Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los barones aconsejan a Rajoy que estudie el adelanto electoral

El presidente pone en marcha todos los planes para agotar al máximo la legislatura

Rajoy preside la reunión del Comité de Dirección del PP.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha encaminado todos sus planes al menos públicamente a llevar al límite la legislatura y convocar las elecciones generales a finales de noviembre o primeros de diciembre pero también estudia las peticiones de media docena de barones territoriales del partido, de otros dirigentes y de empresarios de anticipar los comicios. Rajoy ha expresado en público que pretende fijar “cuando toca” la fecha de las elecciones, para poder presentar, registrar y hasta aprobar los presupuestos de 2016 antes de disolver el Parlamento, pero tampoco cierra la puerta al adelanto y no aclarará el panorama hasta finales de julio.

El líder del PP ha tenido ocasión de celebrar en La Moncloa una treintena de entrevistas de contenido político con al menos siete presidentes regionales del partido, con el líder de la oposición y con otro tipo de interlocutores sociales y económicos desde la celebración de las elecciones locales del 24 de mayo. Quería escuchar de primera mano ideas, propuestas y opiniones diferentes a las que habitualmente le proporcionan sus colaboradores en el PP y en La Moncloa.

Uno de los primeros presidentes territoriales del PP que recibió fue Juan Vicente Herrera, de Castilla y León, que se atrevió a expresar en público, en una entrevista en Onda Cero, su malestar por la primera interpretación condescendiente del fracaso electoral el 24-M. Herrera llegó incluso a conminar a Rajoy a mirarse al espejo para concluir si todavía podía ser el mejor cartel electoral para las futuras generales.

La presidenta del PP de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, también le comentó a Rajoy su pesar por cómo se había actuado en el pasado y por cómo de antipático era percibido el PP ahora por los ciudadanos. Rajoy le pidió a Rudi que le escribiera un papel y se lo hiciera llegar con sus reflexiones. Rudi aceptó el reto pero le reclamó a cambio que le diese una cita para exponerle sus ideas cara a cara. Rajoy cerró un encuentro en La Moncloa y Rudi le reprochó entonces que el PP había perdido muchas de sus esencias y debía volver a defender sus valores históricos en los aspectos más políticos, como la unidad de España.

El presidente abrió entonces una ronda de consultas con los principales dirigentes del PP y conversó en su despacho, además de con Herrera y Rudi, con la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, con la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, con el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, y con los máximos dirigentes del partido en La Rioja, Pedro Sánz, y en Andalucía, Juan Manuel Moreno. Hubo otros contactos con dirigentes históricos del PP, con empresarios y con el líder del PSOE, Pedro Sánchez.

El PP presume de agenda social y empleo

EL nuevo Comité de Dirección del PP se ha estrenado con una sesión que ha durado más de dos horas y media de debate interno. Han intervenido todos, y Rajoy mucho en asuntos relacionados ya con la campaña y el seguimiento de las redes sociales y las tertulias de televisión. El objetivo es relanzar al PP con el pistoletazo de la Conferencia del 11 y 12 de julio en Madrid, que se volcará en presumir de lo hecho en tres ejes: políticas sociales y de empleo (desahucios incluso); Europa y la marca España; y las reformas institucionales.

En la mayoría de esos encuentros y charlas se abordó el asunto del adelanto electoral, también con Sánchez, aunque La Moncloa insinuó luego que había sido a preguntas del líder socialista. Desde luego esa opción estuvo sobre la mesa en la práctica totalidad de las citas con los barones y dirigentes del PP. Casi todos le aconsejaron que estudiase y tuviese en cuenta la opción del anticipo. Rajoy escuchó esas opiniones y se limitó a contestar que no tenía aún nada cerrado definitivamente. No lo hará, tampoco, hasta el límite. Si al final se decantase por el anticipo lo comunicaría él mismo en una comparecencia pública antes de agosto y de tomarse algunos días de vacaciones, entre otras razones porque sería la fecha tope para poder celebrar los comicios en torno al 27 de septiembre, que es cuando se prevé que convoque el presidente catalán Artur Mas las elecciones catalanas.

En Milán, hace algo más de una semana, el propio Rajoy admitió en una charla ante los periodistas las presiones de empresarios y dirigentes del PP en este sentido y conminó a estos a exigirle a Artur Mas que no precipite sus elecciones.

Los dirigentes y empresarios que piden a Rajoy que considere la hipótesis del adelanto valoran que así se frenarían los ímpetus soberanistas y los planes independentistas de Mas para Cataluña (que se verían obligados a ser retrasados para evitar la coincidencia de ambas disputas electorales) pero también que la legislatura nacional está ya prácticamente acabada (aunque el Gobierno aún tiene más de 40 leyes y normas en trámite en las cámaras) y que en septiembre se conocerán los datos más espectaculares del ejercicio desde el punto de vista económico. El balance de contrataciones y los registros de paro se espera en septiembre en su punto más álgido y, sin embargo, en el siguiente trimestre empezarán a descender como consecuencia del final de las contrataciones temporales del verano.

Con alguno de los dirigentes territoriales del PP Rajoy habló también sobre la oportunidad e idoneidad de su propia candidatura a las generales, y no solo con Juan Vicente Herrera. Todos sacaron también la impresión de que quiere y va a presentarse. Los presidentes regionales del PP han dejado de solicitar desde entonces la celebración de sus congresos antes de las elecciones y del cónclave nacional y dejarán el imparable e importante proceso de renovación interna hasta conocer el resultado de las urnas.

Más información