Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición consuma el tercer rechazo a Díaz como presidenta

La investidura de la candidata socialista se aplaza hasta después del 24-M

Susana Díaz, en su tercera votación.

Por tercera vez en nueve días, 33 diputados del Partido Popular, 15 de Podemos, nueve de Ciudadanos y cinco de Izquierda Unida han pronunciado no cuando han sido llamados a votar la investidura de Susana Díaz como presidenta de la Junta de Andalucía. La votación ha registrado otras vez 62 noes frente a los 47 síes de los diputados del grupo socialista. Al contrario que en las dos ocasiones anteriores, el presidente del Parlamento andaluz, Juan Pablo Durán, no ha puesto fecha a la reanudación del pleno. Los socialistas opinan que si no hay un acuerdo cerrado, la nueva sesión debe celebrarse después de las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo. Si a los dos meses de la primera votación (5 de mayo) Díaz no resulta elegida deberá de nuevo convocar elecciones andaluzas.

La sesión, que ha comenzado a las once de la mañana, apenas ha durado 13 minutos. La ronda de contactos abierta por los socialistas el martes y miércoles pasado para lograr la abstención de al menos 16 diputados no fue posible. Estas reuniones se celebraron bajo el impacto de una nueva investigación judicial sobre la adjudicación por parte de la Junta de Andalucía del concurso para la reapertura de la mina de Aznalcóllar (Sevilla). En un auto judicial con fecha del 7 de mayo, la titular del Juzgado de Instrucción 3 de Sevilla reprocha a la Administración que concediera la reapertura de la mina mediante un concurso público sin "el más mínimo rigor". Esta mina provocó en 1998 uno de los mayores desastres medioambientales en Andalucía por la rotura de una balsa de residuos que liberó 4,5 millones de hectómetros cúbicos de lodos tóxicos en el entorno de Doñana.

Para salir elegida, Susana Díaz necesita de mayoría simple, es decir, más votos afirmativos que negativos. Desde la primera votación ha reclamado la abstención de los grupos de la oposición y no su apoyo expreso, porque como dejó dicho la candidata tras las elecciones andaluzas del 22 de marzo su intención es la de gobernar en solitario.

En esta ocasión, el PP se agarró para votar no a la votación en la nueva investigación judicial abierta, mientras que el resto de la oposición (Podemos, Ciudadanos e IU) ha justificado su rechazo en que el PSOE no ha satisfecho ninguna de sus demandas.

Al término del pleno, todos los partidos de la oposición han insistido en la necesidad de que Susana Díaz pilote en primera persona las negociaciones para desbloquear la investidura. Díaz ha contactado estos días con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y con los líderes de Podemos, Pablo Iglesias, y de Ciudadanos, Albert Rivera, como ha adelantado EL PAÍS. Los dirigentes de la oposición han señalado que son ellos los interlocutores de lo que ocurre en Andalucía. En este sentido, el presidente de los populares, Juan Manuel Moreno, ha reprochado a Díaz que "no coja el toro por los cuernos" y lidere las negociaciones. "Queda patente que el mayor obstáculo para la estabilidad de Andalucía se llama Susana Díaz", ha agregado. "Si se tienen que repetir las elecciones será porque el PSOE no es capaz de ejercer la necesidad de que se dé un gobierno en un Parlamento plural", ha afirmado la líder de Podemos, Teresa Rodríguez.

El portavoz parlamentario del PSOE, Mario Jiménez, ha señalado que, tras esta tercera votación, se ha evidenciado otra vez que existe un "bloque del no" liderado por Rajoy y que tiene la intención de impedir que Andalucía tenga un gobierno. El socialista ha pedido a Podemos, Ciudadanos e IU que reflexionen y abandonen su "vasallaje" y la "pinza inexplicable" que tienen con los populares. Ha asegurado que estas tres formaciones se han convertido en "vasallos" y "comparsa" del PP. "Andalucía no se va a someter a ningún tipo de trapicheo, mercadeo de intercambio de cromos ni va a ser moneda de cambio de nada ni de nadie", ha afirmado.

Más información