Rajoy examina su liderago y su poder

El presidente del Partido Popular empieza a mejorar su valoración en el peor momento para que su partido revalide los éxitos de 2011

Rajoy con tres empleados de un vivero de Alhaurín de la Torre (Málaga).
Rajoy con tres empleados de un vivero de Alhaurín de la Torre (Málaga).D. Pérez (EFE)

Mariano Rajoy se presenta el 24 de mayo a una muy peculiar y personal revalida electoral. Antes, durante 14 días, protagonizará 23 actos de campaña, como si fuese el candidato principal y único de estas cruciales elecciones municipales y autonómicas para su partido y para la continuidad de sus 32 años de larga carrera política. Hace cuatro años, el 22-M de 2011, un tsunami de votos del PP (37,6%) ahogó al PSOE (le sacó diez puntos y más de 4.500 concejales) y anticipó el final político de José Luis Rodríguez Zapatero. Rajoy logró entonces un hito de conquista de poder local (10 de las 13 autonomías en disputa), superó el récord de José María Aznar en 1995, y se presentó así a las puertas de La Moncloa sin hacer mucho ruido, tras una larga campaña anodina, de perfil bajo, hablando poco de corrupción y mucho de la crisis económica.

Más información
El PP pierde siete mayorías absolutas y solo la mantiene en Castilla y León
Colau desplaza a Trias como primera fuerza en Barcelona, según el CIS
UPyD, fuera de todos los Parlamentos
Encuesta del CIS de abril de 2015

Rajoy examina el 24-M el poder político actual del PP, su autoridad personal en el partido y, en buena parte, su grado de influencia y carisma ante los electores. Su liderazgo y su gestión.

El último trabajo del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), analizado con lupa este jueves en el gabinete del sociólogo Pedro Arriola, ratifica dos datos o tendencias reveladoras para los populares. El líder, tras tres años de penurias, recortes y decisiones difíciles al frente del Gobierno, donde sus cotas de valoración habían descendido hasta la penúltima posición de 14 dirigentes examinados (2,2 el pasado enero), empieza a coger algo de aire justo ahora, cuando el PP parece encaminarse irremediablemente a un drástico batacazo en las urnas.

El cuadro de valoración de líderes situó a Rajoy en el CIS de este jueves en la décima posición con un 2,49, muy por debajo de Pedro Sánchez, segundo, con un 3,59. Rajoy mejora algo con respecto al barómetro anterior de enero (2,24) y Sánchez empeora ligeramente (3,68). En la descripción de la confianza, el presidente gana un punto (pasa del 13% al 14% entre los que genera mucha o bastante) y reduce casi otro punto entre los que recoge poca o ninguna. Esos detalles de optimismo, que Arriola siempre ha defendido que acabarían por concederle la victoria al final ante la dispersión de la izquierda y la mejora de la economía, fueron sepultados este jueves ante la avalancha de noticias negativas para el PP en sus teóricos feudos territoriales.

El sondeo del CIS, dependiente del Ministerio de Presidencia, no solo refleja ahora un resultado apretado en autonomías antes socialistas como Extremadura y Castilla-La Mancha, que fueron el exponente del triunfo popular hace cuatro años con José Antonio Monago y Dolores de Cospedal, es que pone en duda la categoría de bastiones populares territorios como La Rioja y hasta Melilla.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
El PP se fija la meta de ganar el computo total de voto de las municipales

El PP no quiso ofrecer la imagen de la desesperación y la alarma. Prefirió agarrarse a que incluso ese sondeo del CIS reitera que serán el partido ganador en votos, concejales y escaños el 24-M. Ese será el mensaje esa noche electoral en la sede de Génova, junto a que los dos grandes partidos no se hunden y aguantan casi empatados en el computo total de voto de las municipales como ya sucedió en la pasada década.

Antes, Rajoy y los suyos, es decir ahora casi todos los líderes regionales menos Esperanza Aguirre en Madrid, se batirán por toda España para difundir la idea de que son el partido de la sensatez, el sentido común, la estabilidad y la seguridad para todos los españoles y, sobre todo, para las reflexivas y determinantes clases medias. El PP presentó este jueves mismo un vídeo electoral con ese objetivo. El otro lema es el de que ha comenzado la recuperación económica y la creación de empleo pero está en duda, como en el caso del liderazgo de Rajoy, si esa buena nueva llegará a tiempo.

Sobre la firma

Javier Casqueiro

Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS