Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los pilotos del F-16 intentaron saltar del avión tras detectar una avería

El jefe del Ejército del Aire francés califica lo ocurrido de “sucesión de mala suerte”

Los soldados griegos portan el féretro de uno de sus compañeros fallecidos en Albacete, en Atenas.
Los soldados griegos portan el féretro de uno de sus compañeros fallecidos en Albacete, en Atenas. AFP

Los dos pilotos del cazabombardero F-16 que el lunes pasado se estrelló en la base de Los Llanos (Albacete) intentaron saltar del avión, eyectarse, pocos segundos después de haber iniciado el despegue, pero el sistema no pudo accionarse porque la aeronave cayó a tierra inmediatamente. El dato lo aportó ayer en una rueda de prensa en París el jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire francés, el general Denis Mercier. En el accidente fallecieron nueve militares franceses, además de los dos griegos. Otras 20 personas resultaron heridas, cinco de ellas graves.

El general Mercier comentó que se había producido toda “una sucesión de mala suerte” en una relación de hechos “absolutamente improbable”, pero que desgraciadamente se registraron ese día en la base aérea española. “Un avión que sufre una avería en el despegue, que se desvía notablemente de su trayectoria, y que acaba cayendo precisamente en el lugar en el que nosotros teníamos nuestros aviones a punto de despegar y, por tanto, llenos de combustible”, explicó el general.

El siniestro se produjo cuando realizaban la maniobra de despegue cuatro aviones griegos. Las explicaciones del general indican que los dos pilotos del F-16 accidentado se percataron de inmediato de que el avión tenía una avería grave. “Prácticamente en cuanto despegaron”, señaló Mercier. El cazabombardero se desvió de su trayectoria y cayó sobre la zona en la que otros aviones se preparaban para despegar. El impacto destruyó casi en su totalidad cuatro aviones franceses: dos Mirage 2000D y dos AlphaJet.

El general Mercier contó que un piloto francés se lanzó en medio de las llamas para salvar la vida de un mecánico, al que logró apartar del fuego y apartarle del peligro. El piloto sufre quemaduras en ambas manos. También relató que otro piloto francés de un AlphaJet se salvó porque, cuando ya estaba a bordo del caza, descendió del mismo para recoger una documentación que le faltaba. Fue en ese momento preciso cuando el F-16 se estrelló en la zona y causó la muerte del segundo piloto del Alpha. Mercier dijo que, de acuerdo con los primeros testimonios que le llegaron, la escena le recordaba a la película de Pearl Harbour.

El Gobierno francés ha enviado a España a dos expertos en investigación de accidentes aéreos que se sumarán a los técnicos españoles que analizan la caja negra del F-16 griego. Todas las aeronaves participaban en unos ejercicios de la OTAN dentro del programa Training Leadership, que el Ministerio francés de Defensa califica como “uno de los más reputados y exigentes del mundo”.

El Gobierno francés prepara para la semana que viene un homenaje a los nueve pilotos franceses fallecidos.

Más información