“Si no soy elegido secretario general no me presentaré a las autonómicas”

El eurodiputado lima diferencias con Iglesias: "Es habitual que haya más de una opción"

El eurodiputado Pablo Echenique atiende a los medios durante la asamblea que Podemos organizó el pasado sábado en Zaragoza.
El eurodiputado Pablo Echenique atiende a los medios durante la asamblea que Podemos organizó el pasado sábado en Zaragoza. Toni Galán (EFE)

El eurodiputado de Podemos Pablo Echenique compite con la candidata del sector de Pablo Iglesias, Violeta Barba, para liderar el partido en Aragón. Durante la asamblea ciudadana de la formación impulsó la principal vía alternativa a la que finalmente se impuso, promovida por los fundadores. Estos días vuelve a dar la batalla en el proceso de primarias autonómicas que culmina este fin de semana y del que saldrán los barones territoriales de Podemos. Echenique responde a estas preguntas desde el Parlamento Europeo de Estrasburgo. 

Pregunta. Usted compite con la lista apoyada por Pablo Iglesias. ¿Con qué proyecto se presenta para liderar el partido en Aragón?

Respuesta. Aunque el programa electoral será redactado de manera participada por la ciudadanía y coordinada y asesorada por expertos cuando los órganos autonómicos estén constituidos, el documento político con el cual me presento a la Secretaria General recoge las líneas que entendemos que son prioritarias. En primer lugar, un plan de rescate ciudadano que detenga inmediatamente la emergencia social en la que están viviendo cientos de miles de aragoneses. Una emergencia que es fruto de la indolencia, la ineptitud y la avaricia de los que mandan y que es por tanto innecesaria y evitable. En segundo lugar, un plan de choque contra la corrupción basado en la directiva Villarejo, que ya presentamos en las elecciones europeas. El robo de lo público para engordar bolsillos privados no solamente es un problema ético; supone también un drenaje importante de recursos. Según estudios recientes, hasta el 4% del PBI de España se estaría yendo por la cloaca de la corrupción. En Aragón, solo en el caso Plaza se han esfumado 200 millones de euros mientras el Gobierno de Luisa Fernanda Rudi es el único de todo el estado que recortará la inversión en sanidad y educación en 2015.

"Sobre Monedero no necesito más explicaciones, pero es legítimo pedirlas"

El eurodiputado de Podemos Pablo Echenique, uno de los candidatos a liderar en Aragón el partido de Pablo Iglesias, defiende en declaraciones a EL PAÍS la “honestidad” de Juan Carlos Monedero. “Yo no tengo ningún motivo para dudar de la honestidad de Juan Carlos y no necesito, por tanto, más explicaciones que las que ha dado, pero entiendo que es legítimo que otros puedan necesitarlas y pedirlas” manifiesta.

Echenique también, como todos los dirigentes de Podemos, recurre a la palabra “acoso” para hablar de este caso, en el que se cuestiona que el cofundador del partido haya ingresado más de 425.000 euros de los Gobiernos de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua por trabajos de asesoría realizados en 2013. “Creo que es justo decir que Juan Carlos ha dado muchas más explicaciones sobre sus ingresos y su patrimonio, sin ser cargo público, que la inmensa mayoría de los cargos públicos de este país. Lo ha hecho además mientras era víctima de un acoso mediático y político absolutamente injustificable y mientras un ministro del Gobierno se dedicaba a filtrar documentos sobre un ciudadano individual solo porque pertenece a un partido que puede hacerle sombra al PP en las urnas”, opina en referencia al malestar generado entre algunos profesionales de la Agencia Tributaria por la supuesta utilización política de datos fiscales.

"Cuántas explicaciones son necesarias es algo sumamente opinable, pero, mientras nos hacemos esta pregunta, no olvidemos que para algunos ninguna explicación va a ser suficiente", agrega Echenique. Este considera que "el motivo de que se hable tanto de este tema y tan poco de las muchas insignes familias españolas que aparecen en la lista Falciani es que Podemos sube en las encuestas, al tiempo que PP y PSOE bajan". "Y este motivo no va a desaparecer aunque Juan Carlos publique hasta los tiques del supermercado", agrega.

¿Daña la imagen del partido? “Sí, es posible que estas cosas nos hagan daño, al fin y al cabo su objetivo es precisamente ese. Algunas balas las esquivaremos y otras nos darán, pero que nadie piense que podrá parar el cambio”, opina Echenique.

