Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal cree prescritos la mayoría de los casos de abusos de Granada

Solo se mantienen las acusaciones contra el cabecilla de la trama de religiosos

Un pintor cubre una pintada en la parroquia donde ejercía el padre Román en noviembre de 2014.
Un pintor cubre una pintada en la parroquia donde ejercía el padre Román en noviembre de 2014. efe

La mayoría de los delitos por los que están imputados 12 personas —10 sacerdotes y 2 seglares— en Granada por supuestos abusos sexuales a menores están prescritos, según cree el fiscal encargado del caso, Francisco Hernández, que en este sentido contestará al juez después de que este planteara esa posibilidad a las partes.

Solo contra el cabecilla del clan, el padre Román (R. M. V. C.), podría formular acusación por delito de abuso sexual con prevalimiento contra el primer denunciante, el joven que puso los hechos en conocimiento del Arzobispado de Granada, del Vaticano y, después, de la autoridad judicial. En cualquier caso, el fiscal aclara que eso no implica que necesariamente vaya a formular acusación.

En el escrito que remitirá al juez instructor, Antonio Moreno, quien ha dado un plazo de 10 días a las partes para que planteen esa posible prescripción de los delitos, el fiscal va a pedir también que el magistrado valore si la prueba principal, es decir, la declaración de la víctima, es suficiente para formular esa acusación y si concuerda o no con el resto de pruebas practicadas en la causa.

Así, el fiscal ve poco probable poder mantener los cargos contra el resto de imputados. Los delitos que se les atribuyen indiciariamente son contra la libertad e indemnidad sexuales. Pero el representante del ministerio fiscal cree que la agresión sexual, el exhibicionismo y otros abusos están prescritos, salvo en el caso mencionado: el de abusos sexuales más graves y con la aplicación de la agravante de prevalimiento contra el cabecilla del clan.

La dificultad de la investigación radica fundamentalmente en el tiempo transcurrido desde que supuestamente ocurrieron los hechos y cuando se interpuso la denuncia, que fue el pasado mes de octubre. El juez, de hecho, así se lo dio a conocer a las partes para que delimiten la posible prescripción de cada uno de los hechos atribuibles a cada imputado para delimitar la continuación del proceso.

Las 12 personas involucradas en este caso de supuestos abusos sexuales a menores en la Iglesia de Granada cuentan, según las denuncias, con diferentes grados de participación: cooperantes, encubrimiento, participación necesaria o autores.

Por los hechos fueron detenidos en noviembre tres sacerdotes y un laico, un profesor de Religión, que quedaron en libertad con cargos tras prestar declaración ante el juez. Solo el padre Román tuvo que abonar una fianza de 10.000 euros para no entrar en prisión preventiva.

Los supuestos abusos los sufrió el primer denunciante cuando tenía entre 14 y 17 años. El auto por el que el instructor levantó el secreto de sumario relataba el testimonio de otras tres posibles víctimas, una de ellas denunció también los hechos, mientras que las otras dos declararon como testigos en la causa.

La denuncia principal, efectuada por un joven, que en la actualidad tiene 24 años y es miembro supernumerario del Opus Dei, se refiere a unos hechos ocurridos entre 2004 y 2007. Los otros testimonios se remiten a años anteriores, de ahí que el juez alertara de la posibilidad de que hayan prescrito, como así cree el fiscal que ocurre en la mayoría de los delitos.