El tono de Rajoy en las respuestas supera el contenido del debate

Joan Baldoví, de Compromís-Equo, se desmaya en plena intervención

Foto: reuters_live | Video: El País-LIVE! / Uly Martín

El tono áspero de Mariano Rajoy en sus respuestas a los demás portavoces, especialmente, a Pedro Sánchez, ha eclipsado el fondo del debate del estado de la nación. Para el Gobierno fue la respuesta lógica al tono de su oponente, mientras que para los partidos de la oposición el presidente se excedió en su "tono faltón".

Este miércoles, a las 11.16, se ha suspendido la sesión durante 10 minutos porque el cuarto portavoz del Grupo Mixto, Joan Baldoví (Compromís-Equo), se ha desvanecido en plena intervención. En un primer momento, le ha atendido la ministra de Fomento, Ana Pastor y la diputada socialista Carmen Montón, médicos de profesión. Una vez que se ha suspendido la sesión, le ha examinado el médico del Congreso. Baldoví ha abandonado el hemiciclo en silla de ruedas y se ha reanudado la sesión, con la intervención de Enrique Álvarez Sostres, de Foro Asturias. Al parecer, el diputado sufrió una subida de tensión.

Más información
Rajoy y Sánchez, duro cuerpo a cuerpo como antesala electoral
Podemos vio “un diálogo de sordos” y Ciudadanos cree que el PP les copia
El líder del PSOE se refuerza a nivel interno al mostrar un perfil combativo
Todas las imágenes de la segunda jornada del debate

Desde primera hora de este miércoles, el Gobierno, a través del secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, se ha esforzado por intentar justificar las palabras de Rajoy, tachando de "patético" al líder de la oposición. "La ristra de insultos que hubo minutos antes por parte del líder de la oposición justificaba perfectamente el decir claramente cuál era la posición del presidente del PP, del Gobierno y del Grupo Parlamentario", ha asegurado Ayllón.

El secretario de Estado, que ejerce funciones de portavoz del Gobierno, ha asegurado que el debate lo que dejó claro es "que había propuestas por parte del presidente del Gobierno" e "insultos por parte del líder de la oposición". "Ese es el resultado del debate", trasladó.

Para intentar dar la vuelta a las acusaciones, ha explicado que "el discurso de Sánchez es un discurso sin ninguna propuesta y con mucho insulto y la respuesta del presidente del Gobierno fue decir: para venir a esto... Y Sánchez lo que ha demostrado es cierto patetismo". En esta línea, el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, ha descalificado a Sánchez en TVE con el argumento de que "la plaza de líder de la oposición sigue vacante".

Las descalificaciones del presidente alcanzaron a Alberto Garzón (IU) y a Rosa Díez (UPyD). A esta última le llamó "soberbia" y le dijo que no sabe de nada.

En el otro lado del Hemiciclo, los diputados socialistas han salido en tromba a arropar a su líder, asegurando que Rajoy le respondió con insultos impropios. Así, el portavoz parlamentario socialista, Antonio Hernando, considera que el presidente del Gobierno "perdió los papeles" frente a un Pedro Sánchez que se mostró como "un líder fuerte que se planta ante el presidente del Gobierno y su visión edulcorada de la realidad". "Rajoy se enfadó, y el que se enfada pierde". Hernando ha defendido que Rajoy traspasó "la fina línea" que separa la ironía del desprecio al terminar su réplica a Sánchez diciéndole que había sido "patético", lo que es "impropio de un presidente del Gobierno".

Para Juan Moscoso, Rajoy estuvo "muy desafortunado". También fue objeto de ese tono del presidente Rosa Díez, portavoz de UPyD, quien ha criticado en los pasillos del congreso el tono faltón de Rajoy. Según Díez, "Rajoy estuvo muy pequeñito, lejos de la estatura exigible a un presidente".

El presidente ha estado más moderado en el arranque de la segunda jornada, en respuesta al portavoz del PNV, Aitor Esteban, y luego a los portavoces del Grupo Mixto.

El nacionalista ha reprochado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que haya "dejado pasar la oportunidad" de afianzar la convivencia en el País Vasco y ha lamentado que siga siendo "rehén de su pasado, tanto como lo es el entorno político-social de ETA".

Esteban ha pedido "una segunda transición" para el País Vasco y se ha encontrado con la respuesta negativa de Rajoy, quien ha reiterado su posición contraria a reconocer el derecho de autodeterminación.

Solo ha habido cierta dureza entre Rajoy y el portavoz de Amaiur, Santiago Cuadra, a propósito del final de ETA.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS