Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL SOCIALISMO EUROPEO ARROPA A PEDRO SÁNCHEZ

Sánchez critica que las políticas de Rajoy incrementan la desigualdad

El líder socialista cuestiona ante más de 40 líderes socialdemócratas las políticas del PP

Foto de familia del encuentro socialista que se celebra en Madrid.
Foto de familia del encuentro socialista que se celebra en Madrid.

Casi 40 dirigentes del socialismo europeo —entre ellos el primer ministro francés, Manuel Valls, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, y el vicecanciller alemán, Sigmar Gabriel— han acudido este sábado a Madrid para arropar a Pedro Sánchez en el arranque del año electoral de 2015. El líder del PSOE ejerció de anfitrión de la cumbre del Partido de los Socialistas Europeos (PSE) antes de afrontar un año en el que se prevén cinco elecciones en España (andaluzas, municipales y autonómicas, catalanas y generales).

Con un discurso en inglés, Sánchez criticó que las políticas del Gobierno de Mariano Rajoy (PP) estén incrementando la desigualdad en España hasta niveles “sin precedentes” y presumió de haber dejado de lado las diferencias con el PP para sacar adelante el pacto antiterrorista planteado tras los atentados yihadistas de enero en Paris. “Era lo que debíamos hacer y nos alegramos de que haya recibido el apoyo del Parlamento Europeo”, dijo.

En una Europa en la que los socialdemócratas han ido perdiendo terreno frente a los mensajes de partidos populistas o de los movimientos alternativos como los griegos Syriza, u otros más nuevos, como Podemos, Sánchez reconoció que este es un momento decisivo, tanto para Europa como para España. Un mensaje similar al del primer ministro francés, que, en un reducido encuentro con periodistas tras la cumbre en la residencia del embajador de Francia, insistió en la necesidad de que la izquierda, que atraviesa nuevos desafíos, "se reinvente".

Valls defendió la propuesta de Gobierno “serio” que ofrecen los partidos socialistas en Europa “frente a la demagogia” que proponen los populismos, tanto de derecha como de izquierda. “La aportación de los socialistas es gobernar de forma seria. Los partidos tienen que decir la verdad de la situación económica y decir qué se puede hacer y no lo que se podría hacer; no la demagogia”, apuntó. El primer ministro francés defendió el paquete de reformas que ha aplicado en su país —que incluyen la liberalización de varios sectores y un completo paquete de recortes—; medidas que reconoció como "duras" pero también como "profundamente necesarias".

“Hay que deshacerse de la troika”

Los socialdemócratas, arrastrados a una profunda crisis por la tormenta económica, buscan una postura común para trazar su propuesta de cambio de rumbo en materia de crecimiento y empleo que necesita la UE. “La Unión Europea está perdiendo relevancia para sus ciudadanos”, ha reconocido el expresidente Felipe González en el discurso inaugural del Congreso de los socialistas europeos. “La esperanza de Europa es que los progresistas sean capaces de devolverle su identidad con visión del siglo XXI”, ha recalcado en presencia del presidente Parlamento Europeo, Martin Schulz, el vicecanciller alemán, Sigmar Gabriel o el primer ministro francés, Manuel Valls, entre otros.

Horas después de que, anoche, el Gobierno del izquierdista Alexis Tsipras —que ha hecho de su discurso contra la austeridad y la troika su bandera— sucumbiese a un durísimo pacto que obliga a Grecia a retirar parte de sus propuestas a cambio de una prórroga de cuatro meses del rescate, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha abogado por buscar una solución duradera a la crisis griega. “Debe ser un plan que responda a las preocupaciones y necesidades de los griegos, pero que al mismo tiempo sea aceptable para los Gobiernos de la UE y las personas que tienen que rendir cuentas. Y tenemos que deshacernos de la troika ”, ha recalcado.

Sánchez ha afirmado que la solución al problema de Grecia no llegará de “amenazas unilaterales o impulsos nacionalistas”, sino de “más Europa”. “Europa necesita ayudar a Grecia y Grecia necesita también ayudarse a sí misma”.

Toda la UE mira hacia Grecia —y más los socialdemócratas, tras el hundimiento electoral del Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok)—, pero ahora, ha asegurado el primer ministro Valls, la situación es muy distinta a la de hace cinco años. “Ahora hay un problema en Grecia pero no en la zona euro”, ha apuntado.

El primer ministro francés, como Sánchez, se ha mostrado satisfecho del acuerdo del Eurogrupo —condicionada a que el Gobierno de Tsipras presente el lunes una lista de reformas urgentes—. "Con ello se les ha dado tiempo, pero también se les ha recordado que tienen compromisos".

González —que llamó a parar el austericidio—, Sánchez, y el búlgaro Sergei Stanishev, presidente del PES, han criticado duramente las políticas “neoliberales” que, han dicho, han sumido a la UE en la desigualdad. “Debemos reconocer que las políticas europeas de lucha contra la crisis han sido equivocadas”, ha afirmado el expresidente español. “Soy partidario de la austeridad, porque no se pueden mantener cuentas públicas desequilibradas indefinidamente en el tiempo, pero una austeridad que conduzca a esta deflación de demanda que no permita a los pueblos crecer y generar empleo es una austeridad suicida”.

Aunque recalcó que no había acudido a Madrid a comentar la vida política española, sino a “apoyar” a Sánchez, Valls consideró que España “necesita cambios”. “Por supuesto eso es el pueblo español quien debe decirlo, pero la alternativa aquí, como en los otros países, son los socialistas”, dijo en los pasillos del recinto ferial de Madrid, donde se ha celebrado la cumbre. Sobre el soberanismo catalán dijo: “Europa necesita estados fuertes y no divisiones”

Los líderes socialdemócratas han firmado dos declaraciones de unidad: una sobre empleo y crecimiento —que plantea más políticas de inversión, de impulso del empleo de calidad y que reclama un sistema fiscal “más justo”— y otra contra el terrorismo. La eurodiputada Iratxe García aseguró que el pacto antiterrorista español “se ha puesto en valor” y “como ejemplo” en la cumbre. El presidente de los socialdemócratas en la Eurocámara, Gianni Pitella, especificó que, aunque no se habló de forma concreta, se trata de una herramienta que han puesto en práctica otros países, como Francia, y que se veía con buenos ojos.

En las reuniones, se abordaron otras soluciones frente al yihadismo, como la creación de un macrofichero con los datos de viajeros —idea que se ha reactivó tras los atentados de Paris-—. Una propuesta que causa polémica por el tratamiento que se dé a los datos. “Queremos claridad: que se defina el tiempo que pueden almacenarse estos datos, el sistema para evitar cualquier manipulación y la fórmula de recabarlos”, incidió. Pitella ha recalcado "el gran liderazgo" del español. "El hecho de que estemos aquí los principales líderes europeos muestra la gran estima que se le tiene a Sánchez", ha dicho.

El expresidente del Gobierno Felipe González, encargado de inaugurar la reunión, reprochó a los países de la UE que no coordinen sus políticas para hacer frente a la amenaza del terrorismo islamista y subrayó que las principales víctimas de este fenómeno son las sociedades de los propios países árabes.

González reclamó huir de soluciones autoritarias o dictatoriales en los países árabes para combatir la amenaza terrorista: “La Unión Europea es fuerte frente al terrorismo porque es democrática. No es cierto que una sociedad abierta sea una sociedad más frágil. Una sociedad frágil es la que tiene pulsiones autoritarias”, dijo y puso como ejemplo a Venezuela. “No es el autoritarismo el que es resistente frente a la amenaza integrista o yihadista, es la democracia”, proclamó.

Catástrofe en Ucrania

Los líderes de la socialdemocracia observan también con alarma el conflicto del este de Ucrania. González ha pedido al resto de países del continente, y también a Estados Unidos, que acompañen los esfuerzos de Francia y Alemania para contener la “catástrofe anunciada de Ucrania”. “Putin tiene un designio claro, que solo la falta de unión y fortaleza de la Unión Europea acabara logrando: cerrar la salida al mar de Ucrania y convertirla en un estado inviable (…) y ese designio lo tenemos que parar todos los europeos, es un problema no solo de Francia y Alemania, sino de toda la UE, y no terminara aquí. Si cae Ucrania es porque habrá un gobierno prorruso sometido a Rusia. Y eso para Putin también es un tiro en el pie, porque la identidad de los caucásicos poco tiene que ver con la identidad rusa”.

Valls manifestó su esperanza de que el alto el fuego entre los rebeldes prorrusos y las fuerzas leales a Kiev firmado en Minsk hace dos semanas --impulsado con fuerza por François Hollande y Angela Merkel que se desplazaron a la capital bielorrusa para simbolizar, junto al ucranio Petró Poroshenko y el presidente ruso, Vladímir Putin, el pacto– se mantenga. Y apostó por seguir trabajando para una paz más duradera. “Rusia no puede aislarse, eso es malo para todos”, dijo en la residencia del embajador francés.