Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda consuma sin sobresaltos el vuelco en el poder municipal

El PSOE y las listas ligadas a Podemos pactan en las capitales donde es posible el acuerdo

Juan Carlos Monedero, Jesús Montero, secretario de Podemos de Madrid, Pablo Iglesias e Íñigo Errejón asisten a la investidura de Manuela Carmena.
Juan Carlos Monedero, Jesús Montero, secretario de Podemos de Madrid, Pablo Iglesias e Íñigo Errejón asisten a la investidura de Manuela Carmena. EFE

Se ha abierto una etapa política en España con un nuevo poder municipal con mayoría de izquierdas. En todas las capitales en las que era posible un acuerdo entre el PSOE y las candidaturas vinculadas a Podemos, se ha producido este acuerdo. Y en las capitales en las que Ciudadanos podía decidir lo ha hecho en favor del PP. Sin apenas sobresaltos se constituyeron los 8.122 nuevos Ayuntamientos que los partidos emergentes pretenden presentar como el inicio de un cambio político que culminará en las generales de noviembre. La referencia para Podemos son las cinco capitales —Madrid, Barcelona, Zaragoza, A Coruña y Cádiz— con alcaldes de movimientos sociales. El PP conserva 19 capitales y el PSOE gobernará también con pactos en 17.

La izquierda ha consumado sin apenas sobresaltos el histórico vuelco en el poder municipal como consecuencia de las elecciones del pasado 24 de mayo. El nuevo ciclo político arranca en 8.122 ayuntamientos en toda España, sin incidentes y con el resultado de mayoría de capitales de provincia gobernadas por partidos de la izquierda. En algunas de ellas el PP gobernaba desde hace más de 20 años con amplias mayorías absoluta ahora fulminadas en las urnas.

En todas las capitales en las que era posible un acuerdo entre el PSOE y las candidaturas de movimientos ciudadanos vinculados a Podemos se ha cumplido el pacto para elegir alcaldes de la izquierda. “El PSOE nos ha apoyado y en el futuro podremos seguir colaborando”, resumió Pablo Iglesias, líder de Podemos.

El PNV se hace con las tres capitales vascas

El PNV pasa de gobernar solo en Bilbao a controlar también San Sebastián y Vitoria. En esta última necesitó apoyo de cuatro fuerzas más, entre ellas Bildu, para impedir que gobernara el PP, porque los socialistas evitaron finalmente respaldar al PNV como represalía a la ruptura del acuerdo en Andoain (Gipuzkoa). En esa localidad un concejal del PNV incumplió el pacto alcanzado por su ejecutiva y la del PSE y no respaldó a la candidata socialista, con lo que EH Bildu, la lista más votada, se hizo con la Alcaldía de Andoain.

En Pamplona el nuevo alcalde es Joseba Asiron de EH-Bildu, con apoyo de Geroa Bai, Aranzadi (lista apoyada por Podemos) e Izquierda-Ezkerra.

En Santa Cruz de Tenerife gobernará Coalición Canaria. CiU seguirá gobernando en Girona. Además, el PP sigue al frente de Ceuta y Melila.

En Oviedo estuvo a punto de romperse el pacto por falta de acuerdo previo en Gijón pero, finalmente, la candidatura de Podemos apoyó al socialista Wenceslao López. Si hubo excepción en los acuerdos de la izquierda en Cuenca donde el PP se hizo con la alcaldía por la falta de acuerdo entre PSOE e Izquierda Unida.

Y en todas las capitales en las que Ciudadanos podía decidir el color del gobierno municipal lo ha hecho a favor del PP y para amortiguar la enorme pérdida de poder de los populares. Uno de los pocos sobresaltos, precisamente, se produjo en Almería donde estaba previsto hasta ayer que Ciudadanos apoyara al PSOE pero, finalmente, su abstención dio también este ayuntamiento al PP y Luis Rogelio Rodríguez-Comendador repetirá como alcalde, aunque sin mayoría absoluta.