P. ¿En materia económica?

R. Entendemos que es indispensable una transformación profunda del modelo productivo y energético de Aragón que nos haga menos dependientes de vaivenes exteriores y de la especulación financiera. No nos podemos volver a permitir pasar de la bonanza más eufórica a la crisis más terrible que se recuerda en un abrir y cerrar de ojos. La gente de esta tierra, y de todas las tierras, se merece una estabilidad y seguridad económica y poder mirar al futuro con confianza. Como ejes transversales a todas las políticas que pondremos encima de la mesa hay dos que son irrenunciables. La creación de empleo de calidad, no estacional y no deslocalizable, y la lucha contra la despoblación y la desigualdad demográfica en esta comunidad que es la cuarta del estado en extensión pero la undécima en número de habitantes.

P. ¿Qué ofrece su candidatura que no tengan las otras?

R. Fundamentalmente, ofrecemos el equipo con más experiencia en campañas electorales y en las instituciones, el que más impacto mediático genera y el que más probabilidades tiene por tanto de traer el cambio en Aragón.

P. ¿Le sentó mal que Pablo Iglesias hiciera campaña personalmente por la lista Claro que Podemos?

R. En absoluto. Creo que todo el mundo en Podemos tiene derecho a apoyar aquellas opciones que considere. Yo mismo lo he hecho en varias ocasiones y lo mismo puede decirse de las demás caras visibles de Podemos. No me parece justo pedirle a Pablo que sea el único que no pueda emitir su opinión. En este caso además era completamente lógico y esperable que una candidatura promovida y diseñada desde el equipo Claro que Podemos de Madrid fuera apoyada por sus miembros. Lo que nos tenemos que preguntar es qué candidatura apoyan las aragonesas y los aragoneses y eso se decidirá como todo lo importante en Podemos. Votando democráticamente.

P. ¿Buscaron formar una lista unitaria?

R. Sí. Estuvimos conversando durante varias semanas con ese objetivo. No solo porque nos lo había pedido Pablo públicamente sino además porque pensábamos y pensamos que las listas unitarias pueden llegar a tener ciertas ventajas.

P. ¿Por qué fracasó ese intento?

R. El objetivo primordial de mi equipo y el mío personal en estas conversaciones fue desde el principio la configuración de una candidatura que conociese a fondo la organización y el territorio y que tuviese las máximas probabilidades de ganar las elecciones autonómicas para echar a los responsables de este desastre de las instituciones. Conseguir un cambio real, regenerar la vida política y, sobre todo, acabar con el sufrimiento innecesario e injusto de tantos vecinos y conciudadanos es lo que a mí me sacó de mi casa hace ya un año, lo que me llevó a dar un paso adelante y más tarde a suspender temporalmente mi actividad como científico del CSIC para llevar la voz y la lucha de la gente humilde de este país al Parlamento Europeo. 

P. ¿Y qué pasó?

R. Llegó un momento en las conversaciones con los compañeros en el que se hizo patente que había una incompatibilidad entre maximizar la posibilidad de un cambio en Aragón y garantizar las condiciones que ellos nos transmitían como necesarias para sentirse cómodos en la candidatura. En estas circunstancias y siendo algo habitual en Podemos que haya más de una opción, por fortuna, en casi todos nuestros procesos, lo lógico era presentar dos listas distintas. Esto en el fondo lo único que supone es trasladar el escenario de unidad al día después de la publicación de los resultados, cuando nos pondremos todas y todos al servicio de la opción más votada para intentar alcanzar nuestros objetivos comunes.

P. ¿Cómo se compone su lista? 

R. El equipo de Es la hora de Aragón se compone de tres secciones. La primera, un consejo de coordinación formado por personas que trabajaron en la campaña de las europeas y hoy colaboran conmigo en el Parlamento Europeo. En segundo lugar, contamos con expertos y personas que conocen de primera mano la sanidad, la educación, la energía y los problemas que afectan a la vivienda y la corrupción en Aragón. Finalmente, 12 miembros han sido elegidos por los inscritos en Podemos Aragón en los caucus ciudadanos, un hito político nunca antes realizado en España.

