Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

López Aguilar proclama su inocencia ante una acusación “fabricada”

El exministro atribuye el relato de agresiones de su exmujer a una "venganza anunciada"

López Aguilar Ampliar foto
Juan Fernando López Aguilar. EFE

El eurodiputado Juan Fernando López Aguilar proclama su inocencia contra una acusación “fabricada” de su exmujer que va a “desmontar” con testimonios y pruebas. Ante el relato de graves malos tratos que Natalia de la Nuez expuso a la juez el pasado 6 de abril en una declaración a la que tuvo acceso EL PAÍS, López Aguilar atribuye las acusaciones contra él a una “venganza anunciada” de su exmujer que dice poder acreditar. El exministro aún no ha declarado ante la justicia porque el Tribunal Supremo debe decidir si asume el caso dada su condición de aforado, una vez que el Juzgado de violencia sobre la mujer número 2 de Las Palmas de Gran Canaria elevó el proceso el pasado lunes al alto tribunal ante los “indicios” de delito.

“No ha habido ningún maltrato ni violencia, lo que ha habido es un divorcio muy doloroso. Hay una relación causal entre un episodio del que ella es responsable y una falsa denuncia de malos tratos”, asegura López Aguilar a este diario. El eurodiputado, suspendido cautelarmente de militancia del PSOE y apartado del grupo socialista europeo, se refiere a dos conatos de incendio que se produjeron en el domicilio de su exmujer los días 6 y 28 de marzo, y que obligaron a dos intervenciones policiales. En el segundo caso, los agentes encontraron a la exesposa dormida en “aparente estado de embriaguez”, junto a los dos hijos menores, según fuentes de la intervención. La casa estaba llena de humo por “un aparente descuido” de la mujer, según recoge la juez en su auto.

Cuando los agentes llevan a cabo el informe vecinal de lo sucedido, “estos relatan de forma espontánea la existencia de hechos que podrían ser constitutivos de ilícito penal donde aparecería la señora Natalia de la Nuez y sus dos hijos como perjudicados”, señala la juez en la exposición razonada que envía al Supremo. De la Nuez es llamada a declarar al juzgado el pasado 6 de abril y es entonces cuando relata que lleva años siendo maltratada física y psicológicamente por Juan Fernando López Aguilar. Sus hermanas apoyan su versión con testimonios de agresiones. El exministro —que pide respeto para su intimidad personal y familiar, e invoca la protección de los menores— no fue llamado a declarar porque la juez no era competente para hacerlo dada su condición de aforado.

“Las actuaciones policiales se desatan por unos incidentes provocados por ella muy graves que comprometen la seguridad de mis hijos”, incide López Aguilar. “Voy a reclamar que se me explique por qué la policía no me informó de los hechos, cuando soy el padre de los menores y no estaba presente cuando sucedieron. También reclamaré la actuación de la Fiscalía de Menores”, señala. “No puedo tolerar que para responder a esos graves hechos se fabrique un historial de malos tratos que no ha habido”. Sobre los testimonios de los vecinos, que declaran escuchar discusiones de la pareja, el eurodiputado afirma que sí se produjeron “discusiones, pero que tuvieron lugar por un divorcio doloroso, nunca por malos tratos”. “Hay un historial depresivo (de ella) con ingresos hospitalarios”, sostiene.

“Todo el que conoce nuestra historia sabe que ella era una mujer feliz en el matrimonio hasta que yo pongo en marcha el proceso de divorcio, con amenazas continuas de que me iba a destruir”, indica López Aguilar. La sentencia de divorcio les fue comunicada este jueves, aunque el exministro anuncia que ahora reclamará que vuelvan a revisarse las condiciones de la custodia de los dos hijos de cinco años que tienen en común. Él no había reclamado antes la custodia porque su trabajo se lo “impide”, ya que le obliga a viajar continuamente. La demanda de divorcio fue presentada de mutuo acuerdo el pasado febrero, aunque el convenio regulador ha sido discutido por las partes todos estos meses.

“Ya sufrí una primera advertencia y ella declaró que nunca se había producido una agresión”, incide. “Ahora incurre en una flagrante contradición al señalar que sí”. Gorka de la Nuez, hijo de 30 años de su exmujer con una relación anterior, presentó el pasado enero una denuncia contra él por malos tratos a su madre que después retiró, y que la mujer negó. "Estoy convencido de mi inocencia, en cuanto pueda la acreditaré. Esto es lo más doloroso que me ha pasado en la vida”, concluye López Aguilar, a la espera de la notificación del Supremo. La magistrada titular del Juzgado de Violencia de Género número dos de Las Palmas de Gran Canaria elevó el caso al Supremo tras entender que “parece desprenderse indiciariamente que los hechos relatados pudieran ser constitutivos del tipo penal 173.1 y 153.1 y 3 del Código Penal”. Es decir, trato degradante y falta de menoscabo psíquico o lesión cuando la ofendida es la pareja del agresor, así como la agravante de que los hechos se perpetren en presencia de menores o en el domicilio de la víctima.

Más información