Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Repsol ultima sus primeros sondeos en Canarias

La fase inicial de las prospecciones petrolíferas acaba el 18 de enero

Las Palmas de Gran Canaria
Operaciones en el buque Rowan Renaissance en noviembre de 2014.
Operaciones en el buque Rowan Renaissance en noviembre de 2014.

El próximo 18 de enero se pondrá fin a las catas en la cuadrícula Sandía, el primero de los dos sondeos que Repsol tiene previsto realizar frente a las costas canarias para investigar la presencia de hidrocarburos. La compañía inició los trabajos el pasado 18 de noviembre tras recibir la autorización del Ministerio de Industria. A partir del próximo día 18 Repsol pone sobre la mesa, de forma oficial, tres posibilidades. En caso de que los análisis de las prospecciones de petróleo o gas sean negativos, abandonarán el denominado proyecto Canarias y no seguirán adelante, según ha anunciado la propia empresa. En el escenario de que sean positivos, se estudia si continuar de forma inmediata en la cuadrícula Chirimoya, para la que ya se dispone del permiso administrativo.

La tercera opción es paralizar de forma temporal las prospecciones, evaluar en profundidad la calidad de lo hallado, así como la estrategia a seguir, y desplazar el buque Rowan Renaissance hacia aguas de Angola para ejecutar en el país africano más sondeos exploratorios. Esta última opción es la que habría tomado la multinacional, según informaron a EL PAÍS diferentes fuentes no oficiales de la compañía, para, entre otras cosas, no mantener paralizado el navío (cuyo coste asciende a 1,2 millones de dólares al día) mientras se culminan los análisis de la primera fase de prospecciones en aguas Canarias.

Aunque no hay unanimidad entre las fuentes consultadas sobre cuánto tiempo estarían paralizadas las prospecciones en aguas cercanas a las Islas, se estima que podrían ser entre tres y cinco meses. Este intervalo está sujeto a diferentes variables como la calidad de los potenciales recursos hallados en Canarias así como la duración de las prospecciones y exploraciones a realizar en aguas angoleñas. Si bien, en cualquier caso, el tiempo de paralización no es una variable que preocupe a la compañía, dado que el permiso del que disponen se prolonga durante los próximos seis años.

El 20 de enero es la fecha en la que trabaja la empresa para anunciar si ha encontrado petróleo o gas en los primeros trabajos realizados, así como un análisis inicial sobre su calidad. Esto se producirá unos días después de concluir los trabajos en la cuadrícula Sandía, donde Repsol está a punto de llegar a los 3.000 metros de profundidad bajo el lecho marino. Está previsto alcanzar su cota máxima, por encima de los 3.100 metros, el próximo 18 de enero.

El Ministerio de Medio Ambiente emitió en mayo pasado una declaración de impacto ambiental (DIA) que permitía a la petrolera perforar tres pozos de hasta 5.000 metros de profundidad a unos 60 kilómetros de la costa de las islas de Fuerteventura y Lanzarote.

El Ministerio de Industria dio la autorización definitiva en agosto. Repsol tenía previsto hacer únicamente dos de los tres sondeos permitidos.

Más información