Sánchez sitúa a Rajoy en “la derecha más extrema” por recortar libertades

El socialista asegura que la ley de seguridad ciudadana recorta derechos y arremete contra las leyes del Gobierno con referencias al franquismo

Pedro Sánchez, hoy, en el Congreso.ULY MARTIN / ATLAS (atlas)

Pedro Sánchez cerró el año en el Congreso reprochando a Mariano Rajoy los recortes de derechos que, según dijo, contienen las leyes que promueve, y haciendo reiteradas referencias expresas al franquismo. El presidente del Gobierno respondió cuestionando el liderazgo y capacidad del secretario general del PSOE.

Fue un duro enfrentamiento entre ambos, el último hasta que en febrero se reanuden los plenos de control al Gobierno en la Cámara baja, y a la espera del inicio de un año con dos citas electorales claves: las municipales y autonómicas de mayo y las generales a finales de 2015.

Más información

Los dos pusieron de manifiesto en su enfrentamiento las bases de sus estrategias, a propósito de una pregunta del líder del PSOE sobre la recientemente aprobada ley de seguridad ciudadana —ley mordaza, según la oposición—, que en opinión de Sánchez supone un recorte claro de derechos y libertades.

El socialista se dirigió al presidente y le dijo: “A usted solo le falta recuperar aquella frase, franquista, de ‘la calle es mía”, en referencia a la expresión utilizada por Manuel Fraga en sus tiempos predemocráticos de ministro de Gobernación. Le achacó haber convertido RTVE en el Nodo —informativo propagandista de la dictadura— y arremetió contra él por incluir en el anteproyecto de Ley de Enjuiciamiento Criminal la posibilidad de realizar escuchas por orden del ministro del Interior y sin autorización judicial previa para circunstancias graves sin especificar. “Usted legisla para la derecha más extrema, con una ley a la medida de sus miedos”, prosiguió Sánchez. Acusó al presidente de intentar acallar a los ciudadanos “a golpes de su mayoría absoluta” y le espetó: “Acostúmbrese a la calle, que es donde le van a mandar los ciudadanos en 2015”.

“Solo le falta recuperar la frase de ‘la calle es mía”, dice el líder del PSOE

Todo eso le sirvió al socialista para concluir que Rajoy es “el presidente más retrógrado de la historia democrática española”. Dado que se supone que de su reflexión hay que excluir a los dos presidentes socialistas, Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, Sánchez estaba diciendo que Rajoy es más retrógrado que José María Aznar.

A Sánchez este discurso le sirve para intentar marcar diferencias con el PP y con Rajoy. Su futuro solo puede fundamentarse en diferenciar al PSOE de los populares, frente a otras opciones, como Podemos, que basan su ascenso en la identificación entre los dos principales partidos. Por eso también el secretario general socialista no quiere firmar ni un solo acuerdo con el PP, busca la confrontación y huye de la idea de la supuesta e hipotética gran coalición para 2016. Nada más letal para los socialistas que esa etiqueta PP-PSOE, según las encuestas.

Desde el otro lado del hemiciclo, Rajoy reveló de nuevo su carta política de cuestionar el liderazgo de Sánchez para debilitarle y ningunearle: comparándole con su predecesor, Alfredo Pérez Rubalcaba, como ha hecho los dos últimos días; echándole encima el pasado del Gobierno socialista, como reitera cada día; y sembrando insinuaciones sobre otros dirigentes socialistas como Susana Díaz, como hizo en el reciente debate sobre la corrupción. Esa estrategia se completa con las referencias lanzadas por el PP, por ejemplo por su secretaria general Dolores de Cospedal, sobre las opciones de una gran coalición tras las próximas elecciones generales.

El jefe del Ejecutivo vuelve a elogiar a Rubalcaba para atacar a su sucesor

El presidente leyó varias frases de Rubalcaba y lo elogió frente a su sucesor: “Tenía más tino que usted cuando pronunciaba frases en esta Cámara”, dijo. Rajoy ha repetido en las últimas semanas referencias al anterior líder socialista, al que presenta como un hombre de Estado sólido, frente a Sánchez, a quien pretende presentar como carente de fundamento político. Por ejemplo, ayer atribuyó al líder socialista “una cierta confusión al tener criterio sobre cualquier cosa”.

Fuentes próximas a Rubalcaba expresaron a EL PAÍS su profundo malestar por el uso que hace el presidente del Gobierno de su nombre frente al actual secretario general del PSOE.

Y dos días antes de que se cumpla el tercer aniversario de su llegada a La Moncloa, Rajoy insistió en la herencia recibida del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero: “España estaba al borde del colapso y del rescate, aumentó el desempleo más de tres millones, había recesión, déficit público y las facturas estaban sin pagar. Hemos intentado corregir esos errores y ya se crea empleo y se crece”, aseguró.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción