Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cuatro grandes partidos coinciden en bajar impuestos

PSOE y Podemos devolverían la asistencia sanitaria a los inmigrantes y PP y Ciudadanos eliminarían los aforados

Elecciones 24M
Un operario trabaja en los preparativos en el almacén central del material electoral de la Comunidad de Madrid. EFE

Cuatro partidos se disputan la mayor parte del pastel del voto en las elecciones de este domingo, según las encuestas. PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos presentan proyectos políticos diferenciados, que se distancian en temas clave, pero que también tienen puntos en común. En tanto en que son las fuerzas que se repartirán el poder autonómico y municipal a partir del lunes, sus coincidencias deberían poder darse por hechas. Un repaso a sus programas para las elecciones que se celebran mañana revela que así, por ejemplo, a partir del 24-M bajarán algunos impuestos, los ciudadanos conocerán las declaraciones de bienes de todos los diputados regionales y los contratos y adjudicaciones se harán públicos.

Si el PSOE y Podemos logran el poder el domingo, por ejemplo, se devolvería la asistencia sanitaria a los inmigrantes, ya que ambos comparten esa propuesta, y si son Podemos y Ciudadanos los que tienen en su mano las decisiones de Gobierno la dación en pago podría ser una realidad. PP y Ciudadanos, por su parte, coinciden en la medida de eliminar los aforados autonómicos.

Los que siguen son los puntos en común y las discrepancias principales en los compromisos electorales con los que las cuatro fuerzas concurren mañana a las urnas.

- Impuestos. En el programa marco autonómico del PP, los populares defienden “revisar” los tramos autonómicos del IRPF para “aumentar la renta disponible de las familias”, esto es, bajar el impuesto sobre la renta, aunque no especifican en qué cuantía o a qué contribuyentes. Son los programas de los candidatos los que concretan según su criterio esa rebaja: por ejemplo, Cristina Cifuentes, la candidata popular en Madrid, incluye una deducción del tramo autonómico en un 10% a familias con ingresos de menos de 24.000 euros y dos menores a cargo. María Dolores de Cospedal, candidata del PP en Castilla La Mancha (que ha esperado al último día de campaña para hacer público su programa) lleva una reducción de un punto porcentual en los dos tipos inferiores autonómicos del impuesto de la renta.

El programa autonómico del PP también promete reducir el Impuesto de Sucesiones y Donaciones para padres e hijos y entre cónyuges, y “modular las tasas a la capacidad económica del contribuyente”. En su programa marco municipal, el PP no incluye ninguna referencia a la fiscalidad. Su candidata a la alcaldía de Madrid, Esperanza Aguirre, se ha comprometido en el decálogo con el que se presenta a las elecciones a bajar el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) al mínimo legal (el 0,4%).

Los socialistas, por su parte, consideran que hay que recuperar el Impuesto de Sucesiones, estableciendo un mínimo homogéneo para que no haya competencia fiscal entre comunidades. El candidato a la presidencia de la comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, opta por incorporar en su programa el Impuesto de Patrimonio, pero para el que estarán exentos los patrimonios inferiores a un millón de euros.

El PSOE incluye en su programa municipal que la Iglesia pague el IBI como el resto de ciudadanos en aquellos bienes inmuebles con uso industrial, residencial, o lucrativo. El candidato a la alcaldía de Madrid, Antonio Miguel Carmona, apuesta por bajar el IBI.

Podemos también opta por bajar impuestos, reduciendo los tipos mínimos del IRPF a quienes ganen menos de 50.000 euros, pero al mismo tiempo aumenta los tipos para los de más de 50.000 euros y recupera el Impuesto de Patrimonio donde estuviera derogado con un mínimo exento de 400.000 euros. En el Impuesto de Sucesiones, derogarán las bonificaciones a las rentas altas y aumentarán la reducción general por parentesco.

Ciudadanos carece de programa marco autonómico (ha dejado que sea cada candidato el que presente sus propuestas) y en el programa marco municipal no incluye medidas sobre fiscalidad. Tampoco los documentos de algunos de sus candidatos (como el de Madrid, Ignacio Aguado) especifican qué harán con los impuestos. La candidata al Ayuntamiento de la capital, Begoña Villacís, sí promete una fuerte rebaja del IBI, aunque algo menor que la de Esperanza Aguirre (Villacís habla de un tipo impositivo del 0,48%). Hace falta acudir al programa económico para las generales del partido de Albert Rivera para tener referencias sobre qué plantean hacer en Ciudadanos con los impuestos: en este, se propone reducir el número de tramos de la tarifa general del IRPF a tres, bajar los tipos del Impuesto del Patrimonio (con un mínimo exento de un millón de euros, como el del PSOE) y un Impuesto de Sucesiones que sea el mismo en todas las comunidades y que no lo paguen las clases medias.

