Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy rompe amarras con la belicosidad anticastrista de Aznar

El Gobierno apoyará institucionalmente a los inversores en Cuba

El apoyo institucional al empresariado español que invierta en Cuba, anunciado en la Habana por el secretario de Estado de Comercio, Jaime García Legaz confirma el radical alejamiento del gobierno de Mariano Rajoy de las políticas promovidas en la Unión Europea por el ex presidente José María Aznar y el Partido Popular para aislar al régimen castrista: la Posición Común de 1996, teóricamente vigente, que condicionaba la cooperación comunitaria, económica y política, con Cuba a su transición hacia la democracia. Ajeno a la belicosidad de entonces, partidario de aprovechar los cambios en curso, García Legaz comunicó las autoridades cubanas que se han aprobado nuevos instrumentos financieros para respaldar a las empresas españolas que participen en los proyectos de desarrollo ofrecidos a los inversores por el gobierno de Raúl Castro.

Previsiblemente, el activismo gubernamental, con facilidades crediticias del Banco de España y cobertura y ayudas de dos agencias públicas, CESCE (Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación y la compañía que financia la internacionalización de empresas COFIDES , tiene como objetivo acelerar la entrada en sectores que podrán ser apetecidos por las compañías norteamericanas que tratarán de desembarcar en la isla si se levanta el embargo, vigente desde hace más de medio siglo. Barack Obama lo está atenuando desde las facultades del poder ejecutivo, y retirando a Cuba de la lista de naciones patrocinadoras del terrorismo, pero la última palabra la tiene el Congreso de Estados Unidos, controlado por el partido republicano, históricamente opuesto a levantar el castigo sin la previa apertura política de Cuba. Cuba promueve la inversión extranjera porque sin ahorro interno y limitado acceso a los mercados de capitales necesita 2.500 millones de dólares anuales para acometer sus reformas económicas

La presencia del vicepresidente de CEOE Joaquín Gay de Montellá en la delegación de 43 empresas que viajó a Cuba revela el interés que la liberalización económica y el deshielo con Washington, y han generado entre hombres de negocios que hasta ahora consideraban inviables, imposibles o ruinosas las inversiones en la isla. Directivos de Sacyr y un nutrido grupo de consultores y abogados acompañaron al secretario de Estado. La inversión estuvo siempre centrada en la pequeña empresa “pero queremos incorporar a las medianas y a grandes”, dijo Gay de Montellá.

El Gobierno, que quiere participar en los cambios que se avecinan en el país caribeño, ha puesto manos a la obra junto a la Cámara de Comercio de España. Celebró el deshielo entre Washington y La Habana y se manifestó optimista: “Atrás quedaron la desavenencia diplomáticas, los problemas de impagos, la incertidumbre sobre el futuro, problemas que la cámaras han trabajado para que fueran solucionados”.

Todos esos obstáculos han sido el caballo de batalla de las Cámaras de Comercio desde hace ya muchos años, a través del Comité Bilateral de Cooperación hispano-cubano”. El restablecimiento de las relaciones con EEUU acelera las prisas de las empresas españolas ante una competencia potente y geográficamente cercana. Otros empresarios temen el regreso de coyunturas adversas o una ralentización excesiva de las transformaciones. Las relaciones bilaterales son ahora buenas, pero “cuando Aznar, llegábamos aquí y los funcionarios cubanos nos miraban casi como apestados”, indica una fuente española que padeció la animosidad oficial.

El gobierno, que quiere participar en los cambios que se avecinan en el país caribeño

El activismo del gobierno gubernamental escoltando las inversiones privadas en Cuba se traduce en medidas concretas. El Banco de España flexibilizarás los requisitos para conceder créditos a los empresarios que operen en la isla, y la cobertura CESCE, cerrada desde el año 2000, al haber acumulado Cuba una deuda de 2300 millones de euros con España, se ha reanudado parcialmente hace varios meses, con una línea de 25 millones de euros para operaciones comerciales a corto plazo.

“El banco de España ha tomado la decisión de flexibilizar los requisitos de provisión a los créditos que otorguen las entidades financieras españolas a las operaciones realizadas en la república de e Cuba”, informó García Legaz, durante en un acto organizado por la Cámara de Comercio de Cuba. “Eso, sin duda, va a movilizar una cantidad muy importante de créditos para acometer proyectos tan importantes como la a ampliación de de la capacidad hotelera de la isla en los próximos años”, ante la previsible masiva entrada de turistas estadounidenses Y por primera vez, la correduría de seguros CONFIDE, financiará con dinero proyectos españoles.

Las empresas españolas transmitieron al gobierno cubano su interés por participar activamente en los proyectos futuros en energía, telecomunicaciones, transportes, infraestructuras y construcción, especialmente a los referidos a aeropuertos y tratamiento de residuos urbanos.