Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE está dispuesto a pactar con Podemos, pero “no a cualquier precio”

El Comité Federal de los socialistas avala la estrategia de alianzas poselectorales

Sánchez y César Luena (a su izquierda), con los barones regionales del PSOE ayer en Ferraz. Ampliar foto
Sánchez y César Luena (a su izquierda), con los barones regionales del PSOE ayer en Ferraz.

El comité federal del PSOE avaló ayer pactos con Podemos para permitir Gobiernos socialistas en al menos tres comunidades —Castilla-La Mancha, Extremadura y Asturias—, pero no “a cualquier precio”. Pese a que los líderes autonómicos del partido asumen que necesitan a la formación de Pablo Iglesias, no solo descartan alianzas de Gobierno sino que varios de ellos manifestaron su malestar ante el triunfalismo mostrado por Iglesias y la plana mayor de Podemos tras el 24-M. Pedro Sánchez dejó claro que el PSOE no va a “girar” y la andaluza Susana Díaz llamó a la “prudencia y la responsabilidad”.

El máximo órgano de dirección del PSOE entre congresos aprobó una resolución que refleja con claridad la filosofía del diálogo con Podemos. “El Partido Socialista”, señala el documento, “está dispuesto a buscar esos entendimientos con generosidad y apertura de miras, sin imposiciones ni apriorismos, pero es nuestra obligación dejar claro desde el principio que nuestro objetivo no es pactar y llegar a los diferentes Gobiernos a cualquier precio”. Esta advertencia recoge el espíritu de la intervención inicial del secretario general de los socialistas, quien fijó los límites de los acuerdos. “El PSOE solo gobernará cambios seguros y coherentes con el proyecto socialdemócrata”, señaló Pedro Sánchez.

Madina critica el optimismo de la dirección

El diputado socialista Eduardo Madina, adversario de Pedro Sánchez en el proceso de primarias internas con el que hace un año el PSOE eligió a su secretario general, criticó ayer el optimismo de la dirección ante los resultados del pasado domingo. “Me alejo de la euforia y del análisis complaciente. Los números no dicen eso”, señaló en el comité federal de la formación. El parlamentario llamó a tener ambición para que el PSOE sea en las próximas elecciones generales no solo la primera fuerza de la izquierda, sino que supere al PP. “Tenemos que ser un activo de Gobierno y saber para lo que es”, mantuvo Madina.

Amparo Valcarce, diputada autonómica del Partido Socialista de Madrid y próxima al exbarón regional Tomás Gómez, pidió que Antonio Miguel Carmona apoye a Manuela Carmena, cabeza de lista de Ahora Madrid en el Ayuntamiento, pero solo a cambio de responsabilidades en el Gobierno municipal. Esta petición choca con la estrategia de pactos aprobada por el PSOE.

Sánchez, que se reunirá con Iglesias a principios de la semana que viene, rechazó, por tanto, ese giro “de 180 grados” que, a falta de concreción, pide la dirección del nuevo partido a los barones socialistas. “Nosotros no giramos, nos reafirmamos en los principios de la socialdemocracia que representamos y tanto necesita España”, agregó.

A pesar de ello, el clima en el partido es favorable a buscar un entendimiento con Podemos, asumiendo que ambas formaciones solo se brindarán apoyos externos. La presidenta en funciones de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que más de dos meses después de las elecciones autonómicas en esa comunidad todavía no ha sido investida, lanzó, en su intervención a puerta cerrada, algunos avisos en clave interna. “Somos el único partido que ocupa la centralidad, tenemos que seguir aspirando a ocupar esa centralidad, aspirando a recuperar parte de nuestro voto que se ha ido a otras fuerzas políticas”, destacó la dirigente andaluza en referencia a Podemos.

Díaz, que fue la primera en intervenir tras el secretario general, pidió a los suyos “prudencia” y “responsabilidad”, y apeló a la “coherencia”. “Nadie puede garantizar, como nosotros, un discurso coherente en todos los territorios de nuestro país. Nadie, ni puede hacerlo el PP ni lo pueden hacer los emergentes. No lo puede hacer Podemos, que está diciendo en cada territorio de España una cosa distinta”. En definitiva, Díaz pidió al PSOE “no disfrazarse” para no perder su identidad.

Le contestó, de forma indirecta, Emiliano García-Page, que necesita a la formación de Iglesias en Castilla-La Mancha. El barón socialista prometió actuar con cautela: “No vamos a hacer ninguna locura, por gobernar no vamos a hacer cualquier cosa, y es evidente que no vamos a pagar peajes innecesarios, pero tenemos que entender el mensaje de cambio instalado en toda España y lo tenemos que liderar”, dijo.

Gobernar con estabilidad

Los secretarios generales de Extremadura y Asturias, Guillermo Fernández Vara y Javier Fernández respectivamente, apostaron por empezar a buscar acuerdos de investidura y más tarde tratar de sellar pactos de legislatura que permitan gobernar con estabilidad. El presidente en funciones del Principado de Asturias, que siempre se ha mostrado receloso con respecto a Podemos, también antepuso la prudencia a las prisas. “No podemos gobernar a cualquier precio ni que nos pierda la ansiedad. No vamos a dar cheques en blanco, queremos Gobiernos estables”, aseveró.

[/LADILLO]La excepción en el mapa general de pactos es la Comunidad Valenciana, donde la fuerza de Compromís, formación que la dirección de Podemos considera próxima, altera el panorama. “Queremos pactos de progreso, pactos de ida y vuelta y de dignidad. No se trata de que los votos del PSOE sean solo buenos para apoyar, sino que también son buenos y dignos para recibir”, señaló en este contexto el dirigente valenciano Ximo Puig.

En cualquier caso, el objetivo del PSOE es gobernar en seis comunidades autónomas. Este número es el que fijó ayer el propio Pedro Sánchez. En Asturias, auguró, gobernará Javier Fernández, “premiado por su gran trabajo”; en Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, “que pronto, pronto, pondrá fin al Gobierno de Cospedal”; en Extremadura, Guillermo Fernández-Vara —“había ganas, muchas ganas del cambio en Extremadura”, dijo—; en Valencia gobernará Ximo Puig “y volverá la decencia a la Generalitat”; en Baleares, Francina Armengol, “pondrá fin a un gobierno que no quieren la mayoría de los baleares”; y en Aragón, concluyó, “Javier Lamban hará un magnífico Gobierno”.

La pelota está en el tejado de Podemos, cuyos líderes territoriales comenzarán a reunirse la semana que viene con sus homólogos del PSOE. Nadie habla todavía de condiciones concretas, aunque en ambos partidos ya se da por sentado que llegarán a algunos acuerdos.