Díaz se asegura el Gobierno andaluz con el primer pacto de Ciudadanos

"Nos han dado un portazo", asegura Teresa Rodríguez tras la reunión con la socialista

Susana Díaz con Teresa Rodríguez, este martes en San Telmo.PACO PUENTES | ATLAS (atlas)

Tras 81 días de Gobierno en funciones, PSOE y Ciudadanos alcanzaron este martes un acuerdo —el primer gran pacto entre una formación emergente y otra tradicional— para que la socialista Susana Díaz sea investida este jueves presidenta de la Junta de Andalucía con el voto afirmativo de ambas formaciones (mayoría absoluta). Tras muchas negociaciones entre bambalinas en las que ha intervenido el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, los dos grupos firmaron un pacto con 70 puntos sobre medidas anticorrupción, iniciativas de carácter económico como la rebaja de impuestos y de sostenibilidad de las políticas sociales.

Más información

El acuerdo ha culminado una negociación de más de 15 días que han liderado el secretario de Organización del PSOE, Juan Cornejo, y los representantes de Ciudadanos, José Manuel Villegas, y Manuel Buzón, delegado territorial del partido. Las conversaciones han supuesto, más que una reducción de condiciones, una ampliación de las premisas establecidas al comienzo del diálogo. En el documento se han incluido, según fuentes de la comisión de pactos de Ciudadanos, medidas no previstas por el PSOE, como la modificación del Estatuto para incluir la supresión del aforamiento de los diputados o la limitación de mandatos, para lo que habría que modificar la ley electoral. En el documento andaluz esta medida solo afecta a la Presidencia mientras que en otras comunidades se negocia la inclusión también de consejeros. Ciudadanos se atribuye la reducción del tramo autonómico del IRPF, pero Díaz lo incluyó en sus propuestas del discurso de investidura en los mismos términos que los aprobados: entre 2 y 3,5 puntos.

El acuerdo no incluye expresamente el compromiso por escrito de Díaz de que pedirá el acta del expresidente de la Junta Manuel Chaves si resulta imputado de un delito por el Tribunal Supremo en el caso de los ERE. El presidente del grupo parlamentario de Ciudadanos, Juan Marín, precisó que Susana Díaz se ha comprometido con él de palabra a pedirlo por escrito y públicamente si finalmente resulta imputado, una posición que ha considerado “razonable”. Esta siempre ha sido la posición de Díaz, aunque los socialistas confían en que no habrá que llegar a este extremo porque será el propio Chaves el que dé el paso si llega ese momento. El documento tampoco incluye aún un calendario de cumplimientos, pero Ciudadanos exigirá en los 100 primeros días que se abra una ponencia para la modificación de la ley electoral, gestos concretos de transparencia, y la personación en causas judiciales sobre corrupción política. Si no, promoverán comisiones de investigación, informa Juan José Mateo.

“Cambio” del PSOE

Marín atribuyó el cambio de posición a favor de la investidura (hasta ahora siempre había apuntado hacia la abstención) no solo en que ha habido “cambios importantes de actitud y de contenidos” en el PSOE sino en la insostenible situación de Andalucía por el bloqueo político. “Ciudadanos no ha venido a ser un espectador ni a esconderse, sino a asumir riesgos desde la oposición, pese a los costes que pueda tener esta decisión en votos”, dijo. El pacto entre el PSOE y Ciudadanos se ha producido después de que, en la Comunidad de Madrid, el partido de Rivera negocie su apoyo a la popular Cristina Cifuentes para la presidencia regional. Este hecho ha influido en el desbloqueo de la negociación, según fuentes del Gobierno andaluz. Díaz podría tomar posesión de su cargo el próximo domingo o lunes.

El acuerdo con Ciudadanos no implica un pacto de legislatura. Buzón destacó que habrá una comisión de seguimiento que vise el cumplimiento de lo firmado y dejó claro que, desde este momento, su grupo parlamentario empieza a ejercer la oposición, “desde la que es posible gobernar”. Así, recordó que el PSOE necesitará una mayoría de la que no dispone y que eso permitirá a su formación mantener la exigencia de los acuerdos. Como último recurso, no descartó la moción de censura. El socialista Cornejo destacó el alto nivel de “exigencia y compromiso” que supone el pacto y afirmó que los plazos se acordarán de manera “seria y rigurosa” en la comisión de seguimiento. Para las reformas legislativas que impliquen las condiciones acordadas, ambas formaciones pidieron al resto de grupos que se sumen.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción