Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Canal 9, un jugoso negocio privado

La cadena pagó 20 millones a José Luis Moreno y 32 por ‘Tómbola’

Un reducido grupo de productoras se repartió el negocio en la etapa del PP

Canal 9, RTVV Ampliar foto
El presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, es increpado por extrabajadores de RTVV en diciembre de 2013.

Noche sensacional fue un espectáculo ideado por el productor y ventrílocuo José Luis Moreno. Desfiles de modelos en ropa interior compartían escenario con el cómico Jaimito Borromeo. Canal 9, la televisión pública valenciana que cerró en 2013, pagó más de ocho millones de euros al artista por este espacio. No fue su único negocio. Alba Adriática, la productora del showman, facturó más de 20 millones a la cadena entre 2006 y 2011 por formatos de variedades como Siempre Estrellas, Planta 25 o De un tiempo a esta parte. Este último se emitió de madrugada con una audiencia del 1,2%. “El programa no había por donde cogerlo. Ya se había difundido antes en la televisión pública de Castilla-La Mancha. Tuvimos que editarlo”, explica un exdirectivo que pasó 26 años en Canal 9. Este periódico ha intentado sin éxito contactar con Moreno.

Como la compañía del ventrílocuo, un reducido grupo de empresas hizo caja en Canal 9 al calor de los gobiernos populares de Eduardo Zaplana y Francisco Camps, según la documentación a la que ha tenido acceso EL PAÍS. La facturación de las productoras entre 2000 y 2013 superó los 400 millones. Y supuso uno de los principales dispendios del ente en este periodo tras las nóminas (700 millones) o los derechos del fútbol (535).

El negocio se disparó con Pedro García en la dirección general (2004-2009). García, que antes de desembarcar en la cadena fue jefe de prensa de Zaplana, está imputado por haber recibido presuntamente 500.000 euros de la red Gürtel y llegó a ser propietario del 20% de Orange Market, la franquicia valenciana de la trama pilotada por Francisco Correa.

La audiencia idónea de un programa de libros es del 0%", dice Sánchez Dragó

La televisión que fundió a negro en 2013 con una deuda de 1.300 millones fue un buen cliente de Producciones 52. Una firma, dirigida por Ángel Moreno, que se embolsó entre 1997 y 2004 más de 32 millones de dinero público valenciano. Su formato se llamaba Tómbola y fue un paradigma de la telebasura. Por él desfilaron a golpe de talonario Chabeli Iglesias —que en 1997 cobró 30.000 euros por una entrevista— o la nieta de Francisco Franco Carmen Martínez Bordiú. Producciones 52 está hoy en fase de liquidación, según el registro mercantil. “Tómbola era rentable. Canal 9 lo vendía a Canal Sur y Telemadrid”, defiende el exdirector de contenidos de la empresa José Fernández.

Plató del programa del corazón Tómbola que Canal 9 emitió entre 1997 y 2004. ampliar foto
Plató del programa del corazón Tómbola que Canal 9 emitió entre 1997 y 2004.

El escritor Fernando Sánchez Dragó fue un asiduo de Canal 9. Su programa El faro de Alejandría se facturaba a través de la madrileña Star Line Productions y costó cerca de nueve millones. Su cuota de pantalla rozaba el 1% en 1999. “La audiencia idónea de un programa de libros es del 0%. Significa que todos los espectadores están leyendo”, dice el que fuera presentador durante cinco años de este espacio en castellano. Pese a haber trabajado en Telemadrid y TVE bajo organigrama conservador, Sánchez Dragó dice “no tener vínculos con administraciones del PP”. “Es verdad que apoyé al expresidente José María Aznar en 1993 y 1996”, matiza después el autor. El coste por programa de El faro de Alejandría (50.000 euros) duplica las tarifas de mercado de la época, según un conocido productor que pide el anonimato.

Las tertulias fueron un filón para la producción externa. La firma Estedi facturó para Canal 9 debates semanales entre 2005 y 2009 como Parlem clar o Gente de Tárrega. Su minuta rozó los 11 millones. “No eran caros porque se hicieron muchos programas”, opina quien fue su director, el exdirectivo del Barça Ramón Fusté, de 71 años. Un periodista valenciano que participó en estos debates grabados en los propios estudios de Canal 9 reconoce que percibía 800 euros brutos por tertulia, más del doble de lo que pagan hoy las cadenas nacionales a sus colaboradores.

La nómina de beneficiados por Canal 9 incluyó al Grupo Intereconomía, que facturó 3,6 millones. Y a la productora El Mundo TV, que se embolsó 14,8 con Camps y Zaplana en la Generalitat. “Trabajamos con precios de mercado, sin criterios políticos. Canal 9 fue un cliente más”, dice Melchor Miralles, exdirector general de la compañía. Pese a la caja que hizo su empresa, este periodista defiende la supresión de las cadenas públicas como Canal 9. “Su gestión es una calamidad”.

Las cifras

El Gobierno del popular Alberto Fabra fundió a negro Canal 9 el 23 de noviembre de 2013. La empresa pública acumulaba entonces una deuda de 1.300 millones y una plantilla de 1.600 empleados.

La cadena pagó 20 millones a José Luis Moreno y 32 por el programa Tómbola. El espacio presentado por Fernando Sánchez Dragó costó nueve millones. Intereconomía (3,6) y Estedi (11 millones) fueron otras de las firmas beneficiadas.

La Generalitat Valenciana cifra el coste de cerrar la cadena en 144 millones. Fuentes de la liquidación elevan la factura a 200.

El desembarco de artistas castellanohablantes marcó la etapa de Zaplana en la Generalitat (1995-2002). De este periodo son espacios como el formato de cocina de Barbará Rey En casa de Bárbara, que costó cinco millones, o el concurso presentado por la modelo Mar Flores La música es la pista (4,2). Ambos se emitían en castellano.

La Generalitat de Alberto Fabra, que gestiona desde 2013 la liquidación de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV), cifra en 144 millones el cierre. Los números incluyen —según fuentes oficiales— los 86 millones de indemnizar a los 1.600 trabajadores afectados por el ERE de extinción. Sin embargo, fuentes conocedoras del proceso estiman que la factura no bajará de los 200 millones. El presupuesto inicial, añaden, no contempla partidas como los 22 millones a desembolsar a proveedores por programas no emitidos, indemnizaciones o las nóminas del centenar de empleados que permanecen en el centro de producción de programas de Burjassot (Valencia).

La televisión creada en 1989 para difundir el valenciano se transfiguró con los años en un coloso con pies de barro que inspiró tesis doctorales sobre manipulación y llegó a tener, en 2008, 1756 empleados. El 40% entró sin oposición.

Mantener abierta la cadena costaría hoy 68 millones anuales, según la última directora general, Rosa Vidal. “Mi perfil técnico no gustaba a algunos miembros de la Generalitat”, reconoce esta abogada del Estado que ocupó el cargo siete meses antes del desplome del titán audiovisual.

 investigacion@elpais.es