Juan Carlos I le pidió a la Infanta que renunciara a sus derechos dinásticos

Ocurrió por primera vez hace tres años y a través de dos emisarios que envió a EE UU El periodista Fernando Ónega presenta el libro 'Juan Carlos I. El hombre que pudo reinar'

El periodista Fernando Ónega durante la presentación del libro, este martes.Foto: atlas | Video: Atlas

Hace tres años, aún en el trono y con el caso Urdangarin en el ojo público, el rey Juan Carlos envió a Estados Unidos a dos emisarios. El objetivo: hablar con la infanta Cristina, que por entonces aún residía en ese país, para pedirle que renunciara a sus derechos dinásticos o sucesorios por el bien de la Corona. Ella tomó nota y después, en una conversación telefónica con su padre, le preguntó: "¿Pero a quién me has mandado?". Eran dos personas de confianza del monarca: el diplomático Fernando Almanza, exjefe de la Casa Real, y un directivo de Telefónica "de apellido Pallete".

Así lo ha contado este martes el periodista Fernando Ónega en la presentación del libro Juan Carlos I. El hombre que pudo reinar (Penguin Random House), que incluye el primer testimonio del monarca después de su abdicación, el pasado junio. "Era la primera petición de renuncia a los derechos dinásticos, pero después hubo más emisarios y la Infanta ha seguido tomando nota", ha añadido Ónega, que se define como "no monárquico, pero sí juancarlista".

Más información
La infanta Cristina, al banquillo como cooperadora del fraude de su marido
La Zarzuela confía en que la Infanta renuncie a sus derechos sucesorios
Razones para el banquillo: "Hacienda somos todos"
La Infanta ensombrece el primer mensaje de Navidad del nuevo Rey

El hombre que reinó durante 39 años le ha pedido a Felipe VI encargarse personalmente del tema y así lo han hablado durante la Navidad, según Ónega. "Eso déjamelo a mí, que soy su padre", le habría comentado. El argumento detrás de esta decisión: "El rey Juan Carlos asume la responsabilidad de padre de hablar con su hija porque quiere que Felipe VI no se queme en algo que ha ocurrido en una etapa anterior a su reinado".

En el libro también se recogen testimonios sobre los días previos a la abdicación. Ónega cuenta, por ejemplo, que la fecha prevista para ello debió adelantarse una semana por una "filtración". María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE), y Javier Zarzalejos, cercano a José María Aznar (PP), ya "conocían o intuían" lo que estaba por venir.

En realidad, la idea de dejar el trono ya rondaba por la cabeza de Don Juan Carlos desde 2010, según el libro. Pero fue en la primavera de 2013 cuando el Rey le dio instrucciones a Rafael Spottorno, el último jefe de la Casa Real bajo su mando: "Vete estudiando cómo se podría instrumentar una posible abdicación". La decisión, que Ónega considera que se precipitó tras el discurso de la Pascua Militar de enero de 2014, en el que se vio al Rey cansado y con una salud deteriorada, le fue comunicada a Spottorno a principios de año.

Sobre la firma

Alejandra Torres

Redactora de la Mesa Digital de EL PAÍS. También ha trabajado en la sección de España y en la Edición de América. Antes fue reportera en el diario ‘El Universo’ y en Radio City, en Ecuador. Es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil y máster en Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS