Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La diputada que compartía despacho preguntaba sobre obras públicas

Torme, ahora senadora, es licenciada en Geografía e Historia y comparte con Pujalte el despacho de asesoría

Ana Torme, exdiputada y ahora senadora por Valladolid, hizo multitud de preguntas al Gobierno en el Congreso sobre obras públicas en Castilla y León, comunidad en la que trabaja la empresa Collosa. Torme participaba hasta 2011 en el despacho Sirga XXI Consultores. Tenía la mitad de las acciones y la otra mitad eran propiedad de Vicente Martínez-Pujalte. La ahora senadora aseguró a este periódico el martes que no tuvo nada que ver con el contrato de Collosa y que ese era un asunto estrictamente personal de Pujalte, aunque lo facturara a través de la empresa común.

Siempre según el informe de Hacienda que ha desvelado los hechos, Torme recibió de Sirga 19.956 euros en 2009; 27.456 en 2010 y 35.380 en 2011. La ahora senadora lo atribuye a publicaciones.

El propio Pujalte ha dejado claro estos días que era una actividad estrictamente personal, aunque contratada y cobrada a través de una sociedad que compartía con Torme.

La empresa se dedica a la asesoría y Pujalte es economista, pero Torme es licenciada en Geografía e Historia, según consta en su ficha oficial del Senado.

En las fechas en las que Pujalte cobraba 5.000 euros al mes de Collosa, Torme como diputada de la oposición hizo multitud de preguntas al Gobierno sobre “grado de ejecución y situación administrativa” de casi todas las obras públicas de Castilla y León. Collosa trabaja en ese sector fundamentalmente y recibe multitud de contratos y concesiones de las diferentes administraciones.

Por su parte, Federido Trillo, embajador ahora en Londres, hizo llegar a este periódico un texto en el que asegura: “Mi despacho profesional Estudio Jurídico LABOR ha estado y está absolutamente en regla con Hacienda, hemos cumplido y cumplimos nuestros deberes fiscales y no hemos sido nunca requeridos de inspección. No hemos recibido ningún requerimiento ni de la Agencia Tributaria ni de ninguna fiscalía".

El embajador añade: “No tengo ni he tenido nada que ver con ninguna red de obtención de concesiones eólicas, ni en Castilla León ni en ninguna parte. Nunca en toda mi vida he tenido ninguna implicación en ninguna trama corrupta".

El que fuera presidente del Congrso y ministro de Defensa añadió que “las relaciones de mi despacho con la sociedad COLLOSA durante dos años están plenamente declaradas con contrato documentado y mensualmente liquidado ante Hacienda con el IVA correspondiente, así como las declaraciones semestrales y anuales del impuesto de sociedades”.