Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un robot explorará desde el martes el barco hundido en Canarias

El buque pesquero, a 27 kilómetros de la costa, sigue soltando fuel

Imagen de un satélite de la Nasa donde se aprecian los restos de fuel. Ampliar foto
Imagen de un satélite de la Nasa donde se aprecian los restos de fuel.

Cuatro días después de su hundimiento, el pesquero ruso Oleg Naydenov sigue soltando fuel en una gran mancha contaminante que viaja en dirección suroeste, empujada por el viento y las corrientes marinas. El martes está previsto que un robot tipo ROV (submarino no tripulado) realice una exploración del buque hundido a 2.400 metros de profundidad y a unos 27 kilómetros al sur de Maspalomas (Gran Canaria), según informó el Ministerio de Fomento.

El secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez- Pomar, presidió este sábado en el puerto de Las Palmas una reunión del comité de coordinación. Allí, aseguró que el estado de la mar sigue sin permitir que comience la recogida del vertido. El Gobierno español ha contratado un robot submarino a la compañía noruega Otech Marine Services. El robot contratado “no tiene un coste fijo, variará según la utilización”, según fuentes de Fomento. Se calculará una factura final con todo el operativo “con la intención de que la abone el responsable” del vertido.

El Instituto Español de Oceanografía (IEO) dispone de un ROV capaz de operar a más de 2.000 metros de profundidad. Fomento ha contratado los servicios noruegos, según un portavoz, porque considera que ni el robot del IEO ni otro de Salvamento Marítimo son adecuados a 2.400 metros de profundad y en absoluta oscuridad.

Gómez-Pomar justificó las decisiones tomadas porque la “principal preocupación” fue proteger las vidas humanas, en segundo lugar, salvaguardar la infraestructura portuaria y otros buques y, en tercero, la contaminación marina. El informe que Fomento considera fundamental para tomar la decisión de llevar el buque a alta mar pese al posible hundimiento aludía al riesgo de explosión múltiple que podía afectar a las instalaciones portuarias, a tres cruceros atracados esa noche en el Puerto de la Luz y Las Palmas y a la posible contaminación de una potabilizadora que surte agua a Las Palmas de Gran Canaria, la ciudad más poblada de las islas.

Un avión de Salvamento Marítimo volvió a sobrevolar este sábado la zona contaminada e informó de que el punto de mayor densidad de hidrocarburos se encuentra a unos 70 kilómetros de la costa canaria. La mancha tiene una extensión de más de 30 kilómetros.

Estaba previsto que llegara de noche a la zona el buque anticontaminación Luz de Mar, enviado desde Algeciras (Cádiz). El presidente de la Sociedad de Estudios de Cetáceos de Canarias, el científico Vidal Martín, advierte que además de buques para la recogida de fuel, “debería haber en la zona barcos preparados para recuperar aves que se puedan ver afectadas por la contaminación”.