Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy ve al PP como único partido “central y pivote de la democracia”

Cospedal aprovecha la presentación de su candidatura para detallar su oferta de rebajas fiscales en Castilla-La Mancha

Rajoy defiende la "independencia" del PP este sábado en Toledo.

“El PP es el único partido que garantiza la prosperidad y el empleo”. “El PP es el único partido de la moderación en España, no hay otro, y del espíritu de la Transición española”. “El PP es el partido central de la democracia y el pivote de la defensa de nuestras libertades”. Todas estas frases de Mariano Rajoy, ayer en la presentación de Dolores de Cospedal como la candidata a la Junta de Castilla-La Mancha en Toledo, tenían por objetivo defender con orgullo los grandes principios “de siempre” de su partido, para contraponerlos a los de todos sus rivales, especialmente ahora el PSOE y Ciudadanos, y para acaparar así todo el espacio del centro político, ideológico y electoral ante un año crítico de citas con las urnas.

Para descolgar a Ciudadanos de esa pugna en la competición por atraer al votante de centro, el PP pretende que se identifique bien claro y cuanto antes al partido que lidera Albert Rivera con el “Frente Popular de todos contra el Partido Popular”, como especificó ayer en Elche el vicesecretario de Programas del partido, Esteban González Pons. La idea es básica: Ciudadanos firma pactos de todos contra el PP, Ciudadanos va a negociar esta próxima semana la investidura de la socialista Susana Díaz en Andalucía, Ciudadanos colabora ya en algunos otros Gobiernos en España con el PSOE, algunos candidatos y políticos de Ciudadanos proceden del PSOE, luego Ciudadanos no es una opción de centro moderado que pueda competir por el mismo espacio que el PP.

Pons abundó en el diferente significado de esa dicotomía: “El Frente Popular significa rencor y revancha y nosotros, pese a todo y con todo, siempre vamos a representar la reconciliación, la unión para trabajar todos juntos y el futuro. Cuando todos los partidos pactan contra el PP, pactan contra los ciudadanos que votan al PP y contra lo que el PP representa —bajadas de impuestos— y contra el respeto a la libertad individual y contra el espíritu de reconciliación nacional”.

Los dirigentes del PP utilizan a diario este argumentario con distintas variantes y el exponente más evidente de este axioma es el pacto por la sanidad pública firmado en Murcia (del que Ciudadanos se excluyó), otro similar en Castilla-La Mancha y, sobre todo, la candidatura de ese partido en... Madridejos.

Madridejos es un municipio toledano de apenas 11.000 habitantes, a 117 kilómetros de Madrid, cuna del azafrán y de Mariano Privado. El candidato ahora de Ciudadanos en Madridejos, secretario de política municipal en el partido en Castilla-La Mancha, fue antes alcalde socialista y hasta militante de IU. La acusación la formuló abiertamente la candidata Cospedal ante todo el auditorio y cosechó grandes aplausos: “Los candidatos del PP se sabe de dónde vienen y qué pensamos; los comunistas, los de Podemos, queremos, llegamos y ganamos no y otros [en alusión a Ciudadanos] se van cambiando de camisetas según les va interesando”.

Hasta las últimas encuestas internas del PP en Castilla-La Mancha sitúan su resultado el 24 de mayo en el límite de los 17 escaños que darán la mayoría absoluta y recogen la irrupción de Ciudadanos y de Podemos. El PP, por tanto, podría depender de un pacto con Ciudadanos para repetir gobierno en Castilla-La Mancha, como le ocurrirá a los populares en otros muchos territorios, y para determinar el futuro político de Cospedal. Por eso se comprenden mal estos ataques generalizados.

En el caso de Rajoy, que nunca cita a esa formación, le sirven para levantar ánimos alicaídos y para encumbrar los principios históricos del PP “no esclavos de modas” ni “suplantados por las circunstancias”. El líder popular aprovecha ahí para presumir de la independencia del PP frente a todos y frente a todo. No recibe “órdenes nada más que del conjunto de los españoles” ni aceptó, en los peores momentos, al inicio de su mandato en 2012, las presiones y opiniones que le reclamaban dentro de España y fuera que pidiera el rescate o sacara al país del euro. Resistió y los actuales datos macroeconómicos, con un crecimiento previsto del 2,9% y la expectativa de crear más de 600.000 empleos este 2015, le llevan a asegurar que las políticas del PP son las únicas que garantizan situarse en breve a la cabeza de Europa.

Por todas esas razones, Rajoy entiende que el PP debe ganar el 24-M:“Para poder decir más pronto que tarde a nuestros compatriotas: misión cumplida”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información