Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento llevará el barco quemado en Mallorca a un astillero de Valencia

La naviera Grilmaldi descartó el puerto de Mallorca porque sus gradas no son adecuadas para un buque tan grande

Estado actual del ferri incendiado el martes a 18 millas de Mallorca
Estado actual del ferri incendiado el martes a 18 millas de Mallorca EFE

La naviera Grimaldi, propietaria del buque Sorrento siniestrado ante la isla de Mallorca, y el Ministerio de Fomento coincidieron este viernes en disipar, de nuevo, las amenazas de un posible accidente medioambiental por contaminación marina. La propiedad y la autoridad marítima informaron de que la nave se llevará al puerto de Sagunto, Valencia. No ha habido vertidos en el mar y, además, se supone que no existe un grave riesgo de fractura del casco o hundimiento.

La nave fue presa de las llamas el pasado martes, día 28 de abril, y quedó en alta mar a la deriva. El jueves se la amarró a un remolcador y en unos días será arrastrada al complejo naval industrial de Sagunto (Valencia). Esa es la proposición del armador que Fomento anoche no había rechazado. Después de tres días de exámenes in situ por parte de los técnicos oficiales, expertos en siniestros que subieron a bordo, Salvamento Marítimo ha determinado que la embarcación —dañada— puede navegar si se aseguran zonas de las bodegas y cubiertas.

Fomento consignó “el buen estado del interior”, el casco y la obra muerta. Las cubiertas inferiores “han sufrido daños de menor consideración” que las superiores. El remolcador público Clara Campoamor, permanece en el escenario de las operaciones y será el encargado de “supervisar en todo momento cualquier remolque que se efectúe en los próximos días”.

La travesía hasta Sagunto desde el oeste de la costa de Mallorca es de unas 100 millas náuticas. La operación deberá realizarse a baja velocidad, con la nave amarrada a uno o varios remolcadores. El traslado del buque quemado, sin autonomía motora ni posibilidad de pilotaje, se iniciará una vez que se efectúen operaciones de consolidación y se trabe la carga que quedó dañada y suelta por el siniestro. El casco del buque, especialmente bajo la línea de flotación, no está afectado por el siniestro aunque en distintos puntos la combustión desatada alcanzó los 500 grados de temperatura.

Los equipos de salvamento confirman el buen estado del interior del buque, el casco y la obra muerta

Fomento anunció en una nota que cuenta con “el compromiso del armador de realizar todas las operaciones precisas para iniciar el remolque en el plazo más breve posible, así como garantizar que la navegación del barco remolcado se producirá sin ninguna clase de riesgos”.

El armador propuso al Gobierno el puerto industrial de Sagunto, en Valencia, como el destino más apropiado para atracar la embarcación siniestrada. Allí se intentará repararla o adecuar el barco para una navegación posterior hacia sus astilleros de origen, en Italia o, posiblemente, hacia un desguace.

El ferri, botado en 2003 y matriculado en Palermo (Sicilia) tiene 186 metros de eslora y 26 metros de manga (ancho). Al accidentarse estaba operado, en alquiler, por la compañía española Trasmediterránea-Acciona y cubría la línea Palma-Valencia. Viajaban 156 personas a bordo, que se salvaron de perecer al ser evacuado el barco mediante balsas salvavidas. No hubo heridos de consideración. Las llamas, de gran virulencia y enormes humaredas, devoraron el interior y parte de las cubiertas.

Más información