Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Poder Judicial abre una vía dudosa para que Ruz finalice el ‘caso Gürtel’

El magistrado seguirá hasta marzo y podría quedarse como refuerzo si lo pide

La comisión permanente del Consejo General del Poder Judicial.

La comisión permanente del Consejo General del Poder Judicial ha aprobado este martes por cuatro votos a uno sacar a concurso, entre otras 364, la plaza que ocupa ahora en comisión de servicio el  juez Pablo Ruz en la Audiencia Nacional, que será adjudicada en marzo a un nuevo magistrado. Pero el acuerdo adoptado ayer por el principal órgano de decisión del Poder Judicial abre una vía que, sobre el papel, permite a Ruz continuar instruyendo el caso Gürtel hasta que cierre la investigación sobre la trama de corrupción ligada al PP.

La solución pactada en los últimos días entre el presidente del Poder Judicial, Carlos Lesmes, y varios vocales, salió aprobada por cuatro votos a uno. A favor votaron Lesmes, los dos vocales propuestos por el PP (Francisco Gerardo Martínez Tristán y Juan Manuel Fernández Martínez) y la vocal a propuesta del PSOE, Mar Cabrejas. El otro vocal propuesto por los socialistas, Álvaro Cuesta, fue el único que ha votado en contra y ha presentado una propuesta alternativa que suponía prorrogar de nuevo la comisión de servicio de Ruz para que el magistrado siguiera hasta junio como titular del Juzgado 5 de la Audiencia Nacional, pero esta iniciativa no fue refrendada por ninguno de los otros cuatro vocales presentes en la reunión.

La propuesta de Lesmes salió aprobada por cuatro votos a uno

El acuerdo de la comisión permanente afecta a otros 40 jueces que, como Ruz, están en comisión de servicio y tendrán la oportunidad de quedarse como apoyo en el juzgado que ahora ocupen si instruyen causas “de especial relevancia o complejidad”. Pero el acuerdo se ha ideado a la medida de la situación del instructor del caso Gürtel y para evitar el escándalo que supondría apartarle de esta causa —que él ha llevado durante cuatro años y medio— justo cuando la investigación se acerca a su final.

En las horas previas a la reunión, los miembros de la comisión permanente han recibido presiones desde el PP y el PSOE. Los socialistas intentaron convencer a sus dos vocales para que se opusieran a un acuerdo que, según creen, no garantiza la continuidad de Ruz a partir de marzo. Finalmente, solo Álvaro Cuesta votó en contra de la propuesta consensuada el viernes. El acuerdo del Poder Judicial tampoco convence del todo al PP, que aunque logra que Ruz deje de estar al frente del juzgado, se expone a que, si el magistrado lo pide, siga indagando en la trama de corrupción que compromete los intereses electorales de los populares en un año de comicios municipales, autonómicos y generales.

El texto, en teoría, prepara el camino para que Ruz pueda seguir al frente de la instrucción de Gürtel. Será él quien deba solicitarlo y la comisión permanente, tras escuchar a la Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional, decidirá si le otorga una nueva comisión de servicio como juez de refuerzo. Aunque el acuerdo concede al Poder Judicial la última palabra para decidir sobre la continuidad de Ruz, fuentes del órgano de gobierno de los jueces aseguran que, si el magistrado lo pide, se le autorizará. El juez no ha revelado, de momento, si tiene intención de hacer uso de esta opción y quedarse como apoyo en el Juzgado 5 de la Audiencia Nacional.

El acuerdo pergeñado por la comisión permanente no tiene precedentes claros lo que, llegado el momento, podría ocasionar dudas legales o ser recurrido por algunas de las partes personadas en el caso Gürtel. El artículo 216 bis 2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial regula el nombramiento de los jueces de apoyo. Su cometido “con plena jurisdicción”, según este artículo, será “el trámite y resolución de los asuntos de nuevo ingreso o pendientes de señalamiento”, mientras que “los asuntos en tramitación que no hubieren alcanzado aquel estado procesal” quedan reservados para el titular o titulares del juzgado. La solución pensada para el caso de Ruz es otra: que el magistrado de apoyo se quede con la principal causa del juzgado y el titular, con el resto.

Fuentes consultadas señalan que ese artículo de la ley orgánica está pensado para el caso habitual en que el juez titular pide un refuerzo para sacar adelante los asuntos de su juzgado. Pero estas fuentes sostienen que esa no es la situación del Juzgado 5 de la Audiencia Nacional y aseguran que el acuerdo aprobado ayer no va a ocasionar problemas jurídicos. La solución pactada pasa por que Ruz pida quedarse como juez de apoyo antes de que esté nombrado el nuevo juez titular. De esa manera, cuando el magistrado que gane la plaza por concurso se incorpore a su puesto, ya habrá un acuerdo de la Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional y de la comisión permanente del Poder Judicial para que Ruz siga instruyendo el caso Gürtel y la pieza separada de los papeles de Bárcenas.

Cinco vocales del sector progresista del Consejo General del Poder Judicial ya han amenazado con impugnar el acuerdo de este martes ante el Tribunal Supremo. Estas vocales son Roser Bach, María Victoria Cinto, Clara Martínez de Careaga y Pilar Sepúlveda —designadas por el PSOE— y Concepción Sáez, elegida a propuesta de Izquierda Unida. Las cinco registraron el pasado viernes, junto a otros dos miembros del Poder Judicial, un escrito en el que solicitaban a Carlos Lesmes que la continuidad de Ruz no se debatiera entre los cinco vocales de la comisión permanente, sino en un pleno de todo el Poder Judicial. Estas vocales, en una nota citada por Europa Press, se reservan ahora “el derecho” a interponer un recurso contencioso administrativo contra el acuerdo de este martes.

Un juzgado de causas relevantes

E El Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional investiga algunas de las causas de mayor relevancia social y política.

El magistrado tendrá tiempo antes de marzo de dictar el auto de apertura de juicio oral de la primera parte del caso Gürtel, en el que están imputados, entre otros, el líder de la trama, Francisco Correa y tres extesoreros del PP (Ángel Sanchís, Álvaro Lapuerta y Luis Bárcenas). En esta causa, el magistrado ha situado a la exministra de Sanidad Ana Mato como partícipe a título lucrativo de los supuestos delitos de su exmarido, el ex alcalde de Pozuelo, Jesús Sepúlveda.

En el caso Gürtel siguen en instrucción, entre otras, la pieza separada sobre los papeles de Bárcenas —la contabilidad secreta del PP— y la investigación sobre regalos a los directivos de AENA.

Ruz ha iniciado la investigación sobre los presuntos delitos fiscales de Jordi Pujol Ferrusola, hijo del expresidente catalán.

El caso Neymar, sobre irregularidades tributarias en la contratación del jugador del FC Barcelona, está en plena instrucción. También siguen abiertos los casos Pescanova y Caja Castilla-La Mancha.

En su juzgado, permanecen abiertas tres causas de justicia universal: la flotilla de Gaza, las torturas en Guantánamo y el asesinato de Carmelo Soria.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información