Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallado muerto en una balsa el chimpancé huido del zoo de Mallorca

El simio se escapó del zoológico de Mallorca junto a una chimpancé hembra, que fue abatida

El chimpancé Adán, en el safarí de Mallorca.

La fuga de los dos chimpancés el pasado lunes del zoo safari de Mallorca ha tenido un desenlace trágico para la vida de estos dos animales. Adán, nombre del chimpancé macho, ha sido hallado muerto, supuestamente ahogado, en una balsa de la depuradora de sant Llorenç des Cardassar. Unos operarios municipales han encontrado este jueves a las 7.15 el cuerpo del simio flotando en un estanque de la instalación municipal vecina al zoológico donde el primate vivía en una jaula con una chimpancé hembra llamada Eva.

La hembra tuvo una aventura de libertad de apenas seis horas. La noche del mismo lunes, día en el que escapó, fue abatida a disparos por los agentes del servicio de protección de las especies.

La Guardia Civil había advertido de que estos simios podían ser violentos y peligrosos. El operativo de seguridad contó con la ayuda de helicópteros y perros expertos en rastreo. Las asociaciones proteccionistas y animalistas denunciaron las condiciones en que se encuentran los animales exhibidos en el del zoo y exigieron su clausura.

Adán estuvo en paradero desconocido durante unos tres días. En principio se pensó que se había perdido por un monte cercano llamado la Garriga o en el bosque de la montaña de Na Penya, en el levante de Mallorca. Los rastreadores ni lo encontraron, ni lo vieron cuando peinaron y ojearon las zonas aledañas al recinto zoológico. Tampoco tuvieron la oportunidad de capturarlo —para rescatarlo— con dardos o proyectiles con somníferos. Debía de tener sed, no sabía nadar, seguramente, y se ahogó dentro de la balsa. "Todo indica que la muerte ha podido ser por ahogamiento, aunque se está a la espera de la realización por parte del veterinario oficial de la necropsia del cuerpo", explica la Guardia Civil en un comunicado. 

Los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil inciden en que en el dispositivo "ha primado en todo momento la integridad física de las personas que pudieran encontrarse dentro del área de búsqueda de los animales", ya que se les consideraba peligrosos y agresivos. 

Con respecto a la muerte de Eva, los agentes del Seprona aseguran que intentaron que el medio para capturarla fuera el menos lesivo posible, pero que les resultó "imposible" utilizar otro distinto al que finalmente le causó la muerte por la "agresividad" que demostró. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información