Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Díaz se asegura el Gobierno andaluz con el primer pacto de Ciudadanos

"Nos han dado un portazo", asegura Teresa Rodríguez tras la reunión con la socialista

Susana Díaz con Teresa Rodríguez, este martes en San Telmo.

Tras 81 días de Gobierno en funciones, PSOE y Ciudadanos alcanzaron este martes un acuerdo —el primer gran pacto entre una formación emergente y otra tradicional— para que la socialista Susana Díaz sea investida este jueves presidenta de la Junta de Andalucía con el voto afirmativo de ambas formaciones (mayoría absoluta). Tras muchas negociaciones entre bambalinas en las que ha intervenido el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, los dos grupos firmaron un pacto con 70 puntos sobre medidas anticorrupción, iniciativas de carácter económico como la rebaja de impuestos y de sostenibilidad de las políticas sociales.

El acuerdo ha culminado una negociación de más de 15 días que han liderado el secretario de Organización del PSOE, Juan Cornejo, y los representantes de Ciudadanos, José Manuel Villegas, y Manuel Buzón, delegado territorial del partido. Las conversaciones han supuesto, más que una reducción de condiciones, una ampliación de las premisas establecidas al comienzo del diálogo. En el documento se han incluido, según fuentes de la comisión de pactos de Ciudadanos, medidas no previstas por el PSOE, como la modificación del Estatuto para incluir la supresión del aforamiento de los diputados o la limitación de mandatos, para lo que habría que modificar la ley electoral. En el documento andaluz esta medida solo afecta a la Presidencia mientras que en otras comunidades se negocia la inclusión también de consejeros. Ciudadanos se atribuye la reducción del tramo autonómico del IRPF, pero Díaz lo incluyó en sus propuestas del discurso de investidura en los mismos términos que los aprobados: entre 2 y 3,5 puntos.

Las medidas destacadas del pacto

  • Corrupción. Los partidos financiados ilegalmente por los actos de sus cargos públicos serán responsables patrimonialmente, como el delincuente. El delito será imprescriptible
  • Imputados. Separar a cargos orgánicos imputados por corrupción política. La medida se aplicaría a Chaves y Griñán si son imputados por un delito concreto. Se eliminarán los aforamientos y se reducirán los cargos de confianza
  • Limitación de mandatos del presidente. No se especifica tiempo. Ciudadanos siempre habla de ocho años
  • Ley electoral. Listas abiertas y proporcionalidad
  • IRPF. Bajada del impuesto en el tramo autonómico

El acuerdo no incluye expresamente el compromiso por escrito de Díaz de que pedirá el acta del expresidente de la Junta Manuel Chaves si resulta imputado de un delito por el Tribunal Supremo en el caso de los ERE. El presidente del grupo parlamentario de Ciudadanos, Juan Marín, precisó que Susana Díaz se ha comprometido con él de palabra a pedirlo por escrito y públicamente si finalmente resulta imputado, una posición que ha considerado “razonable”. Esta siempre ha sido la posición de Díaz, aunque los socialistas confían en que no habrá que llegar a este extremo porque será el propio Chaves el que dé el paso si llega ese momento. El documento tampoco incluye aún un calendario de cumplimientos, pero Ciudadanos exigirá en los 100 primeros días que se abra una ponencia para la modificación de la ley electoral, gestos concretos de transparencia, y la personación en causas judiciales sobre corrupción política. Si no, promoverán comisiones de investigación, informa Juan José Mateo.

“Cambio” del PSOE

Marín atribuyó el cambio de posición a favor de la investidura (hasta ahora siempre había apuntado hacia la abstención) no solo en que ha habido “cambios importantes de actitud y de contenidos” en el PSOE sino en la insostenible situación de Andalucía por el bloqueo político. “Ciudadanos no ha venido a ser un espectador ni a esconderse, sino a asumir riesgos desde la oposición, pese a los costes que pueda tener esta decisión en votos”, dijo. El pacto entre el PSOE y Ciudadanos se ha producido después de que, en la Comunidad de Madrid, el partido de Rivera negocie su apoyo a la popular Cristina Cifuentes para la presidencia regional. Este hecho ha influido en el desbloqueo de la negociación, según fuentes del Gobierno andaluz. Díaz podría tomar posesión de su cargo el próximo domingo o lunes.

