Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez intenta acallar las dudas sobre su liderazgo con más actos

El líder del PSOE refuerza su agenda internacional y con la militancia

Vídeo del encuentro entre Sánchez y Zapatero este jueves en Madrid.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, no puede evitar que el anterior presidente del Gobierno y predecesor suyo al frente del partido, José Luis Rodríguez Zapatero, y algunos de sus afines, transmitan en privado que Sánchez no da la talla para conducir a la formación en esta difícil etapa. Ni que en esa apreciación coincidan con algunos sectores socialistas andaluces. Esta constatación de su equipo va acompañada de la determinación de no quedarse parado. Ante “el ruido”, los afines al actual líder abogan por “el trabajo y reforzar la hoja de ruta”.

Chacón dice que “ahora” no es tiempo de debatir si irá a las primarias 

El secretario general se ve con capacidad para parar las opiniones de dirigentes del PSOE sobre si la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, resulta más adecuada que él para aspirar a presidir el Gobierno de España. Ese optimismo respecto a que se reconducirá la situación está fundamentado en el ambiente que ha apreciado en la mayoría de las federaciones socialistas. Sus responsables, tanto los afines como los menos cercanos, abominan de que el PSOE se enzarce en discusiones de liderazgo cuando ya están enfrascados en la preparación de las elecciones municipales y autonómicas del próximo mes de mayo, que se presentan inicialmente poco halagüeñas para el partido.

Tras la celebración de esos comicios, y según el resultado que obtengan los socialistas, volverá a la palestra el debate sobre el liderazgo. Pero, mientras tanto, el secretario general del PSOE mantendrá su actividad, casi frenética desde que fuese elegido por los militantes el pasado 13 de julio. Continuará así con las “asambleas abiertas” con los militantes.

La agenda internacional será una prioridad para Sánchez. La próxima semana estará en Bruselas y comparecerá el miércoles por primera vez ante el Grupo de Socialistas y Demócratas del Parlamento Europeo. Supondrá su carta de presentación formal, aunque ya ha estado en varias ocasiones en Bruselas. La siguiente cita europea llegará los días 20 y 21 de febrero con los primeros ministros de Italia y Francia, Matteo Renzi y Manuel Valls, respectivamente, en su calidad de dirigentes de partidos socialistas. Será en la reunión de líderes del Partido de los Socialistas Europeos.

Dos socialistas se rehúyen

M. Á. NOCEDA

Pedro Sánchez y José Luis Rodríguez Zapatero se vieron anoche las caras y estrecharon lazos, al menos de cara a la galería en el Ateneo de Madrid. Durante la presentación del libro Seis meses que condujeron al rescate, del exministro Jordi Sevilla, el secretario general del PSOE aprovechó su discurso para tender puentes con el expresidente del Gobierno después del conflicto generado por este por su reunión con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y las declaraciones a favor de la presidenta andaluza, Susana Díaz. Aunque la presencia de Zapatero se interpretó como un intento de reconstruir la relación, los dos líderes llegaron y se fueron por separado. No conversaron en privado. Se rehuyeron y no se dieron la mano.

Sánchez alabó la labor de los Gobiernos de Zapatero, en contraposición con la de Mariano Rajoy. “Rajoy, que es tan amigo de hablar de la herencia recibida, debería empezar ahora a hablar de la herencia dilapidada”, subrayó el líder socialista.

El secretario general encadenó una serie de proyectos ejecutados por los Ejecutivos socialistas y que el PP ha empeorado. Entre ellos, destacó que los populares han reducido la caída de la cobertura del desempleo del 69% al 50%; la deriva de la inversión educativa pública hacia más peso privado; el deterioro de la sanidad universal que había conseguido Zapatero con tendencias a una sanidad en la que prima el copago y la reducción del fondo de reserva de la Seguridad Social de más de 600.000 millones de euros a la mitad.

Sánchez afirmó que el actual Gabinete solo ha esperado que los problemas de España se convirtieran en la solución de su política económica.

La última reunión de Sánchez con Valls y Renzi, en Bolonia el pasado mes de septiembre, resultó satisfactoria porque le situó en el plano de nuevos políticos europeos para nuevos tiempos, según fuentes socialistas. ¿Y en su partido qué ocurre? Él y su equipo piden tiempo y que no se le cuestione cuando no hace ni seis meses que resultó elegido. No obstante, no se llaman a engaño y dicen ser conscientes de que muy pronto le dieron la espalda para mirar de frente a la presidenta de la Junta.

Dobles palabras, aparentes equidistancias y supuesta neutralidad, se ha escuchado en los últimos días respecto al liderazgo de Sánchez a raíz de que saltara la probabilidad de que la mandataria andaluza convoque la próxima semana elecciones anticipadas para marzo. De inmediato, quienes cuestionan a Sánchez hablaron de la gran potencia de Díaz, “el mayor referente” del PSOE y su capacidad para que pueda aspirar a La Moncloa. A ella se refieren en términos de gobernante, en tanto que a Sánchez le brindan respeto “como secretario general”.

El equipo del líder del partido no alberga la menor duda de que el expresidente Zapatero y algunos de sus afines, entre los que estaría la exministra Carme Chacón, actual responsable de Política Internacional del PSOE, jugarían a favor de Díaz, según reconocen a EL PAÍS. El rizo se ha rizado.

Incluso para el supuesto de que Díaz no diera el paso de disputar en julio las primarias del partido para la candidatura a la presidencia del Gobierno, en las últimas horas se maneja la posibilidad de que Carme Chacón pueda aspirar a ser el cartel electoral, como ya anunció tiempo atrás, aunque posteriormente renunció. “Ahora mismo el PSOE no está pensando” en si ella se va a presentar a las primarias abiertas, ha dicho este jueves la propia Chacón en un acto en la localidad gaditana de San Fernando. “Ese debate vendrá en su momento”, agregó, para apostillar que “ahora” ni lo ha pensado ni manejado.

La expectación por lo que pueda hacer Chacón viene por la afinidad que mantiene con Susana Díaz. La presidenta andaluza apoyó, indirecta pero decididamente, a la exministra cuando esta disputó a Alfredo Pérez Rubalcaba la secretaría general socialista en el congreso de Sevilla de 2012.

La ejecutiva tacha de “sinsentido” la reunión de Zapatero con Podemos

Fuentes de la formación también recalcan la cercanía de Chacón con el exjefe del Ejecutivo, con quien la actual dirección del PSOE no tiene gran sintonía. El almuerzo que Zapatero mantuvo antes de las Navidades con Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, los dos principales dirigentes de Podemos, con José Bono como anfitrión y sin conocimiento de Pedro Sánchez, ha molestado mucho a la actual cúpula.

A las claras lo ha demostrado este jueves Mari Luz Rodríguez, secretaria de Empleo del PSOE, quien actuó como portavoz del partido y descalificó con indignación la celebración de ese almuerzo, desvelado por El Huffington Post.

“¿A santo de qué se reúne el expresidente del Gobierno socialista con los dirigentes de Podemos?”, clamó Rodríguez, quien fue secretaria de Estado de Empleo en el Gobierno de Zapatero. “Esa reunión me parece un sinsentido político, una reunión inadecuada, una reunión inoportuna y una reunión que no tiene ningún sentido político”, concluyó.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información