Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy ataca a los emergentes por “caducos y viejos doctrinarios”

Miembros de un grupo antiddesahucios se cuelan en el mitin del líder del PP en Barcelona y son expulsados al grito de "libertad"

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, atacó esta noche en Barcelona con más dureza y contundencia que habitualmente a los llamados partidos emergentes, entre los que nunca cita ni a Podemos ni a Ciudadanos, y a los que descalificó como formaciones "caducas, antiguas y trasnochadas" con dirigentes que defienden "viejas doctrinas de mi época universitaria". Rajoy repitió esta misma idea dos veces, para remarcar también que "algunos que llevan en la política cinco minutos son más antiguos que los que estaban en el siglo XIX".

El mitin de esta noche en Barcelona capital comenzó con el boicoteo de tres miembros del PAH, la plataforma antidesahucios, que se colaron en el pabellón Nova Icaria, y se sacaron pancartas con lemas contra el Gobierno y fueron expulsados del recinto por los servicios de seguridad del PP mientras el público asistente gritaba "libertad, libertad".

A la llegada de Rajoy al pabellón deportivo ya le esperaba un grupo de apenas medio centenar de componentes de la PAH, que fueron acordonados por los Mossos, que pusieron en marcha un gran dispositivo de seguridad. Tras el vídeo promocional del PP y de la marca España, que recibió una calurosa acogida por los simpatizantes, que gritaron varias veces "¡Viva España!", dos miembros de la PAH y otro del colectivo de afectados de la estafa de Fórum y Afinsa se levantaron, expresaron su malestar y fueron expulsados. Rajoy intentó no hacerles caso a los dos primeros. Al tercero, y tras comprobar el malestar de los asistentes, les dedicó una frase corta para continuar con su discurso: "Vamos a continuar que yo ya estoy acostumbrado".

Para el resto de su alocución Rajoy siguió las pautas habituales. Presumió de hablar con orgullo de las cosas buenas que suceden en el país, ensalzó la capacidad del PP y de sus candidatos para gobernar y ser fiables en tiempos difíciles y arremetió indirectamente también, como estaba en Barcelona, contra los partidos que promueven iniciativas independentistas. También a esas formaciones las despachó como "enemigos de la libertad, instalados en posiciones decimonónicas del pasado". El líder popular recordó ahí cuando la Generalitat de Cataluña intentó hace tres años financiarse con bonos patrióticos al 7,75% y nadie en los mercados le escuchaba mientras que ahora, según su criterio siempre gracias a sus políticas, lo podrían hacer al 0%.

Ese aval económico, esa mejoría de la situación financiera del país, es para Rajoy la gran razón de ser de todas sus políticas hasta ahora y de las promesas futuras y él entiende que esas medidas son en las que deberían centrarse todas las administraciones e instituciones y no en "adelantar elecciones y organizar referédums y culpar de todo a los demás, como si ellos no hubieran tenido jamás responsabilidades de Gobierno". Esa crítica general le vale para meterse tanto con el PSOE andaluz de Susana Díaz como con la CiU de Artur Mas o los partidos emergentes que propugnan "fórmulas caribeñas y quieren crear fronteras y quitar libertades".

Esa apelación de Rajoy al "buen gobierno" y a gobernar con responsabilidad, que el líder del PP sostiene que solo hace su partido, le sirvió también para cuestionar a CiU y Mas por someter al país a "tensiones cada cuarto de hora" y por no ser "cauto" y no saber "priorizar".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información