Elecciones andaluzas

El PSOE apuesta todo en Andalucía al tirón electoral de Susana Díaz

La presidenta andaluza y el secretario general coincidirán en los dos viernes de campaña

Sánchez y Díaz, durante el acto en Sevilla en noviembre.
Sánchez y Díaz, durante el acto en Sevilla en noviembre.paco puentes

La marca Susana Díaz es, a fecha de hoy, más fuerte que la marca PSOE. A esta conclusión llegaron hace tiempo los estrategas electorales socialistas, que han diseñado para las elecciones andaluzas del próximo 22 de marzo una campaña en la que la candidata asume todo el protagonismo y, también, todos los riesgos. En un momento en el que los grandes partidos sobre los que se ha asentado el sistema político español están viviendo con zozobra la irrupción de nuevas formaciones, todas las encuestas publicadas apuntan a que Díaz ganará. Su reto ahora es lograr mayoría absoluta. A su tirón electoral se ha enganchado el PSOE para intentar recuperar la mayoría social en Andalucía, que perdió en 2012.

Más información

La campaña andaluza está siendo observada con lupa por los barones del PSOE en toda España, que esperan que una victoria de Díaz sirva de revulsivo para el resto del partido ante todos los desafíos electorales de 2015 (elecciones municipales, autonómicas, catalanas y generales). Ni una objeción a la campaña diseñada por la dirección andaluza en la que se han encajado dos actos importantes que compartirán Susana Díaz y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Ambos políticos coincidirán en Almería, el día 13, y en Sevilla, el día 20, para el cierre de la campaña, sin que Sánchez tenga la menor duda ni el menor resquemor respecto a que ella es y debe ser la protagonista, indican en la dirección federal.

peridis

De su campaña han quedado desterrados los grandes mítines diarios, que suponen un coste económico enorme para los partidos. Este diseño de la campaña ha sido clave en la negociación que la dirección federal del PSOE y la dirección andaluza han tenido para definir la participación del líder socialista, Pedro Sánchez. Nadie se esfuerza ya, en Madrid y en Sevilla, por desmentir o disimular el enorme distanciamiento que existe entre ambos políticos pero esta realidad convive con la imperiosa necesidad que tienen todos los socialistas, incluido Pedro Sánchez, de que al PSOE le vaya bien o mejor muy bien, en los comicios del 22 de marzo.

El largo ciclo electoral de 2015 se abre en Andalucía y los candidatos autonómicos desean fervientemente que este comience con una victoria del PSOE en Andalucía. Todos hacen votos por que así sea. Javier Fernández, presidente de Asturias; Ximo Puig, candidato valenciano; Emiliano García-Page, de Castilla-La Mancha; Guillermo Fernández Vara, de Extremadura; Luis Tudanca, de Castilla y León; Javier Lambán, de Aragón; Francina Armengol, de Baleares, entre otros, afirman que “la victoria de Susana” les beneficiará.

No se celebrarán grandes actos diarios debido a su coste económico

La aceptación de Sánchez del diseño de campaña del PSOE andaluz es total ante la popularidad que tiene la presidenta de la Junta en la sociedad andaluza. La encuesta de Metroscopia para EL PAÍS, publicada el domingo pasado, reflejaba que el 21% de los votantes de Podemos querría a Díaz como presidenta de Andalucía, un 30% de los de IU y el 12% de los del PP.

Con estos datos, Ferraz no puede cuestionar el diseño de la campaña andaluza. Esta es la campaña de Susana Díaz. Además, el anterior secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba solo compartió un acto con el entonces presidente y candidato andaluz, José Antonio Griñán, aunque hizo algunos pequeños actos en solitario, lo que no es descartable que también haga Pedro Sánchez.

Tras la dimisión de Griñán, llegó Susana Díaz, de 40 años, a la presidencia de la Junta de Andalucía hace 17 meses. En este casi año y medio, Díaz ha ocupado un amplio espacio político y nadie duda de que no solo es la dirigente del PSOE que tiene más poder institucional, sino también orgánico. La mayoría de los dirigentes del PSOE le pidieron que diera el paso de dirigir el partido el pasado mes de junio con la certeza de que no habría competidores. Pero los hubo y ella que nunca había dicho un sí a los muchos requerimientos dejó “pasar el tren”, según sus propias palabras. Ahora a Díaz le acompaña el constante dardo del PP de que para ella estas elecciones son un trampolín para ir a las generales a finales de año.

La líder de la Junta promete crear una oficina antifraude en la comunidad

Por el contrario, Díaz se está aislando de los debates políticos nacionales —no entró a valorar la crisis del PSOE en Madrid, aunque no le gustó el procedimiento para relevar a Tomás Gómez— y se centra solo en Andalucía, donde recorre municipios medianos y pequeños y celebra actos sectoriales en los que va desgranando propuestas. De su campaña han quedado desterrados los grandes mítines diarios.

Por otra parte, Díaz ha presentado este lunes su programa electoral, en el que destaca la promesa de crear una oficina antifraude en la Administración andaluza, que se encuentra desde hace años en el ojo del huracán por la investigación judicial del caso de los ERE y, más recientemente, por la de los cursos de formación. Además, la aspirante socialista prometió una rebaja en el tramo autonómico del IRPF, que oscilaría entre dos y tres puntos y medio. Esta medida está supeditada a que el Gobierno central ingrese los 1.235 millones de euros que la Junta reclama.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50