Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IU y UPyD son las principales víctimas del cambio político

IU aguanta en las municipales, con similares concejales aunque con 400.000 votos menos

El derrumbe de UPyD obliga a Rosa Díez a renunciar al liderazgo del partido

Resultados de las elecciones 24M
El exsecretario general de PCE Francisco Frutos, en el hotel elegido por IU.

Izquierda Unida y UPyD han resultado las grandes perjudicadas por el empuje de Podemos y Ciudadanos en las elecciones municipales y autonómicas celebradas ayer. IU aguanta en las municipales, donde pierde 400.000 votos y obtiene un número similar de concejales al de 2011, pero se desploma en las autonómicas: sale de cuatro de los ocho Parlamentos donde tenía representación. La debacle de la coalición en Madrid (expulsada de todas las instituciones) agudiza aún más su ya cruda lucha interna. El derrumbe de UPyD, que consumó la tendencia apuntada en las elecciones andaluzas, obligó anoche a Rosa Díez a renunciar al liderazgo del partido.

El vendaval de los partidos emergentes ha sacado de la zona de confort al bipartidismo pero asesta un duro golpe a los minoritarios y se lleva por delante a UPyD, que pierde toda representación autonómica (salvo un diputado en País Vasco, porque ayer no celebraba comicios regionales)  y mantiene una representación en los municipios testimonial. El partido se dejó la mitad de su apoyo en las municipales, con 229.458 votos y 129 concejales, frente a los 465.125 sufragios y 152 ediles de 2011. Al filo de la medianoche, una compungida Rosa Díez anunció que renunciaba a presentar candidatura en el consejo de dirección del partido. “Es una lástima”, dijo Díez sobre los resultados. “Espero que los ciudadanos hayan elegido bien”, opinó la líder de UPyD, para quien los votos obtenidos eran “muchos menos de los que se merecían los candidatos” de su partido.

En Izquierda Unida, un “doble sentimiento”, en palabras de Cayo Lara, coordinador general, invadió la formación, con un resultado desigual pero que no dejaba de ser amargo, sobre todo por la pérdida de Madrid. Lara calificó de “muy buenos” los resultados en las municipales, en las que lograron 1.054.662 votos y 2.216 concejales (con el 99% escrutado) frente a los 1.424.000 votos y 2.230 concejales de 2011.

Rosa Díez comparece para comentar los resultados de UPyD.
Rosa Díez comparece para comentar los resultados de UPyD. EFE

Lara destacó que la confluencia con otras fuerzas había dado muy buenos frutos. “Hemos multiplicado los resultados electorales en los procesos de convergencia”, dijo, y aludió a ciudades como Zaragoza, Barcelona, Santiago, Alicante, A Coruña y Zamora (donde no había candidatura de confluencia pero IU quedó como segunda fuerza por detrás del PP). “Vamos a poner el punto de mira en seguir planteando las convergencias para derrotar a la derecha”, incidió Lara. La coalición salvó su principal feudo, Rivas Vaciamadrid, la ciudad de mayor población en la que gobierna (80.400 habitantes), y espera aumentar su número de concejales, porque el Ministerio del Interior no computa todas sus coaliciones (un 65% de sus candidaturas son en coalición).

El lado negativo estaba en las autonómicas, donde IU se hundió y perdió la representación en los Parlamentos de Extremadura, Murcia, la Comunidad Valenciana y Madrid. La coalición de izquierdas mantiene parlamentarios en Aragón (un escaño), Asturias (Gaspar Llamazares logra el mejor resultado autonómico, con cinco diputados), Castilla y León (un escaño) y Navarra (dos representantes). De 35 parlamentarios autonómicos, IU se queda con 9.

Pero el peor resultado, el más doloroso para IU estaba en Madrid, donde sus luchas intestinas provocaron su salida de las instituciones por primera vez en su historia. Ni el poeta Luis García Montero ni la candidata de la capital Raquel López lograron representación, y esta última —cuya candidatura no fue reconocida por la dirección federal— encontró rápidamente un culpable claro de lo ocurrido: López llamó “miserable” a Alberto Garzón, el candidato a la presidencia del Gobierno, por su falta de respaldo. "Que [Garzón] vaya buscando la puerta, porque si no se la voy a indicar yo muy gustosa", dijo la concejal de IU, que reclamó al coordinador general, Cayo Lara, que reaccione rápido y convoque una asamblea extraordinaria. 

Lara eludió hablar anoche de responsabilidades, e insistió en que lo importante es que el PP ha sido derrotado en Madrid. El líder de IU no contestó a la pregunta de si se planteaba dimitir por lo ocurrido en la capital. “Lo que ha pasado en Madrid ya es agua pasada”, concluyó. Pero el fracaso madrileño augura que nada más lejos de la voluntad de Lara: la guerra no ha hecho más que empezar.

Más información