El acuerdo con Ciudadanos no implica un pacto de legislatura. Buzón destacó que habrá una comisión de seguimiento que vise el cumplimiento de lo firmado y dejó claro que, desde este momento, su grupo parlamentario empieza a ejercer la oposición, “desde la que es posible gobernar”. Así, recordó que el PSOE necesitará una mayoría de la que no dispone y que eso permitirá a su formación mantener la exigencia de los acuerdos. Como último recurso, no descartó la moción de censura. El socialista Cornejo destacó el alto nivel de “exigencia y compromiso” que supone el pacto y afirmó que los plazos se acordarán de manera “seria y rigurosa” en la comisión de seguimiento. Para las reformas legislativas que impliquen las condiciones acordadas, ambas formaciones pidieron al resto de grupos que se sumen.

Podemos y socialistas se acusan de intransigencia

En la campaña de las elecciones andaluzas del 22 de marzo, Susana Díaz reiteró su rechazo a pactar tanto con el PP como con Podemos. Tras la ronda de conversaciones para la investidura, culminada ayer con nuevos encuentros, el distanciamiento del PSOE con estos grupos es aún mayor. Podemos y los socialistas se acusaron de intransigencia en la negociación. “Nos dan un portazo, estoy estupefacta. Es como si a mitad del partido te dicen que no seguimos jugando”, dijo la secretaria general de Podemos, Teresa Rodríguez, tras una entrevista de una hora y veinte minutos con la presidenta en funciones, que, según Rodríguez, no fue cordial.

Esta dirigente acusó a los socialistas de “falta de sinceridad” en las negociaciones. “He tenido que escuchar que Díaz me plantee que nuestras posiciones son dogmáticas. Hoy es la primera vez que nos ha dicho la verdad, que es que no le gustan nuestras propuestas, podíamos haber empezado por ahí y así habría sido más sencillo”, señaló Rodríguez, quien mantendrá el no a la investidura.

La versión de los socialistas fue muy diferente. “A Podemos no le interesa el acuerdo. Hemos constatado su intransigencia. No se ha movido de su posición desde el primer día”, dijo el vicepresidente de la Junta en funciones, Manuel Jiménez Barrios. Este reprochó a Podemos su “incoherencia” al plantear en los Ayuntamientos de Barcelona y Madrid y en otras comunidades autónomas peticiones diferentes de las de Andalucía. En materia de vivienda, Podemos plantea romper con los bancos que desahucien, una medida que, según el Gobierno andaluz, es ilegal y que contraofertó con otras medidas como la creación de tribunales de mediación para evitar los lanzamientos o la compra de viviendas objeto de desahucio.

El tono de la conversación de Díaz con el coordinador de IU, Antonio Maíllo, fue muy diferente del mantenido con Rodríguez. IU mantendrá su voto negativo a la investidura porque considera que no hay concreciones a sus propuestas como la de poner fecha al calendario legislativo. “No hay desencuentro, es solo que no hay respuesta a las solicitudes planteadas”, dijo el antiguo socio del PSOE.

Jiménez Barrios contrapuso el “tono cordial” de IU y de Ciudadanos frente a la “intransigencia” de Podemos y la actitud del PP de pretender un “cambio de cromos” de Ayuntamientos con la investidura.

El acuerdo con Ciudadanos no varía, en principio, las alianzas de izquierdas que se están pergeñando para que las alcaldías de Sevilla, Córdoba y Marbella recaigan en socialistas. En el caso de Cádiz, donde la segunda fuerza es la agrupación ligada a Podemos, el PSOE mantiene la incógnita de si la apoyará o dejará que Teófila Martínez continúe al frente.

Más información