Los nuevos ayuntamientos más llamativos son los de Madrid con Manuela Carmena y Ada Colau en Barcelona, simbolizando un cambio que en esos casos tienen como protagonistas a movimientos ciudadanos y candidaturas populares que han obtenido el apoyo del PSOE en la elección de los alcaldes. Las dos mujeres son el símbolo del cambio político que los nuevos partidos pretenden prolongar a las generales y que se inició hace poco más de un año con la irrupción de Podemos en la vida política española.

“Queremos gobernar escuchando, que nos llamen por el nombre de pila”, aseguró Carmena en presencia de dirigentes de Podemos como Pablo Iglesias e Iñigo Errejón y el líder de Equo Juan López de Uralde, formaciones que apoyaron su candidatura.

El nuevo tiempo se refleja en cinco capitales en las que hay alcaldes de candidaturas procedentes de movimientos ciudadanas y que han tenido el voto del PSOE en la investidura. Son Madrid con Manuela Carmena, Barcelona con Ada Colau, Zaragoza con Pedro Santisteve, A Coruña con Xulio Ferreiro y Cádiz con José María González

Se suma también Valencia donde el alcalde elegido es Joan Ribó de Compromís, así mismo apoyado por los partidos de la izquierda. Otro caso singular es el de Zamora, donde gobernará Francisco Guarido de IU, tras años de hegemonía absoluta del PP.

El PP, pensando en las elecciones generales, reaccionó a la histórica jornada lamentando que no se permita gobernar a la lista más votada, que es la suya en la inmensa mayoría de los casos, y acusando al PSOE de haberse radicalizado para pactar con la izquierda extrema para desalojar a los populares de las instituciones. Su objetivo es movilizar a los suyos con el rechazo al poder de la izquierda. Mariano Rajoy escribió un significativo tuit por la tarde: "Enhorabuena a los concejales del @PPopular. Mi apoyo a los que aun ganando no han podido ser alcaldes por pactos excéntricos y sectarios".

El PP tiene 19 alcaldes de capitales de provincia, frente a 43 que logró en las anteriores municipales. Desde ayer, los populares gobernarán en Málaga, Murcia, Ourense, León, Salamanca, Ávila, Palencia, Cáceres, Badajoz, Granada Jaén, Albacete, Almería, Cuenca, Teruel, Guadalajara, Logroño, Burgos y Santander. Ciudadanos ha mitigado la pérdida de poder del PP al ayudarle a gobernar en cinco: Guadalajara, Granada, Jaén, Almería y Burgos.

El PSOE pasa de gobernar en nueve capitales a gobernar en 17: Lugo, Valladolid, Segovia, Toledo, Ciudad Real, Córdoba, Sevilla, Huelva, Alicante, Castellón, Lleida, Huesca, Soria, Palma de Mallorca, Oviedo, Tarragona y Las Palmas. Todos ellos los gobierna con acuerdos a dos o tres con las candidaturas vinculadas a Podemos y con otros partidos de izquierda, salvo en Soria donde tiene mayoría absoluta. Solo en algún caso como Valladolid el nuevo alcalde socialista, Óscar Puente, lo hará en coalición con la candidatura ligada a Izquierda Unida. En el resto de casos serán gobiernos en minoría. En Palma de Mallorca el acuerdo con MÈS consiste en alternar dos años cada partido al frente del ayuntamiento, pero de momento ha tomado posesión el candidato socialista.

El histórico cambio pone fin al poder de alcaldes históricos del PP como Rita Barberá en Valencia, Javier León de la Riva en Valladolid y Teófila Martínez en Cádiz, entre otros. Y supone el paso a un incierto futuro de oposición municipal a candidatos notorios como Esperanza Aguirre en Madrid.

En las próximas semanas serán investidos los presidentes autonómicos en lo que también se percibirá un vuelco territorial y un retroceso del poder del PP.

Más información