Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La dirección del PSOE apoya a Carmona como candidato a la alcaldía

Luena: "Confiamos plenamente en él y tendrá el respaldo de la comisión gestora"

Miguel Carmona y Pedro Sánchez. Ampliar foto
Miguel Carmona y Pedro Sánchez. EFE

El secretario de Organización del PSOE, César Luena, ha asegurado a EL PAÍS: “Confiamos plenamente en Antonio Miguel Carmona como candidato a la alcaldía de Madrid, y tendrá el apoyo de la comisión gestora” que sustituye a Tomás Gómez al frente de los socialistas madrileños. La dirección socialista “comprende” además que, por la amistad entre ambos, Carmona compareciera este miércoles junto a Gómez en la rueda de prensa de apoyo convocada tras conocer la destitución.

El alcaldable socialista ya fue refrendado el martes por el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, como su “amigo” y “el mejor candidato posible”. Más allá de las palabras, el gesto de Sánchez de presentarle en un desayuno informativo, al que acudieron, entre otros, José Luis Rodríguez Zapatero y José Bono, certificaba el respaldo pleno de la dirección socialista. En contraste, Sánchez ni mencionó ese día a Gómez, candidato al Gobierno regional; ni le saludó, ni se fotografió con él.

Pese a ello, Carmona compareció este miércoles junto a Gómez y escuchó serio cómo éste desafiaba a Sánchez y le acusaba de apartarle por “la debilidad de su liderazgo”.

¿Con quién está Carmona? Con unos y otros, aunque sepa que es imposible. En el acto de este miércoles tuvo la oportunidad de hablar y la rechazó. Intervino al final, a pregunta de una periodista, para expresar la “convicción” de que su “amigo” es “una persona honorable, una de las personas más honradas” que conoce. Volvió a poner no una sino las dos manos en el fuego por él. Pero se cuidó de criticar a Sánchez.

Sin el apoyo del secretario general del PSOE (que fue edil en la capital de 2004 a 2009), Carmona no hubiera logrado que el aún líder municipal socialista, Jaime Lissavetzky, renunciara a plantarle cara en las primarias de otoño. Lissavetzky podía haber ganado, pero en el último momento sus apoyos internos se resquebrajaron. Y fue por obra de Sánchez.

Pero si Carmona está en deuda con Sánchez, a Gómez le adeuda su segunda vida política. Éste le recuperó como diputado regional en 2011 y le nombró secretario y portavoz de Política Económica. Los apoyos internos de Carmona en el Partido Socialista de Madrid emanan sobre todo de la ascendencia que tiene sobre Gómez. Carece de poder orgánico, aunque tampoco tiene grandes enemigos. O grandes enemigos con poder interno, pues el sector afín a Lissavetzky le detesta.

Que Carmona se colocara no en una esquina sino junto a Gómez se debe a su amistad, según explican quienes mejor le conocen y según interpretan en la dirección federal. Él está seguro de que Gómez no ha cometido ilegalidad alguna. Pero jamás llevará la contraria a la dirección federal ni hablará mal de su secretario general, señalan esas fuentes. Primero, por lealtad política. Segundo, porque estas peleas las suele ganar el secretario general, y casi nunca perdona.

Carmona sabe que cuenta con el apoyo de Sánchez porque lo volvió a recibir por vía telefónica. Pero salir a la palestra junto a Gómez creó estupor dentro el partido madrileño. Haga lo que haga, Carmona puede perder, de forma que ha optado por no hacer nada.

Él, que como dijo Sánchez el martes “no para quieto”, ha cancelado actos y apariciones en televisión. Al menos hasta que otros hablen y esté más claro hacia dónde caerá la moneda. Entre tanto, defiende a su amigo y confía en que el respaldo “inequívoco y absoluto” de la dirección federal sea además inquebrantable.

Cuenta, en todo caso, con que la crisis dañe su horizonte electoral, otra encrucijada para él: Gómez le arrastraba hacia abajo en las encuestas, pero su sustitución, tal y como se ha hecho, también le lesionará. O no, admiten otras fuentes, si el candidato que al final le sustituye tiene tirón.

Más información