Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los planes de IU chocan con la estrategia electoral de Iglesias

La convergencia entre ambas fuerzas queda reducida a cinco capitales

Partidos y coaliciones de izquierda en las próximas elecciones. pulsa en la foto
Partidos y coaliciones de izquierda en las próximas elecciones.

El proyecto de unidad popular de las fuerzas de izquierdas, la fórmula que desde el nacimiento de Podemos ha sobrevolado cualquier debate sobre alianzas, ha quedado reducido a una convergencia simbólica. IU y el partido de Pablo Iglesias, que decidió no acudir con sus siglas a las municipales del 24 de mayo, se han entendido solo en cinco de las 54 capitales de provincia. El fracaso se debe, por un lado, a la estrategia electoral de Podemos, que concurre solo con su marca a las autonómicas, y por otro a las divergencias internas de la federación de Cayo Lara y Alberto Garzón, que han frustrado la posibilidad de confluir en ciudades clave como Madrid. El resultado de este proceso es un complejo mapa de pactos, siglas, y papeletas en el que a los tres actores principales, Podemos, IU y la plataforma municipalista Ganemos, se suman Los Verdes, Equo y otras formaciones.

“La confluencia ha sido insuficiente, por no decir nula”, admite el secretario de Organización de Izquierda Unida, Adolfo Barrena. Pero la coalición de izquierdas no quiere cerrar la puerta a un entendimiento futuro con Podemos, así que se esfuerza en no reconocer en público lo que muchos de sus dirigentes dicen en privado: que Podemos ha mostrado poca o ninguna voluntad de acuerdo. Dicho con buenas palabras por el secretario de Organización: “Hay fuerzas políticas que hemos demostrado más capacidad de confluir que otras”. Podemos defiende, en cambio, que ha hecho un ejercicio de convergencia impulsando muchas de las candidaturas de unidad popular que se presentan a las municipales. Con confluencia o sin ella, así ha quedado el mapa electoral en la izquierda.

Elecciones autonómicas.

Podemos. El partido de Iglesias empezó a distanciarse de IU ya antes de las europeas, no obstante, fue tras asentarse como fuerza central del panorama político, según las encuestas, cuando rompió puentes con la federación de izquierdas. En su asamblea fundacional decidió rechazar toda alianza ante las elecciones autonómicas, a las que acude con su nombre, y si concurre bajo otras siglas y junto a otras formaciones a la municipales es por temor a quemar su marca. A pesar de la afinidad programática, los dirigentes de Podemos rechazan la estrategia de IU, a la que reprochan falta de ambición para imponerse ante el bipartidismo.

Izquierda Unida. De IU Madrid a Canarias Decide o Convergencia por Castilla y León. La formación de Cayo Lara, en cambio, no está en su mejor momento. Las encuestas le dibujan un escenario complicado y su marca no es su mayor fortaleza, de ahí que en muchos casos hayan optado por diluirla en otros nombres. En estos comicios, además, la formación ha apostado fuertemente por las coaliciones y nunca antes había explotado tanto esa fórmula. IU a secas concurre en Madrid, Aragón, Asturias, y Cantabria. En otras comunidades, en las que se ha aliado con fuerzas con las que tradicionalmente ha pactado, como Los Verdes o Equo, su papeleta se encabeza con el nombre de Canarias Decide, Convergencia por Castilla y León o Ganar la región de Murcia.

IU y la polémica de Ganemos. El candidato de IU en la comunidad de Madrid, Luis García Montero, se vio obligado a dar marcha atrás en su intención de concurrir a los comicios con la marca Ganemos, después de que el movimiento Ganemos Madrid denunciara el “intento de usurpación” de su nombre. IU pactó con Julia de Fabián López, edil de un municipio de Barcelona del partido Ciutadans en Blanc que inscribió el nombre de Ganemos el pasado agosto. Lo hizo adelantándose al impulsor de la marca, el movimiento de Guanyem Barcelona de la activista antidesahucios Ada Colau, forzándoles a renombrarse como Barcelona en Comú. A pesar de la controversia en Madrid, IU ha llegado al mismo pacto en tres autonomías, y concurre como Ganemos Castilla-La Mancha, Ganemos Extremadura y Guanyem Baleares. “Es un partido registrado y legalizado de ámbito estatal. Nos hemos puesto de acuerdo en contenidos y programa”, dice Barrena.

Elecciones municipales

Podemos e IU. Acuden juntos en cinco capitales de provincia. Barcelona, Bilbao, Zaragoza, A Coruña y Pontevedra son los únicos municipios en los que ha habido acuerdo. En Barcelona, IU y Podemos se han integrado en la candidatura de Barcelona en Comú de Ada Colau. En Bilbao, lo han hecho en UdalBerri- Bilbao. La marca zaragozana es Zaragoza en Común, y en A Coruña y Pontevedra se llaman Marea Atlántica y Marea Pontevedra, respectivamente.

Otras fórmulas. IU concurre sola o con otras fuerzas minoritarias de la izquierda con fórmulas como Cádiz en Común (con Equo y otros) o Toma la palabra Valladolid (con Equo).

Unidad popular. Podemos ha impulsado candidaturas de “unidad popular” y ciudadana en decenas de municipios a través de diversos partidos instrumentales. Una bastante utilizada es el cartel Ahora acompañando del nombre de la ciudad, que, por ejemplo, concurre en Madrid con la lista encabezada por la exjuez Manuela Carmena. El caso de la capital es paradigmático. Podemos y Ganemos, entre otras formaciones, promovieron esa candidatura. También participó un sector importante de IU con el ganador de las primarias municipales, Mauricio Valiente, a la cabeza. Pero las resistencias de la cúpula de la federación madrileña a diluirse en una papeleta sin sus siglas propiciaron una ruptura. Valiente abandonó IU y participa en Ahora Madrid con el apoyo, más o menos explícito, de dirigentes federales.

Generales

Izquierda Unida lleva un año intentando, sin mucho éxito por ahora, confluir con Podemos. Volverá a hacerlo con vistas a las elecciones generales del próximo otoño, aunque el propio Pablo Iglesias subraya que para empezar a hablar de alianzas habrá que esperar a conocer la correlación de fuerzas que surge de esos comicios.

"Habrá que intentar confluir en las elecciones generales; somos partidarios de ello y lo vamos a intentar", incide Adolfo Barrena, secretario de Organización de IU. "Sigo pensando en la utopía de que algún día la izquierda se una para derrotar al capitalismo". "Syriza costó 12 años, un proceso de convergencia requiere mucho trabajo y tiempo", subraya.

El propio Alberto Garzón, candidato de Izquierda Unida a la presidencia del Gobierno, afirmaba hace unos meses que la calle no entendería que IU y Podemos no terminaran uniéndose. Sus deseos, de momento, no se han cumplido.

Más información