Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy presionó a Rivera para no perder sus capitales andaluzas

La plana mayor del PP hizo gestiones para mantener Almería, Granada o Jaén, pero Ciudadanos tomó sus decisiones basándose en el criterio de su Comité de pactos

El nuevo alcalde de Murcia José Ballesta es felicitado por el portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento, Mario Gómez. Ampliar foto
El nuevo alcalde de Murcia José Ballesta es felicitado por el portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento, Mario Gómez. EFE

La dirección del PP, con Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal al frente, presionó hasta el último minuto para convencer a Albert Rivera, el líder de Ciudadanos, de que no le diera al PSOE las alcaldías de Almería, Granada y Jaén. La formación emergente, que también recibió llamadas de Pedro Sánchez, el secretario general socialista, corrigió la propuesta de sus representantes locales en estas ciudades, que ahora mantienen alcaldes populares. La dirección de Ciudadanos niega cualquier cesión y asegura que su Comité de pactos ha aplicado en esos casos el mismo criterio que en toda España: dar preferencia a la lista más votada.

Los dirigentes nacionales del PP afrontaron la recta final de las negociaciones de los pactos municipales, el pasado viernes, convencidos de que se había producido “una traición” y un “pacto anti-PP” que incluía a Ciudadanos para desalojarle del poder en ciudades en las que había ganado los comicios. Andalucía, donde el partido de Rivera ha permitido esta semana la investidura como presidenta de la socialista Susana Díaz, se convirtió en algo más que una prueba de fuego para el PP ante el inmediato futuro.

El viernes por la mañana la dirección del partido de Génova se levantó con una situación inesperada y confusa en varias capitales claves andaluzas. Los populares, que habían ganado y sido primera fuerza en siete de las ocho capitales, se encontraron con mensajes que les anunciaban la posibilidad de perder las alcaldías de Granada, Jaén y Almería, donde el representante local del partido de Albert Rivera llegó a oficializar un pacto con el PSOE que encendió todas las alarmas. También estaba en el alero Murcia.

Las gestiones y llamadas de Rajoy, Cospedal y el presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, se extendieron desde días atrás y hasta las dos de la madrugada del sábado, cuando la dirección nacional de Ciudadanos le envió un mensaje a Miguel Cazorla, su coordinador en Almería, ordenándole que abandonara su plan de permitir que el PSOE se hiciera con el bastón de mando. Los dirigentes del PP contactaron con Rivera; José Manuel Villegas, su jefe de gabinete; Juan Marín, líder de su partido en Andalucía; y los responsables provinciales.

Rajoy y los socialistas se enfrentan en Twitter

Dos mensajes de Mariano Rajoy en Twitter provocaron ayer la respuesta del PSOE a través de su cuenta oficial en esa red social.

“Enhorabuena a los concejales del Partido Popular. Mi apoyo a los que aun ganando no han podido ser alcaldes por pactos excéntricos y sectarios”, escribió el presidente del Gobierno firmado con sus iniciales MR. “Convencidos de qué es lo que España necesita, el Partido Popular va a seguir trabajando desde la centralidad por la recuperación de todo”, añadió el líder de la formación conservadora.

“Mensaje sectario e indigno de un presidente del Gobierno”, contestó el PSOE. “Sr.Rajoy, la democracia es aceptar las reglas y lo votado”.

Según fuentes de la dirección de la formación emergente, que finalmente dejó Almería en manos del PP, lo único que hizo el partido fue aplicar sus propias normas. Primero, revisando la propuesta de sus representantes locales en el Comité nacional de acuerdos poselectorales, creado el 26 de mayo para evitar la aparición de barones territoriales díscolos y garantizar la cohesión y armonía de su política de pactos. Y segundo, dar preferencia en todas esas situaciones a negociar con la lista más votada —en este caso la popular— siempre que haya firmado el pacto anticorrupción y para la regeneración que ofrece Rivera.

