Susana Díaz negocia contrarreloj antes de formarse los Ayuntamientos

Un pacto de las fuerzas de izquierda dejaría al PP sin la alcaldía de tres capitales

Susana Díaz y Juan Marín, durante su primera reunión el 26 de marzo, tras las elecciones andaluzas.
Susana Díaz y Juan Marín, durante su primera reunión el 26 de marzo, tras las elecciones andaluzas.Paco Puentes

La candidata a la presidencia de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha convocado este lunes y mañana a la oposición para dejar cerrada su investidura antes de la constitución de los Ayuntamientos, prevista para el próximo sábado. Su intención es desligar ambos procesos y que no se use el Gobierno autonómico en la recta final de las negociaciones en los municipios, donde los pactos de izquierda podrían dejar al PP sin alcaldes en tres capitales. Ciudadanos admite estar cerca del apoyo si se acepta media docena de condiciones y el PSOE firma que pedirá la renuncia de Manuel Chaves si es imputado.

Más información
Susana Díaz retoma las negociaciones con Ciudadanos para su investidura
El PP pierde las mayorías absolutas y gana en Sevilla por la mínima
Teresa Rodríguez: "Nuestras condiciones son asumibles y a coste cero"

Podemos acude a la espera de “gestos”, pero sin un rechazo previo. IU vaticina una próxima resolución y el PP ve un acuerdo global de la izquierda que le dejaría sin las alcaldías, entre otras ciudades, de Sevilla, Córdoba y Cádiz, pese a las reticencias de los socialistas en esta capital para apoyar a la agrupación que respalda Podemos.

Díaz envió un ultimátum el viernes a los partidos de la oposición y los convocó este lunes y martes para acabar con la interinidad del Ejecutivo. Necesita una mayoría simple, es decir, más votos positivos que negativos para ser investida, que podría conseguir si suma a sus 47 representantes el sí de los nueve diputados de Ciudadanos, la improbable abstención de los 33 del PP o las del partido de Albert Rivera (C’s) y Podemos, que cuenta con 15 escaños. IU dispone de cinco votos. Si en 48 horas no se consigue este acuerdo, el PSOE está dispuesto a que se convoquen elecciones de nuevo en septiembre.

Las posiciones más cercanas son las de socialistas y Ciudadanos, formación que lidera Juan Marín y que ya habla de un posible voto favorable tras la reunión del comité de acuerdos poselectorales del pasado día 26, donde se estableció que, “a través de un proceso de negociación” sobre sus propuestas, “será posible cambiar la posición [de rechazo] hacia la abstención o al voto favorable”.

Viñeta Peridis 8 junio, 2015.
Viñeta Peridis 8 junio, 2015.Peridis

Fuentes de la negociación afirman que la abstención se baraja desde que el PSOE ha aceptado el acuerdo anticorrupción, bajar el tramo autonómico del IRPF, impulsar políticas de apoyo a emprendedores y medidas para potenciar la investigación y desarrollo. Llegar al apoyo directo depende de que el partido de Díaz acepte acabar con el aforamiento de diputados en el ámbito autonómico, limitación de mandatos, eliminación de la libre designación por debajo del puesto de secretario general y modificaciones en los procedimientos de contratación pública. También exigen que la candidata firme por escrito que exigirá la renuncia al escaño en el Congreso del expresidente de la Junta Manuel Chaves si resulta imputado en el caso de los ERE. Díaz ya anunció que lo haría en cuanto hubiera una resolución del Supremo, donde está la causa del dirigente socialista por ser aforado.

Los pactos de izquierda relegan al PP

Los pactos de izquierda dejan al Partido Popular con escaso margen de negociación, ya que aún mantiene como premisa para su abstención que se deje gobernar a la lista más votada en todas las instituciones, lo que le permitiría conservar las alcaldías de Sevilla, Córdoba, Jerez, Marbella y Cádiz. Un acuerdo para la investidura de Díaz dejaría la cuestión de la Junta al margen, podría impulsar los acuerdos del PSOE con otras formaciones y relegar al PP de Juan Manuel Moreno a Almería, Málaga, Jaén y Granada, donde mantienen negociaciones avanzadas con Ciudadanos.

En Cádiz,  la agrupación de Podemos es la segunda fuerza y necesita el apoyo de los concejales socialists. El candidato, José María González, Kichi, mantiene abierta la puerta y ha emplazado al PSOE que diga cuándo, cómo y dónde se reúnen. El PSOE se debate entre apoyar a esta formación, con la que no mantiene relaciones fluidas, o votarse a sí mismo, lo que supondría dejar de nuevo la alcaldía a la popular Teófila Martínez, y asumir el coste político de esta decisión.

Podemos acude el martes sin un rechazo predeterminado. Según la líder andaluza de esta formación, Teresa Rodríguez, están dispuestos a analizar “gestos” y “propuestas” concretas que eviten los desahucios en Andalucía y mantienen su exigencia de reducción de altos cargos en la Junta de Andalucía con la aportación previa del listado real de los mismos. A partir de ese momento, volverán a analizar su posición, que hasta ahora ha sido de rechazo a la investidura. “Seguimos firmes, pero abiertos al diálogo, como lo hemos estado siempre”, afirmó Rodríguez.

El coordinador de IU, Antonio Maíllo, acude dispuesto a “escuchar y decidir”, pero descarta que haya riesgo de unas elecciones anticipadas. Esta formación, con cinco escaños, piensa ya en “la unión de alianzas” con las formaciones de izquierda ante los nuevos comicios generales y en los Ayuntamientos, donde cuenta con 48 mayorías absolutas y 21 relativas.

El PSOE no quiere que se utilice la investidura, tras casi tres meses de interinidad, en la recta final de la negociación de las alcaldías. “No tienen nada que ver y no habrá cambalache”, afirma.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS