Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista a Manfred Pohl | Director de 'My Europe' y presidente de Frankfurter Zukunfstrat

“Europa necesita un nuevo sistema educativo común y estable para el futuro”

El profesor e historiador alemán dirige el encuentro de jóvenes de 16 países destinado a darles voz sobre el futuro del empleo, la educación, la religión, la igualdad de derechos

El foro Get2Gather se desarrollará en Madrid, entre el 23 y 26 de abril

El director del encuentro Get2Gather 2015 y de la ONG europea Frankfurter Zukunftsrat.
El director del encuentro Get2Gather 2015 y de la ONG europea Frankfurter Zukunftsrat.

En la educación está la clave para dar a los jóvenes europeos una base sólida que les permita organizar su vida y les saque del escepticismo en la que muchos están inmersos, básicamente, por el impacto del desempleo. Es lo que defiende este profesor e historiador alemán que lleva varias décadas dedicado a promover proyectos encaminados a mejorar la sociedad europea del futuro. El empeño de Manfred Pohl (Bliesransbach, Alemania, 1944) es dar la voz a los jóvenes para que ellos mismos sean los que reclamen soluciones y medidas concretas en cuestiones como el empleo, la educación, la igualdad, la religión y la tolerancia con las minorías. Son los temas que van a tratar en el encuentro Get2Gather 2015, enmarcado dentro del programa My Europe, en el que participan activamente jóvenes de centros públicos de 16 países, incluido España, y que organiza la ONG europea que Pohl preside, Frankfurther Zukunftsrat. Cinco jóvenes de cada una de esas naciones intervendrá en este encuentro, que arranca el jueves próximo en Madrid y se desarrollará hasta el domingo, con el fin de elaborar un manifiesto sobre las demandas de la juventud actual a los organismos y gobiernos europeos.

Pregunta. Desde su experiencia en la organización que dirige, ¿percibe usted un desánimo entre los jóvenes a la hora de plantearse retos relevantes en el terreno académico y profesional? Así lo reflejan diversas encuestas realizadas a la juventud española.

Respuesta. Hay una división norte-sur en Europa. Sobre todo en los países del sur de Europa con elevado desempleo juvenil (como España, Grecia o Italia), los jóvenes tienen muy malas perspectivas cuando se trata de encontrar una profesión adecuada e interesante. Naturalmente, aquí el desánimo entre los jóvenes es muy grande, pero, al mismo tiempo, no dejan de buscar soluciones. Todos aquellos que actúan de forma flexible tienen más posibilidades que los que no quieren abandonar su región.

P. ¿A qué cree que se debe el desinterés de los jóvenes europeos por lo que representa la UE?

El capítulo de Educación de los presupuestos de los gobiernos se tendrá que triplicar para que Europa pueda competir a nivel global"

R. La UE y, sobre todo, la burocracia de Bruselas asusta a los jóvenes, ya que ven que a lo largo de los años su situación no mejora. Hay programas para reducir el paro juvenil, pero no han tenido éxito. La UE debería mostrar mayor flexibilidad en la configuración de la economía. Eso quiere decir que hay que fomentar regiones económicamente débiles y ofrecer incentivos para que los jóvenes vayan a esas regiones.

P. ¿Qué medidas se podrían adoptar para implicar más a la juventud en los intereses europeos?

R. Será necesario convencer a los jóvenes de Europa. Con este fin, será necesario tener programas educativos uniformes y un público a nivel paneuropeo. 

P. ¿Cuál es la cuestión principal que preocupa en la actualidad a la juventud en Europa? ¿Y cómo se les ayudar desde las instituciones públicos y organizaciones sociales?

R. Un problema importante para los jóvenes es encontrar un lugar de trabajo adecuado, donde hombres y mujeres estén al mismo nivel. Un sistema educativo para todos es el primer paso para dar a los jóvenes una base sólida para que puedan organizar su vida. Las instituciones públicas y organizaciones sociales son aquí responsables por partes iguales.

P. Su organización busca la excelencia en los jóvenes, a los más brillantes, y les da la opción de hacer propuestas. ¿Qué se puede hacer para promover la excelencia educativa entre los niños y jóvenes para elevar el nivel de preparación medio de la Europa del futuro con el fin de tener ciudadanos más preparados y más competitivos a nivel global?

Un problema importante para los jóvenes es encontrar un lugar de trabajo adecuado, donde hombres y mujeres estén al mismo nivel"

R. Europa necesita un nuevo sistema educativo estable para el futuro. Para ello, hay tres cuestiones que es indispensable integrar desde la educación infantil hasta el fin de la enseñanza escolar: primero, la aceptación y tolerancia frente a todas las religiones y culturas; segundo, el aprendizaje de un idioma común (actualmente, el inglés), y tercero potenciar la alfabetización digital, la integración de las nuevas tecnologías en la vida cotidiana escolar. Las tres condiciones componen la base para la formación profesional. Solo de este modo se podrá alcanzar la paz en el mundo global, que es el reto principal para el futuro.