“Las llamadas que hemos recibido, también del PSOE, no han sido en clave de convencernos de cambiar [el voto], sino para pedir información”, explicó Fernando de Páramo, secretario de comunicación de Ciudadanos y miembro de la dirección y del Comité de pactos. “Nuestra estrategia no ha variado”, aseguró. “En Almería y Granada, a priori, había habido una maniobra que era contraria a lo que habíamos estipulado estratégicamente. Eso se ha corregido”, añadió, especificando que el Comité sólo cambió la propuesta de Almería. En el PP, además, tampoco entendían algunas de las peticiones de última hora de los representantes locales de Ciudadanos: desde la exigencia de cambio de alcaldables hasta un alto número de liberados y cargos de confianza, según la formación de Rajoy.

El PP quiere debilitar al PSOE al presentarlo como radical

El PP se llevó un gran revolcón electoral el 24-M, con la pérdida de dos millones y medio de votos, y otro aviso del disgusto de sus propias bases y simpatizantes, que se marcharon a Ciudadanos o se quedaron en la abstención. Ahora el gran objetivo es revertir esa situación para las generales, previstas en principio para finales de noviembre. La estrategia pasa por arrinconar y “debilitar aún más” a su principal y gran rival en esas elecciones, el PSOE, al presentarlo como un partido “incoherente” que ha perdido la centralidad y la posibilidad de “ser alternativa de Gobierno” por haberse convertido en la “bisagra” de la izquierda radical y extrema, como se cataloga a Podemos.

Esos fueron los mensajes que expresaron abiertamente ayer los vicesecretarios generales del PP, Javier Arenas y Carlos Floriano, y el eje del discurso que repetirán todos los dirigentes del partido en próximas semanas, incluido el presidente Mariano Rajoy. El PP pretende contraponerse así como el “único partido moderado, centrado, seguro y fiable”.

Las elecciones locales fueron un tremendo golpe por la histórica reducción del poder municipal del PP. En 2011 se alcanzó un techo inédito y ahora la caída ha sido brutal. En el partido, sin embargo, no están descontentos con la política de pactos. Entienden que sobre lo ya perdido el 24-M (casi 20 capitales y 550 mayorías absolutas) no se han añadido nuevas derrotas relevantes. Aún confían en preservar 20 capitales (casi la mitad de las que tenían).

Al final todos esos aspectos se corrigieron. Ciudadanos solo ha favorecido gobiernos del PP en las capitales en las que tenía la llave del Ejecutivo: Jaén, Granada, Almería, Burgos y Murcia, donde para seguir negociando el gobierno de la Comunidad sigue reclamando la dimisión de Miguel Ángel Cámara, secretario general del partido e imputado en un caso de corrupción. “Para nosotros este era un reto complicado organizativa y políticamente”, argumentó José Manuel Villegas, vicesecretario del partido y jefe de gabinete de Rivera, sobre los 760 grupos municipales y más de 1.500 concejales de su partido. “El poder tener coherencia a la hora de votar y que ser un partido joven no nos produjera distorsiones en el discurso era muy importante”, añadió.

“Además de la de Almería, ha habido otras propuestas de pactos que no han sido aceptadas”, explicó Villegas. “En todos los casos se ha asumido la decisión del Comité”, aseguró, aún pendiente de que acabara la jornada electoral para tener todos los resultados de las votaciones. “En los próximos días haremos una revisión de los 760 grupos municipales que tenemos. Si hay alguna contradicción, en todos los casos tomaremos medidas”, añadió sobre la posibilidad de que algún miembro de Ciudadanos hubiera entrado en Gobiernos que no presida el partido —lo que está prohibido— o hubiera apoyado la formación de Ejecutivos con imputados entre sus miembros. “En el primer caso se pedirá a nuestro representante que salga del Gobierno y en el segundo pediremos explicaciones y si procede tomaremos medidas disciplinarias”.

La culminación de los pactos nacidos de las elecciones municipales del 24 de mayo facilita ahora el camino para el siguiente proceso negociador, en el que PP y Ciudadanos siguen dialogando sobre los ejecutivos autonómicos de Madrid, La Rioja, Castilla y León y Murcia.

Más información