Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La dirección federal ve en Gabilondo un candidato ganador

El exministro de Educación sería propuesto por la gestora sin elecciones primarias

Ángel Gabilondo, el pasado 26 de enero en Barcelona. Ampliar foto
Ángel Gabilondo, el pasado 26 de enero en Barcelona. EFE

Desde hace meses el nombre de Ángel Gabilondo, se repite en la sede federal del PSOE. Éste sería el candidato con un perfil “ganador”, según la opinión de buena parte de la actual dirección y de destacados representantes del socialismo madrileño. El ministro de Educación entre 2009 y 2011, catedrático de Filosofía, presenta un perfil que podría conectar con buena parte del electorado progresista madrileño, según quienes ven en él al candidato más idóneo para sustituir a Tomás Gómez. El nombre de Gabilondo asoma en las conversaciones de los socialistas desde hace más de un año pero arreció después de las elecciones europeas del pasado mes de mayo en las que el Partido Socialista de Madrid (PSM) se quedó en el 18,94% de los votos en la Comunidad de Madrid.

La imposibilidad orgánica de que Gabilondo pudiera ser candidato por un partido del que no es militante era la gran rémora para esta candidatura. El tiempo pasaba y el PSM daba los pasos necesarios para que su secretario general, Tomás Gómez, fuera el candidato y, de entrada, la convocatoria de elecciones primarias. Al final, no se celebraron porque los dos aspirantes distintos a Gómez no obtuvieron los avales necesarios para optar a ser candidato. Por tanto, Gómez, con todas las de la ley, resultó proclamado candidato.

En este contexto la candidatura de Ángel Gabilondo parecía diluirse por inexistencia de cauces para poder concurrir. Si se optaba por una persona de prestigio como este catedrático tendría que ser con el apoyo de todo el partido y que la organización se sintiera orgullosa de que Gabilondo defendiera los colores del PSOE. No fue posible hasta este miércoles cuando por una ley interna superior a la regional se ha suspendido a sus órganos de dirección. Un paso esencial para que pueda hacerse camino un candidato distinto a Gómez lo dará la próxima semana el secretario de Organización, César Luena, con la convocatoria de la Comisión Federal de Listas a la que preguntará por la “idoneidad” de Tomás Gómez. La opinión de la dirección federal será contraria a esa idoneidad. En paralelo habrá empezado a trabajar el presidente de la gestora, Rafael Simancas, en las agrupaciones municipales y de distrito con cuya opinión quiere contar la ejecutiva federal. Con estos movimientos se empezará a calibrar la acogida de Gabilondo que, aunque no sea en personaje popular, sí confían en que podría conectar con cierta rapidez con la sociedad madrileña en un momento en el que Podemos quita votos al PSOE.

Su nombre ya fue invocado tras el mal resultado de las europeas

Del paso de Gabilondo por la política quedarán sus arduos esfuerzos por hacer un pacto de Estado por la Educación con el PP, que dirigía Mariano Rajoy, pero que por razones políticas no se firmó. Antes de entrar en la política fue rector de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), entre 2002 y 2009, en la que fue miembro del Departamento de Filosofía de la Facultad de Filosofía y Letras. Además, presidió, en 2007, la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE), tras recibir 58 votos de los 62 asistentes a la elección.

No hay seguridad de que todo salga como querría la dirección del PSOE pero se va a trabajar por ello. De momento, la dirección federal niega que haya un acuerdo con el exministro, quien este miércoles tuvo el teléfono todo el día desconectado.

Más información