P. ¿Cree que la educación es de verdad una prioridad para los países que se refleje en sus apuestas presupuestarias y de Gobierno?

R. Como mencionaba antes, la educación es el requisito indispensable para una organización de la vida eficaz, así como para afrontar algunos de los retos como, por ejemplo, la protección del medio ambiente o la asistencia médica. Los presupuestos de educación en casi todos los países europeos se encuentran en la actualidad insuficientemente financiados y superpuestos por las subvenciones para diferentes estratos sociales. Aquí es necesario reorientarse respecto a los objetivos. El capítulo de Educación de los presupuestos de los gobiernos se tendrá que triplicar para que Europa pueda competir a nivel global.

Las principales medidas necesarias en Europa son la aceptación y tolerancia frente a todas las religiones y culturas, el aprendizaje de un idioma común y potenciar la alfabetización digital"

P. A pesar de los avances en las últimas décadas, las mujeres siguen sufriendo marginación en Europa, especialmente en el terreno laboral. ¿Dónde cree que está el error para que no se haya avanzado más en esta cuestión y que no haya más mujeres en cargos directivos o en los primeros niveles de responsabilidad de las instituciones públicas y privadas?

R. La discriminación de la mujer tiene su origen en la historia humana: los hombres fundaban religiones y aislaban a las mujeres del saber del mundo, hasta principios del siglo XX, cuando las mujeres por primera vez tuvieron la oportunidad de elegir libremente su profesión. Por un lado, esto era un proceso muy largo, y, por otro, los hombres defendían sus posiciones. El pensamiento de todos tiene que cambiar en aspectos decisivos: la coexistencia y la igualdad entre mujeres y hombres es nuestro futuro.

P. La tolerancia con las diferencias entre individuos parece haber sufrido un retroceso. La variedad de razas, creencias y culturas es cada vez mayor en Europa, básicamente por la creciente inmigración. El choque lo han producido problemas como el aumento del desempleo. ¿Es la juventud actual tolerante con esta nueva ciudadanía europea cada vez más plural?

R. La mayoría de la juventud europea es tolerante. El futuro de Europa puede formarse solo si estamos abiertos a las personas de otras etnias, religiones y culturas. Como resultado, tenemos un Europa de diversidad. Pero deben existir normas claras: si alguien quiere realizar su forma de vida en Europa, tiene que reconocer la legislación europea. A cambio, el legislador debe garantizar la libertad de religiones y culturas. Los jóvenes ven injustamente en los inmigrantes una competencia de su puesto de trabajo. En un futuro próximo, las personas de otros países serán necesarias para mantener el funcionamiento de la economía.

La UE debería mostrar mayor flexibilidad en la configuración de la economía. Eso quiere decir que hay que fomentar regiones económicamente débiles y ofrecer incentivos para que los jóvenes vayan a esas regiones"

P. ¿Qué pretende conseguir con el evento de Madrid Get2Gather 2015? ¿Cuál es el principal reto que se ha marcado usted para este encuentro?

R. Con el evento Get2Gather en Madrid queremos mostrar caminos a los jóvenes europeos, cómo pueden organizar sus vidas en el futuro al nivel internacional. En concreto, en los cinco working groups (grupos de trabajo) que habrá, los jóvenes discuten con empresarios (de Clariant, Deichmann etcétera), pero también con periodistas (de EL PAÍS) y profesores de universidad (de IE University) sobre los cinco temas elegidos por ellos mismos: igualdad de género, educación, religión, diversidad y empleo. La organización del Get2Gather fue muy difícil, ya que recibimos el apoyo conceptual, pero no recibimos ayuda financiera de ninguna de las empresas o fundaciones españolas. Como una organización sin fines de lucro y sin apoyo de la UE, dependemos de ayuda financiera de las empresas y fundaciones. Así tenemos que pagar toda la comida para los 80 jóvenes durante el Get2Gather del presupuesto ordinario. Esto, a su vez, nos lleva a que tenemos que reducir la realización del proyecto My Europe.

P. Sigue habiendo un desfase entre la población ya nacida en la era tecnológica con la que es ajena a esos cambios, que están revolucionando la forma de trabajar. ¿Cree que esto está influyendo en que los jóvenes no acaben de encontrar su lugar en esta sociedad europea que aún no ha sabido adaptarse a esta nueva situación?

R. El desfase se va haciendo cada vez más pequeño. La revolución digital está obligando a todos a participar, para que puedan competir mundialmente. Sobre todo los jóvenes empresarios han cambiado el mundo laboral totalmente. Para poder estar presentes, todos tienen que adaptarse a las circunstancias digitales. El futuro es digital y global.