Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La escocesa Cairn Energy renuncia a los sondeos en el Golfo de Valencia

La empresa ha solicitado al Ministerio de Industria la extinción de los permisos que tenía

Cartel contra las prospecciones en la lonja del puerto de Castellón.
Cartel contra las prospecciones en la lonja del puerto de Castellón.

La escocesa Cairn Energy no buscará petróleo y gas en el Golfo de Valencia. Este proyecto, y otros similares en el Mediterráneo, mantenía dividido al PP: los Gobiernos valenciano y balear rechazaban las prospecciones mientras desde el Ministerio de Industria se apoyaban. Pero Cairn ha pedido a Industria que extinga los cuatro permisos (de 2010) que tenía y amparaban los sondeos acústicos que quería hacer. Da este paso ante el más que probable veto por parte del Ministerio de Medio Ambiente a sus planes y al entender que, con el silencio administrativo, el Gobierno ha rechazado su proyecto. 

Cairn era uno de los puntales de la fiebre en España de las prospecciones marinas en busca de hidrocarburos. Pero comenzó a retirarse el 31 de diciembre, cuando cerró las oficinas en Madrid de su filial, Capricorn Spain Limited. Lo hizo un mes después de que se conociera un informe de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar que alertaba del peligro para varias especies protegidas de los sondeos acústicos, algo parecido a una ecografía del fondo marino para tratar de descubrir si hay estructuras geológicas que puedan albergar gas o petróleo.

Industria recibió a principios de mayo un escrito de la empresa en el que pedía que se extingan los cuatro permisos de investigación que tenía: Benifayó, Gandía, Alta Mar 1 y Alta Mar 2. Eran el paraguas legal que permitía a Cairn tramitar la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) que le hubiera permitido hacer los sondeos. "Al ver que la DIA iba a ser negativa, han decidido renunciar porque supongo que tiene menos coste de imagen pública", ha indicado este martes Carlos Bravo, miembro de la Alianza Mar Blava, una asociación contraria a las prospecciones en el Mediterráneo.

Fuentes de Industria han indicado que, "en principio, la renuncia no conlleva ninguna sanción administrativa", a diferencia del caso de Repsol, que ha decidido no continuar en Canarias con sus prospecciones.

En el escrito presentado ante Industria, la compañía lamenta que "pese a los numerosos escritos, correos electrónicos y llamadas telefónicas a la Administración" no han conseguido "interlocución" desde el Gobierno que les permita "confiar" en que "se obtendrán los permisos necesarios". La empresa entiende que, "por obra del silencio administrativo se considera denegada la autorización para la ejecución de la campaña sísmica". Por ello, según Cairn, "no se considera otra alternativa que la de solicitar la extinción de los permisos".  

Mientras, desde el Ministerio de Medio Ambiente, que no fue informado por Industria de la renuncia de Cairn hasta finales del mes pasado, han pedido a la empresa que ratifique que su intención es que los permisos sean extinguidos. Si en un plazo de diez días no hay respuesta, este ministerio archivará la DIA que Cairn tramitaba para realizar los sondeos. Los trabajos estaban previstos durante 75 días en un área de situada a unos 50 kilómetros del puerto de Valencia, a 28 al sur de las Islas Columbretes y a unos 50 al oeste de la isla de Ibiza.

Pese a la renuncia en el Golfo de Valencia, Cairn tiene otros dos proyectos más en España a los que, en principio, no ha renunciado. Ha solicitado permisos de exploración también en el Golfo de León y el Golfo de Vizcaya, aunque aún no ha recibido respuesta por parte del Gobierno. La compañía ha asegurado este martes que "mantiene el interés en España" y quiere "seguir trabajando con el ministerio" en los otros dos proyectos.

El futuro de las prospecciones en el Mediterráneo parece cada vez más complicado. Existe otro informe de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, que también critica la viabilidad del proyecto de sondeos acústicos marinos de la empresa Spectrum Geo Limited en las Baleares.

Más información