P. ¿Tiene una estrategia para intentar hacer frente a sus adversarios políticos?

R. Nuestra estrategia electoral será fundamentalmente propositiva. La gente ya sabe quiénes son los culpables de este desastre y con qué tipo de prácticas y de lógicas hay que acabar. Ahora estamos en la fase en la que, habiendo decidido lo que no queremos, nos toca a todas y todos decidir en qué tipo de sociedad queremos vivir y cómo caminar hacia ella. Por eso haremos una campaña basada en explicar nuestras propuestas y en escuchar a la ciudadanía, especialmente entre aquellos sectores a los que las encuestas sugieren que nos está costando más hacer llegar nuestras ideas: las personas mayores, los que viven en el ámbito rural y los trabajadores no cualificados.

P. ¿Tiene en mente alguna medida concreta?

R. Muchas. Todos los días pienso, analizo y estudio posibles medidas sobre dependencia, modelo energético, deuda, renta básica, vivienda o I+D. Sin embargo, no corresponde a mí redactar el programa de Podemos en Aragón y mucho menos antes de que nuestros órganos internos estén configurados. En las líneas que he descrito y también apoyándonos en el documento económico de Torres y Navarro así como en las resoluciones aprobadas en la asamblea de Vistalegre, nos pondremos manos a la obra con la redacción de un programa participado, socialmente justo y técnicamente viable a partir del 14 de febrero. Una cosa sí puedo adelantar. No vamos a prometer la creación de 3,5 millones de puestos de trabajo como Mariano Rajoy o cualquier otra cosa que no sea posible cumplir. Esa lógica se acabó.

P. ¿No tiene un plan para los primeros meses de gobierno?

R. Le digo lo mismo. Aún es pronto para concretar más.

P. Asumiendo, como dice, que en Podemos las decisiones corresponden a los simpatizantes, ¿estaría dispuesto a pactar con algún otro partido?

R. Nosotros salimos a ganar. No estoy pensando en eso. Si llega el momento de posicionarse y tomar decisiones al respecto tendrán que basarse en el consenso sobre las propuestas fundamentales y la última palabra será en todo caso de los inscritos de Podemos en Aragón.

P. ¿Cuándo dejaría el Parlamento Europeo? ¿Compaginaría la campaña con su actividad de europarlamentario?

R. Aún estamos explorando los condicionantes administrativos, pero mi intención es dedicarme a tiempo completo a fortalecer la organización, a coordinar la redacción del programa y a ganar las elecciones en Aragón. Si salgo elegido secretario general y después candidato, transferiré mis responsabilidades en el Parlamento Europeo al siguiente eurodiputado de Podemos, haciéndole entrega de todos los dossieres y toda la información para que pueda retomar el importante trabajo que hemos venido llevando a cabo allí con las máximas garantías, exactamente en el punto en el que lo hayamos dejado y desde el día uno.

P. ¿Qué hará si no resulta elegido?

R. Si no soy elegido secretario general, no me presentaré como candidato a las autonómicas. No tendría sentido. Si la candidatura que encabezo no resulta la más votada en estos procesos de conformación de los órganos internos, significaría que no podré contar con mi equipo para la campaña. Si tuviese un año para aprender a trabajar con un equipo con el que no he trabajado nunca, esto no sería un problema. Pero tres meses son muy poco tiempo. La ineficiencia de tal opción sería enorme.

P. ¿Cómo ve a Podemos a escala nacional?

R. Muy fuerte. Lo vio todo el país el 31 de enero en Madrid. Cada vez más gente coincide en que Podemos es la herramienta para el cambio y la justicia social y eso es imparable. Estoy convencido de que la gente va a llevar a Pablo Iglesias a La Moncloa en las próximas elecciones generales y, con Pablo, a sí misma.

P. ¿Corre el riesgo de convertirse en un partido tradicional?

R. Ese riesgo siempre está presente y será tanto mayor cuanto mayores sean nuestras perspectivas electorales o nuestras responsabilidades institucionales. En mi opinión, no solo hemos venido a cambiar la economía y la realidad material de nuestra gente, sino también la forma de hacer política. Tenemos que mantener la tensión democrática y resistir la tentación de recurrir a viejos atajos si queremos que el cambio venga para quedarse y no sea flor de un día.

Sobre la firma

F. MANETTO

Estudió Filosofía y Letras y en 2006 empezó a trabajar en EL PAÍS tras cursar el Máster de Periodismo del diario. En Madrid se ha ocupado principalmente de información política y, como corresponsal en la Región Andina, se ha centrado en el posconflicto colombiano y en la crisis venezolana. Actualmente trabaja en la redacción de Ciudad de México

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS