Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La muerte de un espeleólogo español en Marruecos fue por ahogamiento

La autopsia realizada en Granada rechaza que pereciera por los golpes

Baltasar Garzon
Julia Ordóñez muestra una foto de su marido, José Antonio Martínez, fallecido en la cordillera del Atlas el pasado abril.

El informe definitivo de la autopsia practicada al espeleólogo granadino José Antonio Martínez, que falleció en abril en la cordillera del Atlas de Marruecos junto a un compañero, certifica que murió ahogado y no por las lesiones que sufrió en la caída como defendió el informe marroquí. El superviviente que acompaño a Martínez en la tragedia que comenzó el pasado 30 de marzo en el alto Atlas relató que, tras un primer rescate fallido, su compañero fue dejado durante toda una noche bajo una cascada.

El dictamen del Instituto de Medicina Legal de Granada, fechado el 26 de junio y notificado a las partes, apunta que el policía nacional falleció por un síndrome asfíctico ocasionado por "asfixia mecánica por sumersión y compromiso respiratorio".

Así lo ha detallado en un comunicado el despacho de abogados Ilocad, dirigido por Baltasar Garzón, que representa en la causa a la viuda del fallecido durante una expedición de espeleología a Marruecos.

Martínez, policía nacional de 41 años, granadino y destinado en Almería, murió antes de ser rescatado de un acantilado en el que quedó atrapado junto a dos compañeros y en el que también falleció el abogado gaditano Gustavo Virués.

Ilocad ha destacado que el informe de la autopsia corrobora las declaraciones que prestaron los compañeros del fallecido, que apuntaron una posible negligencia del equipo de rescate marroquí como causa principal del suceso.

El dictamen del Instituto de Medicina Legal de Granada contradice al informe emitido por el Bureau D'Hygiene Communal Service Medico-Legal, que el pasado 8 de abril dictaminó que el granadino falleció por traumatismos e hipotermia.

Los representantes legales de la viuda han apuntado que la hipotermia se produjo, según los datos recogidos durante el levantamiento del cadáver y por los signos hallados durante la necropsia, por su sumersión en el agua y que "las lesiones derivadas del accidente deportivo" no resultaron mortales.

Ilocad considera que este informe confirma "de forma contundente" que José Antonio Martínez no murió por la caída, sino por la posible negligencia del equipo de rescate marroquí, por lo que han insistido en la necesidad de continuar con la investigación de los hechos para despejar responsabilidades.

La familia del fallecido presentó en junio dos escritos en el Juzgado de Instrucción 7 de Granada para pedir que se investiguen las causas de su muerte y determinar los medios empleados en el rescate tanto por el Gobierno marroquí como los ofrecidos por el español.

Incluyó además la petición de practicar diferentes pruebas que permitan esclarecer las causas de su muerte, conocer si existe una causa abierta en Marruecos y personarse en la investigación judicial.

Más información