán a cabo como seña de identidad de los gobiernos del PSOE: sanidad, educación, desahucios, pobreza, transparencia y participación.

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS