El Supremo indaga a Manos Limpias por el caso del asedio al Parlament

El tribunal determinará si ha incurrido en un abuso procesal por denunciar a dos jueces

Protestas ante el Parlament catalán en junio de 2011.
Protestas ante el Parlament catalán en junio de 2011. GIANLUCA BATTISTA

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha abierto una investigación a Manos Limpias al considerar que pudo incurrir en un supuesto abuso procesal al querellarse contra dos de los magistrados de la Audiencia Nacional que el pasado mes de julio firmaron la sentencia por la que se absolvió a los acusados de asediar el Parlament el 15 de junio de 2011.

En su auto, el alto tribunal dice que no sólo no concurre base para admitir a trámite la querella, sino que puede haber habido un abuso procesal por parte de Manos Limpias, que fue acusación popular en este procedimiento.

Más información
Absueltos 19 de los 20 acusados del asedio al Parlament catalán en 2011
Siete argumentos jurídicos avalan la absolución en el asedio al Parlament
Indignación en la fiscalía y la Generalitat por el fallo del asedio al Parlament

De estimarse que el sindicato hubiera incumplido las reglas de la buena fe procesal podría ser sancionado con multa de entre 180 y 6.000 euros, según dispone el artículo 247.3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. La resolución da Audiencia a Manos Limpias "por si procediera imponer la sanción intraprocesal" prevista en la Ley.

El auto dado a conocer este martes, del que ha sido ponente el magistrado Antonio del Moral, señala que las imputaciones sobre una presunta prevaricación que Manos Limpias hizo a los magistrados --no se dirigieron contra el tercer miembro del tribunal, Fernando Grande-Marlaska, porque había emitido voto particular--, son "extremadamente graves y carentes de base objetiva".

La resolución incide que no existía fundamento para arrojar tan grave sospecha contra los magistrados de la Audiencia Nacional y que "no es admisible que la parte procesal descontenta con la sentencia responda, no con la interposición de un recurso, sino con la presentación de una querella huérfana de fundamento".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Para el Supremo, "si se generalizase esa forma de reaccionar quedaría dinamitado el clima de seguridad y sosiego que debe rodear a un Tribunal a decidir".

Añade que la amenaza de una querella "no es el escenario propicio" para un enjuiciamiento en libertad y constituye "una temeridad con efectos perversos" alimentar la sospecha de que se está prevaricando cada vez que se produce una resolución discrepante con la tesis de una parte.

El 7 de julio del pasado año magistrados Fernando Grande Marlaska, Manuela Fernández de Prado y Ramón Sáez Valcárcel absolvieron a todos los acusados del asedio al Parlament menos uno, José María Vázquez Moreno, que fue penado como autor de una falta de daños a la pena de cuatro días de localización permanente por realizar una pintada en la chaqueta de la diputada del Parlament, Montserrat Tura.

Los hechos, que serán revisados precisamente mañana por el Tribunal Supremo en vista pública se remontan al 15 de junio de 2011, cuando una concentración convocada por el 15M ante el Parlament derivó en situaciones de asedio a más de una decena de parlamentarios, entre ellos el presidente, Artur Mas, al que se le impidió el paso cuando viajaba en su vehículo oficial, que fue golpeado y zarandeado; al final tuvo que acceder a la cámara en helicóptero junto con otros diputados.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS