Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE aparta a López Aguilar tras una denuncia de maltrato

El partido envía al grupo de no inscritos al europarlamentario y lo suspende de militancia

López Aguilar acudirá al Supremo como imputado.

El PSOE decidió este martes apartar al eurodiputado Juan Fernando López Aguilar del grupo socialista europeo y suspenderlo cautelarmente de militancia hasta que se dilucide el proceso judicial abierto contra él por violencia de género. El Tribunal Supremo recibió la exposición de un juzgado de Las Palmas que ha visto indicios de maltrato del exministro a su exmujer. La fiscalía de Violencia de Género de Las Palmas también aprecia contra López Aguilar “indicios de la presunta comisión de uno o varios delitos de violencia de género”, según un comunicado. El tribunal estudiará ahora la documentación y decidirá si investiga al parlamentario, que es aforado. “Todo es falso. Pido a mis compañeros que confíen en mi inocencia”, aseguró López Aguilar a EL PAÍS.

El PSOE envía a su eurodiputado al grupo de los no inscritos en el Parlamento Europeo, pero no le pide que deje el acta de parlamentario porque aún no está en la fase del proceso judicial que requeriría esa petición, según fuentes de la dirección del partido. Las normas de la formación dicen que los parlamentarios deben abandonar el escaño con la apertura del juicio oral. López Aguilar aún no está imputado por el Supremo. Si el tribunal opta por hacerlo, podrá practicar diligencias como tomarle declaración. López Aguilar podría pedir declarar voluntariamente como imputado para evitar que pida el suplicatorio al Parlamento Europeo.

“Soy víctima de una denuncia falsa”

E. G. DE BLAS, Madrid

La paradoja es profunda: el ministro de Justicia que impulsó la ley contra la violencia de género del Gobierno socialista en 2004 está ahora inmerso en un proceso judicial por violencia machista. Juan Fernando López Aguilar es consciente de ello y defiende la norma al mismo tiempo que sostiene que él es “víctima de una denuncia falsa”. “Creo en la ley contra la violencia de género, siempre he creído en la protección de las mujeres. Pero no es este caso, soy inocente, soy inocente”, repite con vehemencia.

“El caso típico de violencia de género es el de un hombre que no acepta que la mujer recobre su autonomía personal. Esto no tiene nada que ver. Ella siempre ha sostenido que yo era un marido y un padre ejemplar hasta que he firmado la demanda de divorcio”, argumenta. El matrimonio ha estado casado durante 10 años y hace uno comenzó el proceso de divorcio.

En 2013, la fiscalía abrió 22 procesos por denuncias falsas de las casi 125.000 presentadas, un 0,018%, un porcentaje más bajo que en otro tipo de conflictos, y tres se resolvieron con condena para la falsa víctima.

Hace siete meses que el eurodiputado no vive en el domicilio conyugal. La pareja tiene dos hijos. López Aguilar sostiene que su exmujer ha interpuesto “una denuncia de violencia de género retroactiva” porque se refiere a hechos anteriores. “Son hechos que en ningún momento fueron denunciados cuando se produjeron”, incide. “Todo el que me conoce sabe que soy incapaz de cometer esos hechos”.

En el texto remitido por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer, se recoge el testimonio de los vecinos, que declararon que habían escuchado “reiterados gritos y discusiones en la vivienda” de la pareja, informa Txema Santana. Los agentes tomaron declaración a la hermana de la presunta víctima en dos ocasiones. La primera, el 31 de marzo. En ella, la cuña de López Aguilar, Patricia de la Nuez aseguró que “hace aproximadamente siete años que su hermana viene demostrando signos de malos tratos por parte de su marido, el cual ha mantenido siempre un total desprecio hacia su hermana, de gritos continuos, insultos y vejaciones”.

La policía inició la investigación el 28 de marzo tras una intervención en el domicilio en el que viven la exmujer y los dos hijos de cinco años que ha tenido con López Aguilar. La causa fue por un conato de incendio. Los agentes encontraron a la exesposa dormida en “aparente estado de embriaguez”, según fuentes de la intervención. La mujer argumentó que su estado era consecuencia de una depresión por el maltrato de su exmarido. Tras esa declaración, la policía inició de oficio las pesquisas que terminaron en el juzgado. La presunta víctima, Natalia de la Nuez, ha dicho, según recoge Servimedia, que ella no ha interpuesto ninguna denuncia.

El exministro niega rotundamente haber maltratado nunca a su exmujer. “Este es el momento más doloroso de toda mi vida”, aseguró, abatido, a EL PAÍS.

El eurodiputado aduce que se siente víctima de una “injusticia”. “Esta situación me resulta especialmente dolorosa, pero no es casual. Cumple con una advertencia de mi exmujer al comenzar el proceso de divorcio de la que muchos de mis allegados tienen constancia: me amenazó con destruirme”, relata. El político socialista explica la denuncia de su exmujer en “una problemática de orden emocional y psicológico” de ella y en un “encono familiar”. Uno de los hijos de su exesposa de un matrimonio anterior presentó una denuncia contra él por maltrato a su madre que se archivó tras negar ella los hechos.

“Soy consciente de la gravedad de los hechos. He servido a los valores del PSOE de forma intachable. Jamás he tenido un problema legal”, concluye el exministro.

Más información