-Corrupción y transparencia. La lucha contra la corrupción y los avances en transparencia son las materias que más acercan a los cuatro partidos con más expectativa de voto. La coincidencia es total en torno a dos medidas: la obligación de publicar el patrimonio de los cargos autonómicos al principio y al final de su mandato y que los contratos y adjudicaciones se hagan públicos.

El PP promete un registro público de los contratos autonómicos que puedan consultar los ciudadanos, el PSOE los publicará en una web de transparencia de cada comunidad autónoma, Podemos dice que deberán ser públicos “los de cualquier departamento” y que los contratos menores se difundirán trimestralmente; y el partido de Albert Rivera que los ciudadanos tendrán pleno acceso a todos, “incluyendo informes jurídicos y de intervención, memorias, así como participantes en las mesas de contratación”.

En la lucha contra la corrupción, el PP promete publicar también las retribuciones de los cargos autonómicos. Podemos lleva más allá la exigencia al pedir una declaración mensual de los gastos de los cargos públicos en el ejercicio de su función y Ciudadanos limita a dos años el mandato para todos los cargos públicos de Gobierno autonómicos.

Los partidos desarrollan sus propias baterías de medidas contra la corrupción. El PP incluye también una reforma legal para que se adelante el juicio oral a medida que se vayan instruyendo delitos. Los socialistas plantean poner en marcha en las comunidades autonómicas planes de prevención de riesgos de corrupción, que incluirán protección para funcionarios que denuncien irregularidades. Podemos apuesta por crear una oficina antifraude que la investigue y quiere un fichero de los condenados. Ciudadanos dice que sus cargos electos se comprometen a renunciar a su condición de cargo electo si son imputados por corrupción, apuesta por la incompatibilidad de sueldos y propone crear en el seno de los partidos un órgano de control interno anticorrupción.

En Madrid, si PP y Ciudadanos llegaran a un acuerdo podrían eliminar los aforados, dado que ambos partidos comparten la medida. La candidata del PP en la comunidad, Cristina Cifuentes, se ha comprometido a ello, y el candidato de Ciudadanos, Ignacio Aguado, lo lleva en su programa.

-Sanidad. El modelo público y el que promueve privatizaciones y externalizaciones separa a las cuatro fuerzas políticas. El PSOE y Podemos llevan en sus programas electorales la apuesta por una sanidad pública sin recortes –los socialistas quieren blindar el PIB destinado a la salud y suprimir copagos- y Podemos incluye el compromiso de revertir las privatizaciones “en la medida de lo posible”. El PP, que ha privatizado hospitales en las comunidades en las que gobierna, nada dice acerca de si profundizará en las externalizaciones, y opta por garantizar que haya el mismo catálogo de prestaciones en todas las autonomías. Ciudadanos no se manifiesta sobre el modelo de privatización sanitario, y apuesta por dar más recursos a los centros “con mejores resultados”.

- Educación. El PP defiende claramente garantizar la escuela concertada y el “derecho al estudio en castellano” (en referencia al modelo de inmersión lingüística catalán). El PSOE, por su parte, se compromete a aumentar las becas para estudiantes en paro y sin recursos para el estudio de másteres. Podemos no se pronuncia sobre la escuela concertada o el modelo lingüístico en las aulas, y promete becas de comedor y reducir las ratios de alumnado. En la universidad, el partido de Pablo Iglesias quiere bajar las tasas de matrícula y aumentar las becas (sin detallar en cuánto o cómo). Ciudadanos tampoco señala nada en su programa acerca de si promoverá la educación concertada y privada, y habla de incrementar los centros bilingües en inglés y establecer un sistema de becas complementario al estatal.

- Inmigración. PSOE y Podemos quieren devolver la asistencia sanitaria a los inmigrantes, un derecho que ni PP ni Ciudadanos contemplan en sus programas. Los socialistas han propuesto en Madrid otorgar a los inmigrantes un DNI local para que puedan acceder a servicios de salud, transporte e incluso a pisos tutelados. Los populares sí que proyectan que puedan acceder con normalidad a las políticas activas de empleo. El partido de Pablo Iglesias añade el compromiso del fin de las identificaciones policiales basadas en perfiles étnicos.

- Desahucios. Las cuatro formaciones contemplan el alquiler social para las familias desahuciadas, pero la dación en pago les separa. El PP explica en su programa que “mantendrá” las medidas de acuerdo con las entidades financieras “que faciliten una segunda oportunidad” a las familias. El PSOE se compromete a que no habrá desahucios sin que la Administración haya intermediado con la entidad para que se dé a la familia una alternativa de alquiler social o un plan de reestructuración de la deuda. Podemos y Ciudadanos plantean abiertamente la dación en pago (que la entrega de la casa salde la deuda). El primero incluso de forma retroactiva.

Más información